Sonoris Causa /// Giant Sand: Un pedazo del paisaje norteamericano

August 19, 2015

giant-sand-slide

Por Iván Lechuga @ilechuga

Escuché a Giant Sand por primera vez manejando de noche por el desierto de Arizona en medio de una fuerte tormenta. Siendo un grupo de Arizona, se me hizo preciso darme un tiempo durante este pequeño trayecto de Tucson a Nogales, en nuestro lado de la frontera. Ya había recorrido mitad de mi camino cuando finalmente me acordé del disco quemado de Provisions (mal hecho) que me habían prestado. Busqué desesperadamente en una de las bolsas de la mochila de la laptop que yacía en el asiento de atrás, con un ojo al gato y otro al garabato mantenía en control aquella situación, tratando de mantener control del carro en aquella lluvia torrencial hasta que finalmente sentí el filo de la caja del disco.

¿Qué es exactamente “Americana”? ¿Lo inherentemente norteamericano? Lo que quiera que sea, seguramente va acompañado de la música de Howe Gelb como soundtrack. El músico originario de Tucson ha ido creando desde principios de los 80s una amalgama de Country Progresivo, Neo-Folk y Desert-Rock con una sensibilidad especial para destilar el misticismo de las tierras de los saguaros, comprendí un poco las palabras de Bono sobre como encontraron inspiración en estos paisajes durante The Joshua Tree. Cuando escuché las primeras notas de una sensual guitarra eléctrica en “Stranded Pearl” se enmudeció un poco la pesada lluvia que caía sobre el techo de mi carro rentado, “que ad hoc” me dije. El líder del grupo Giant Sand, hoy en día conocido como Giant Giant Sand, ha creado en sus proyectos una serie de espacios creativos donde él y sus amigos pueden explayarse a sus anchas sin ceñirse a los lineamientos de la industria musical convencional. Unos cuarenta álbumes ha lanzado de solista, con el grupo y otros conjuntos como: OP8, Arizona Amp y The Band of Blacky Ranchette; cada proyecto con su propio sabor particular y cuenta el cantautor que si de alguna colaboración surge un nuevo sonido que empieza a tomar vida, entonces nace un nuevo grupo.

Es Giant Sand el más prolífico, redituable y sonoramente gratificante entre sus empresas; falta escuchar una rola como “Increment of Love” para pensar que si Quentin Tarantino formara un grupo, este sería el resultado. La grave y desenfadada voz de Gelb, el melancólico tintineo de guitarras confundidas y la batería tocada con escobetas al estilo del Jazz podría decirse que es característico del grupo; pero un ambicioso sentido de experimentación hace que uno se tope con rolas de Rock pesado y Rock psicodélico desde los inicios del grupo como en el álbum Love Letters, hasta lo más contemporáneo de Blurry Blue Mountain. El sonido tan particularmente americano que Gelb ha ido labrando es irónicamente reproducido por daneses, quienes conforman hoy en día la mayoría de la altamente cíclica membresía del grupo.

giant-sand

Howe Gelb no nació siendo hijo del desierto, sino nativo de Scranton, Pennsylvania; se mudó con su familia a las zonas áridas siendo un adolescente cuando una inundación arrasó con su hogar. Giant Sand tiene sus orígenes en el grupo de Post Punk Giant Sandworms que Gelb formó con su mejor amigo Rainer Ptacek a finales de los 70s, en alusión a esos monstruos subterráneos de la novela Dune. Para 1985 habían acortado el nombre de la banda y lanzado su primer disco Valley of Rain; Ptacek fallece en 1997 de cáncer en el cerebro y dicen que hoy en día basta platicar unos minutos con Gelb para que invariablemente el nombre de su viejo amigo surja como parte de la plática.

Tras décadas de un éxito moderado pero constante Gelb sigue pintando paisajes sonoros con su grupo de gitanos daneses (aunque ellos graban en Dinamarca…es un grupo como de 11 integrantes y los costos de viaje han de ser tremendos me imagino). Cobijado por las sombras del desierto sigue promoviendo una de las propuestas musicales más distintivas de la actualidad.

Share Button

Post escrito por: Blogger invitado

Post Relacionados