Reseña: The War on Drugs /// Slave Ambient

September 5, 2011

thewarondrugsThe War on Drugs
Slave Ambient
Secretly Canadian
8.3

Por: Luis Arce (@lsfarce)

La naturaleza de la obra que se difumina en sí misma tiene algunos derechos, puede por ejemplo, crear diversos paisajes sonoros siempre y cuando estos sean ricos en textura y provoquen al espectador, tiene también cierto derecho a divagar, puede ofrecer, incluso interludios que sorprendan por su continuación y su desenlace; pero todo este material debe permanecer enfocado hacía la fascinante fabricación de una obra común.

Slave Ambient se convierte desde el arranque, con la imaginativa “Best Night” en un disco cuyo énfasis en la deleitación armoniosa, y en la proyección de una perspectiva propia, que como el diseño de la portada comprima perfectamente la musicalidad de The War on Drugs, desencadena un estilo que se propaga difuso, donde podemos observar el uso de algunas herramientas constitutivas del shoegaze, como el apretado y convincente feedback que acomete notoriamente durante todo el disco, además de la experimentación con diversas texturas logradas desde el manifiesto directo de los sonidos que puede producir una guitarra.

En el fondo, mucho del contenido en Slave Ambient es precisamente esa emoción por guiar los sonidos a través de sonidos mismos, las melodías se disponen como en un pintura, más estrictamente como en una acuarela; difuminados, cada color encuentra su perspectiva, su posición dentro del dibujo, de tal forma que algunas canciones como “Come to the City” o “Brothers”, se ubican fulminantemente en este sistema transitorio entre la pincelada discreta que manifiesta el color, y las posibilidades de extender ese color, ese sonido por un campo ingrávido de imaginación. Es particularmente interesante observar este fenómeno, en las piezas instrumentales, donde, fieles al estilo de Spiritualized o My Bloody Valentine: Granduciel y compañía, demuestran que este disco fue concebido como una obra completa, con canciones diluidas en la forma concreta del álbum, por ejemplo, “City Reprise #12”, tendría poco sentido si no fuese precedida por la potencia insigne de “Baby Missiles”.

Las canciones sólo se corresponden porque cada fragmento del álbum responde a una secuencia difusa, a una relación casi connotativa de la música proyectada en este álbum. El paisaje es discontinuo, difuminado, casi borroso; pero pleno como un sueño, enaltece el estilo de la banda magnificando todas las perspectivas y visiones emparentadas con la noble idea de ofrecer una gama de colores, de musicalidad, que responda al hecho de encontrarse ante la forma de lo inconstante, el espacio en el cual todos los significados son posible porque así han sido planteados, o mejor aún, porque así han sido esbozados. Así que basta adentrarse en la aventura que este ambiente representa, después de todo “It’s just a dream, you won’t get lost”.

Canciones recomendadas: Best Night/// Your Love Is Calling My Name/// Come to the City/// Baby Missiles

Video: The War On Drugs /// Baby Missiles

Share Button

Post escrito por: Luis Arce

4 thoughts on “Reseña: The War on Drugs /// Slave Ambient

  1. Jaime J.

    Discazo. Ya lo tenía en MP3 pero me llegó hace poco el disco vía amazon. No puedo dejar de escuchar “Baby Missiles”, mi tema del año.
    Saludos desde Lima – Perú

  2. Pingback: Video: The War on Drugs /// Brothers | Me hace ruido

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Anti-Spam Quiz:

Post Relacionados