Reseña: Animal Collective /// Painting With

February 23, 2016

 animal-collective-painting

Animal Collective
Painting With
Domino Records
6.2

Por José Marr‏ @JR_Marr
CrazyRhythmsMusic

Noah Lennox, David Portner y Brian Weitz son todo menos predecibles, ya sea con el software o con instrumentación orgánica siempre les ha gustado desafiar lo establecido y poco les interesa si el oído humano está preparado para asimilarlo. Así ha sido por más de 15 años, han ido procesando un sonido que se regocija en experimentos que miran de lejos la “perfección” convencional y la dejan pasar de lado como algo anticuado, consiguiendo adeptos e impresionando por su extrañeza por más incomprensible que fuese, sin embargo, cuando llegaron los años en disqueras más grandes (Paw Tracks y FatCat) se dieron cuenta que algo de cordura y estructura no le vendría mal a su música, apostando por música rupestre alejada en cierta medida de las computadoras. Pero fue hasta su llegada a Domino Records que definieron todo eso con lo que habían llegado, dando rasgos de grandeza Pop con Strawberry Jam y dando vida a esa maravilla de la neo-psicodelia con Merriweather Post Pavillon. Con esto, parece que Animal Collective ha llegado a su punto más álgido, pero es de aplaudir que no han tenido ni la más mínima intención de imitar ese tipo de éxito.

Cuando volvieron con la expectativa de aquella obra maestra, Centipede Hz optó por la galvanización de samples con guitarras y baterías naturales, dando un resultado que recuperaba la agresividad y desencaje de sus años pasados. Ahora, cuando las carreras de sus componentes en solitario ha cobrado notoriedad (la de Noah Lennox como Panda Bear muy a la par de Animal Collecitve) el colectivo vuelve con otro gran esfuerzo que poco se asemeja en su concepto a sus antepasados. Las glorificaciones de Merriweather Post Pavillon parece algo imposible de recrear, por ello han recurrido a hacer algo que nunca han hecho: canciones en estructura simples. En entrevistas previas mencionaron que Painting With había nacido a partir de los primeros discos de Ramones, pero no refiriéndose a las guitarras y al Punk, sino a crear un disco lo más sencillo posible al menos en cuando a su apreciación. Coros y versos fáciles de identificar en canciones compactas, por esto la trayectoria del disco, también ocurre de una forma menos aparatosa.

La marca registrada de Lennox y compañía como grupo queda echada desde “FloriDada“, cantos distorsionados, intrincados, intercalados por parte de los tres integrantes, una bulliciosa fiesta de ritmos tribales, acuosos, juguetones, y entre todo eso, es magnífica la demencia con la que dan vida a una canción tremendamente pegadiza. En contraparte cuando “Hocus Pocus“, Animal Colective han logrado afabilidad para los momentos calmos, aún en ese estado no dejan de lado la idea de salpicar con arreglos electrónicos extravagantes que recuerdan a los emitidos por las consolas de video-juegos de 32 bits. La gama de sonidos que ofrecen no pierde su atractivo psicodélico pantanoso, tanto en esa marcha programada de “Bagels in Kiev“, o los latidos digitales “Spilling Guts“, a través de la complejidad de ensamblaje de “Lying in the Grass” donde al parecer estuvo John Cale al piano y Colin Stetson en el saxofón se logran momentos realmente desafiantes, pero también pueden pecar de ideáticos con lapsos más cargados en “Natural Selection“, “The Burglars” y “Summing the Wretch“.

En todo caso, Animal Collective nunca se excede en la resolución de un tema para lograr al menos el formato Pop más digerible y divertido posible. El grupo ha dicho también que han encontrado inspiración en corrientes artísticas como el cubismo y el dadaísmo, esto se ve reflejado de inmediato en la portada, de tal manera que Painting With puede definirse como canciones Pop tradicionales pasadas por la visión de aquellos artistas; esto no es sinónimo de uno de los mejores discos que jamás hemos escuchado de Animal Collective, sino se trata de su compendio más accesible, y aunque eso es algo bueno de oír, el estado compacto de los temas aún con los brotes a montones de colores, hace que la música del trío pierda la profundidad e impacto emocional que mostraron en 2009 o incluso Panda Bear como singular.

Share Button

Post escrito por: Jose Marr

Post Relacionados