RPM: 15 años de Songs For The Deaf de Queens Of The Stone Age

August 9, 2017

I journey through the desert of the mind:
15 años de Songs For The Deaf de Queens Of The Stone Age

Por Ernesto Acosta Sandoval @erniesandoval_

Enciendes tu auto, un Mustang 1969 rojo con detalles en negro. Escuchas el motor comenzando a calentarse. Lentamente, acercas la mano a la perilla que controla el radio. “You Think I Ain’t Worth A Dollar, But I Feel Like A Millionaire”. Exacto. Revisas los espejos, ajustas el retrovisor, te pones los guantes de cuero. Metes el acelerador y sueltas el embrague poco a poco. El desierto se extiende frente a ti y tu auto. Sin darte cuenta ya alcanzaste los 130 km/h. “No One Knows” te indica que el viaje, ahora sí, ha comenzado. El sol pega sobre el tablero, mismo sol que ves distorsionado a través de tus lentes ámbar y de la botella de cerveza que sostienes entre las piernas y a la que le das tragos cada tanto. Del parasol bajas la cajetilla de cigarros que lleva ahí quién sabe cuánto tiempo. Te llevas uno a la boca. Accionas el encendedor y en el momento en el que se bota para indicarte que ya está caliente, el riff de “First It Giveth” comienza a machacar. Enciendes el cigarrillo y, sin darte cuenta, comienzas a seguir el ritmo de la canción sobre el volante. Le sigue “Song For The Dead”, que lo único que hace es que metas el acelerador aun más a fondo. Los demás vehículos en la autopista van quedando atrás. Puedes ver las caras de asombro de los otros conductores cuando echas un vistazo de reojo por el retrovisor. Casi puedes sentir el calor del pavimento, como si las llantas fueran una extensión de tu cuerpo. “The Sky Is Falling”, ciertamente, pero no te importa. “Go With The Flow”, “Gonna Leave You” y este viaje por carretera se ha convertido en un escape frenético y te das cuenta que ya no hay retorno, como lo indica el gigante letrero que acabas de pasar a toda velocidad.

Piensas en Josh Homme y en cómo ha creado el soundtrack para este momento de tu vida como si supiera que estás escapando sin saber con qué te vas a enfrentar en el futuro, temporal o espacial. Le agradeces por haber hecho estas catorce canciones musculares que te permiten fusionar lo que estás viendo con lo que estás escuchando. Una especie de Autobahn de Kraftwerk pero con guitarras y baterías. Un par de álbumes creados para viajar en más de un sentido, hechos por gente que emprende travesías y que quiere que tú sientas lo que ellos están sintiendo mientras ven por la ventana y se quedan absortos ante los paisajes.

Los mejores discos de los 2000s

Share Button

Post escrito por: Ernesto Acosta

Post Relacionados