RPM: 25 años de Check Your Head de los Beastie Boys

April 20, 2017

Flowin’ without no stoppin’:
25 años de Check Your Head de los Beastie Boys

Por Ernesto Acosta Sandoval @erniesandoval_

El gran truco de los Beastie Boys, esos magos, fue siempre la ingenuidad. El hacer las cosas con un cierto grado de no saber qué iba a resultar o cómo iba a sonar fue lo que les otorgó su originalidad y la capacidad de reinventarse una y otra y otra vez y nunca entregar el mismo disco dos veces. En Licensed To Ill le dieron la vuelta al Hip-Hop al hacer notar que si se mezclaba con rock funcionaba; en Paul’s Boutique dieron a luz a una de las primeras grabaciones hechas casi enteramente de sampleos, al tiempo que daban una cátedra de cultura Pop nivel doctorado. Para su tercer álbum, la interrogante sobre lo que seguía estaba en el aire y el resultado podría tomar cualquier dirección. Ad-Rock, MCA y Mike D dejaron Nueva York por Los Ángeles (lo cual no fue poca cosa, como lo cuentan ellos mismos en las liner notes de la recopilación The Sounds Of Science), reclutaron a un cuarto miembro, Money Mark, en los teclados, se jalaron a Mario Caldato Jr para la producción, y dejaron que todo fluyera como tuviera que fluir.

Check Your Head es un regreso parcial a las raíces Punk del grupo. Por primera vez en casi diez años volvieron a tomar sus instrumentos y abrazaron las posibilidades del CD como formato para hacer un álbum de 20 canciones y casi una hora de duración en el que la variedad de temas se expandió exponencialmente. Ya no eran los chavitos desmadrosos que pelean por tu derecho a la fiesta o intentan ligar mientras se acaban una lata de cerveza de un solo trago. Check Your Head parece un disco hecho por otra banda. Hay funk (“Gratitude”, “Funky Boss”, “POW”), Jazz (“Lighten Up”), percusiones latinas (“Groove Holmes”), Hardcore (“Time For Livin’”, original de Sly & The Family Stone), nuevas direcciones en el rap de la época (“Stand Together”) y Hip-Hop de la vieja escuela que nada tiene que ver con lo que los propios Beasties habían hecho (“Finger Lickin’ Good”, “So What’cha Want”). Pero, regresando a lo de la ingenuidad, en toda la mezcolanza de géneros que hay aquí, se siente como si estuvieran en una perpetua búsqueda por encontrar algo que le vuele la cabeza al escucha, y lo logra, track tras track.

En resumen, Check Your Head sirvió no sólo para continuar con una racha perfecta que se extendería casi hasta el final de su carrera, sino para demostrar que el talento de los Beastie Boys iba mucho más allá de lo que pudieran hacer con un micrófono en la mano. La inventiva y creatividad de los de Brooklyn parecía no tener fin y con Check Your Head solidificaron su legado.

Share Button

Post escrito por: Ernesto Acosta

Post Relacionados