RPM: 10 años de Shotter’s Nation de Babyshambles

October 7, 2017

In vain search for the remedy:
10 años de Shotter’s Nation de Babyshambles

Por José Marr‏ @JR_Marr
Crazy Rhythms Music

Seguramente muchos hoy en día idolatran el nombre de The Libertines. El recuerdo de la dupla compositiva Barat/Doherty hizo grandes cosas en Up The Bracket y The Libertines, dos de los discos responsables de la nueva ola de bandas surgidas a partir del año 2000. Por desgracia, la fama, el alcohol y las drogas fueron problemas que nunca pudieron controlar estos dos ases del Rock (en especial Doherty) conllevando a una disolución inminente. Barat tomó camino con Dirty Pretty Things y por su lado Doherty, conformó el nombre de Babyshambles. El tema de las drogas siempre ha perseguido a Doherty, es su after ego, una sombra que no lo deja de acechar y que parece no escapará por el resto de la vida, sin embargo, de los momentos que pudo estar sobrio y dedicado a la música, vinieron en esta segunda etapa a partir del debut Down In Albion y se consumaron en totalidad para el año 2007, cuando junto al productor Stephen Street pulió y reencarnó sobre algunas de las mejores cualidades del Rock británico para lograr aquel Shotter’s Nation que a 10 años de existencia, sigue resguardando quizá al mejor Pete Doherty del que hayamos tenido testimonio.

Algunos han dicho que al ex-Libertines se le dio un don divino hacia con el romanticismo, que es y será un privilegiado de la melodía y el verso, que sin ser un gran cantante posee un plus para contagiar ese estilo a veces bohemio con una profundidad cruel o sumamente sentimental. Y a pasar de que Shotter’s Nation fue en extremo mal criticado, para otros pocos Street hizo del talento de Doherty una maravilla de guitarras. Limpió las escorias y suciedad de Down In Albion y consiguió sacar su lado más sobrio e inspirado; nadie dijo e incluso nadie dirá aún 10 años después que se trata de una maravilla, pero es justo a lo que Babyshambles y Doherty pudieron jamás aspirar a crear, aún cargando la etiqueta “Libertine” en la espalda, y por mucho, lo lograron.

Muchas de sus letras narran una autobiografía del repudio que alguna gente le tiene debido a su problema con las drogas, a su talento alternativo. El resultado de Shotter’s Nation viene de una herencia de la calidad británica, en su ADN viene la influencia de The Kinks, pasando por las guitarras británicas contemporáneas, en cuanto a su música podría ser catalogado como Indie Rock por su talento germinado después de la ultima ola del Brit Pop. Y entre todas estas referencias, consigue resultados y 12 canciones con dotes individuales.

Carry Up The Morning” tiene un orgullo por defender la postura de Doherty, cada verso se siente de una forma imperativa, el riff con resaca conforme avanza la canción va implantando su autoridad para declarar lo que está por venir. Es entonces cuando aparece el mayor recuerdo que ha dejado el grupo, “Delivery” con la fuerte pisada de acordes, es sencilla pero la guitarra es eficaz, el punteo es mínimo pero logra lustrar la canción de una forma perfecta. En “You Talk” entra un canto informal, el juego con la estructura en el final, pausando, retrocediendo, subiendo de nuevo. Esto es la muestra de que Pete ha llegado a este momento con gran creatividad lo cual se confirma a lo largo del disco, “Crumb Begging Baghead” viene de los recuerdos americanos Country, el acorde en movimiento como un péndulo mas la punzada del órgano y el pulso de la primera palabra de Doherty es excepcional tanto como “French Dog Blues“, una hermosa balada de guitarras eléctricas, donde de nuevo Doherty hace gala de las lineas de canto, del rasgueo de las guitarras, y del repique incisivo en su coro.

Las mejores canciones aparecen cerrando cual broche de oro y consolidando así la sinceridad del trabajo. En “Baddies Boggie” las dos guitarras de nuevo en un ensamble perfecto, Mick Whitnall perfecto en el punteo, las guitarras en un papel Post-Punk marcando un ritmo de Boggie que enrolla en su ritmo. Pero “Deft Left Hand” tiene un encanto mayor, es una canción que crece de una forma divertida, con variaciones de guitarra solemnes, su punto de placer aparece cuando se hace una flexión en el estribillo y Doherty crece la canción de una forma conmovedora.

Esto no podría ser una obra “perfecta” sin poner de manifiesto al compositor cuentista, letrista, poeta callejero, romántico empedernido y cronista de la escuela inglesa de toda la vida. En cada momento su voz encaja muy bien con el estilo de sonido, con su música. Pete todavía tiene esa voz única que está en su mejor momento. Claro, su siempre guitarra acústica en un momento 100% realista y viniendo de su interior invade a “Lost Art Of A Murder“, lineas como “Que hermoso día para un asesinato, dices que soy un asesino, es tan absurdo” muestran una sinceridad desgarradora donde Doherty canta a si mismo y a su incurable enfermedad.

Shotter’s Nation fue una perfecta y momentánea rehabilitación, limpiando asperezas de su pasado y de su inminente futuro; uno que tardó tanto en llegar al grado que cuando sucedió, la llama de su autor ya era bastante débil (Sequel To The Prequel), pero si tomamos a Shotter’s Nation como su última colección de 12 canciones, es un hermoso testamento de lo que fue uno de los mejores bohemios cruelmente románticos del Reino Unido.

Share Button

Post escrito por: Jose Marr

Post Relacionados