Flying Lotus @ José Cuervo Salón

August 8, 2011

flyinglotus1
flyinglotus2
flyinglotus3
flyinglotus5

Por: Luis Arce (@lsfarce) /// Foto: BigIdeas (OzCorp)

Comenzó como era esperado: destrozando en cada beat, en cada ritmo, en casa sampleo las expectativas del público presente, quienes al encontrarse tan saturados de nuevos sonidos, de viejos recuerdos, de otras experiencias no pudieron responder de otra forma excepto celebrando cada giro, cada movimiento que el californiano dictaba para sus composiciones. Uno podía sentirse contagiado por la destrucción pragmática que representaba “Dance of the Pseudo Nymphs”; que sitúo al artista en una proporción extraordinaria de talento y virtuosismo únicos para una presentación en vivo. No esperar los vuelcos violentos de ritmo, o las permanencias estáticas de distintos sonidos, era francamente innecesario; fue el hecho de que estos factores se vieron favorecidos por la disposición de distintos mecanismos sobre la presentación –Ellison podía marcar la cadencia del concierto, con brincos brutales de una pista a otra, o proporcionar la apariencia de sonidos que se generan después de sonidos. Todo estaba dispuesto para dejarse envolver en las creaciones sonoras que el artista nos regalaba. Al principio, era tal el ambiente que incluso la música parecía contagiarse del entusiasmo de las personas. Flying Lotus tomaba sonidos que la gente producía durante la presentación y luego formaba con ellos un nuevo ritmo. De hecho era bastante sorprendente, puesto que el lenguaje de la composición no era modificado sino aumentado, y hasta explicado. Era como tener una guía espiritual desde la música de Flying Lotus, para la música de Flying Lotus.

A mitad del concierto, el ritmo del mismo parecía ser el apropiado; pero pronto la efectividad de la presentación disminuyó ásperamente; el lirismo y la perspectiva de cada canción se convirtieron en un aparatoso decantar de sonidos que estaba mucho más cercano a la música bailable que la exploración técnica de atmósferas. Además; la misma disposición de los elementos sobre el escenario petrificó por completo la calidad del espectáculo; fue casi como atender a un DJ Set deleznable. Es simple; la experiencia de un concierto que proviene de un disco tan prometedor como lo es Cosmogramma, reduce las posibilidades del escuche al mero disfrute y la relajación, dejando de lado factores que dentro del álbum del 2010 eran imprescindibles, como lo es la exploración de capacidades auditivas y el juego abstracto que representa la formulación de nuevos sonidos sobre otros que eran ya de por sí abstractos. Esperaría simplemente tener que descifrar esas funciones durante el concierto; pero francamente, la musicalidad y versatilidad de Lotus se vio superada por la voluptuosidad del espectáculo.

Habría que preguntarse si es válido sacrificar la atmósfera de las posibilidades interpretativas en vivo, para satisfacer una alegoría de complacencia. Habría que. De hecho, el momento más delicado de la presentación llegó con la inclusión de dos pistas que no aportaban realmente mucho a la experiencia del escucha inmerso en el concierto; pero que sin lugar a dudas lograron entusiasmar al público ahí presente; “Paint It Black” e “Idioteque” formalizaron lo que en apariencia sería una debacle incuestionable en cuanto a la calidad del concierto. Habría que destacar de igual forma la inclusión de “Yonkers” de Tyler, The Creator.

Con todo esto encima la presentación de Flying Lotus anoche resultó muy contundente, apremiante y significativa en algunos momentos, más totalmente inconsistente en otros. Sin embargo, habrá que reconocer que Steven Ellison es un hombre capaz de distinguir perfectamente entre diversas instancias de la musicalidad, y colocar al individuo que asiste a su presentación en un atmósfera -un poco contraria a la que esperaría alguien que disfrutó la intimidad sonora de Cosmogramma; propicia para la percepción y disfrute de un buen concierto. Flying Lotus terminó su presentación agradeciendo el apoyo y la energía brindada por el público; además de dejar sobre la mesa la propuesta de un próximo regreso. Todos, estábamos, de alguna manera, técnicamente contentos.

Share Button

Post escrito por: Luis Arce

2 thoughts on “Flying Lotus @ José Cuervo Salón

  1. Supernova

    Reseña poco contundente, hecha, al parecer, con ‘ansiedad apremiante’ y poco significativa: totalmente inconsistente.

  2. Pingback: Cortometraje: Flying Lotus /// Until The Quiet Comes | Me hace ruido

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Anti-Spam Quiz:

Post Relacionados