Entrevista /// The Drums: One man band

November 13, 2017

Foto Arts & Crafts México

Por Josuelo & moonman

Ya está muy lejano el sencillo “Let’s Go Surfing” de The Drums, el cual era un caramelo de sonidos indies tan inocentes como un niño con paleta en mano. Pero los tiempos cambian, ahora esa inocencia y ñoñez se ha transformado en algo mucho más complejo ya que la realidad hoy en día exige ojos más abiertos para dejar de soñar y entender qué rayos está pasando.

Esto es lo que le pasó a Jonathan Pierce, mente maestra de The Drums, quien para su más reciente album Abysmal Thoughts decidió dejar ir cualquier indicio de cadena que lo amarrara a un lugar incómodo, ya que en vez de maquillar su realidad, quiso pelearse con sus demonios internos para entender quién era y hacia dónde iba. De esta introspección y otras cosas platicamos con Jonathan, quien se presentará en menos de una semana en el Corona Capital 2017.

Foto Moni Haworth

¿Disfrutaste trabajar en solitario este disco?
Creo que finalmente me he encontrado como artista, o al menos creo que ya soy capaz de ser soy yo mismo luego de quitar a todos los demás integrantes. He hecho siempre toda la composición, grabación y producción, de hecho el primer EP y los dos primeros álbumes fueron escritos a solas en mi cuarto y hechos casi completamente por mí. Pude haber terminado las canciones para luego mostrárselas a la banda para que hicieran su propio camino para terminar los álbumes. Siempre he sido el cerebro de The Drums. Siempre ha sido mi idea y no habría The Drums sin mí.

Pero hay una cosa para poder ser una banda: y es alguien más para fomentar el “espíritu”. El espíritu de The Drums en sus inicios, era la inocencia y felicidad o inocencia y tristeza. Quería hablar sobre la felicidad y la tristeza, pero Jacob siempre lo quería desde una perspectiva infantil. Sentí que no me estaba permitido decir lo que quería porque lo que quería decir no era nada inocente. Vivo en el mundo real y Jacob quería mantenerme en un mundo caprichoso y de fantasía. No me lo tomen a mal, apreciaba mucho su dirección en ese entonces y siento que tuvo una gran importancia para el inicio del éxito de la banda, pero no podía seguir así hasta tener los antiguos miembros de la banda fuera, sé que ahora puedo decir lo que quiera. Ahora me estoy concentrando en expresarme al hablar de política, sexo, drogas, fracaso, odio, depresión, y sí, un poco de fe aquí y allá.

Foto cortesía Arts & Crafts México

Nos puedes contar un poco del arte del disco, ¿cómo fue que decidiste que esa foto fuera la encargada de ilustrar Abysmal Thoughts?
Esta fue una nueva forma de poder expresarme como soy. No pude haber hecho una portada así si Jacob hubiera estado. Él tenía mucho control sobre el arte del disco y nunca funcionó para mí, pero era su trabajo y se lo tomaba tan seriamente que le permitía hacerlo. Ahora puedo usar fuentes extrañas y feas que siempre quise y fotografié a mi novio oliendo un zapato sucio de gimnasio y no tuve que preguntarle a nadie si estaba bien. Es una época divertida para mi ser un artista.

¿Crees que tener a Trump como presidente ayude a la creación artista?
Me he dado cuenta que hay una nueva oleada de bandas indie Lo-fi que parece que reciben más atención que hubieran tenido hace unos años; tal vez tenga que ver con Trump. Creo que con todas sus mentiras, la gente está lista para algo verdadero y puro con estos nuevos compositores como Snail Mail, Mannequin Pussy o Juan Wauters, quienes están mostrando sus corazones haciéndose transparentes. La gente disfruta eso y se aleja del “gran Pop hecho por computadora”. Ahora todos imploramos por algo real.

Parte del disco está inspirado en una ruptura y sanación del corazón, ¿crees que las canciones te ayudan a superarlo o cada vez que las interpretas te regresa a ese momento?
Este es el primer disco que me ha dado un elemento de sanación. Son doce canciones y crear cada una era tener una intensa sesión terapéutica conmigo mismo. La música es un excelente oyente. Me ayudó que estaba viviendo en un espacio honesto en mi corazón y finalmente pude enfrentarme a mis demonios internos. Emergí del proceso de creación con un mejor entendimiento de quien soy y qué es lo que necesitaba. Esto también se nota en los conciertos donde me volví apasionado nuevamente porque las palabras eran muy poderosas para mí. Lo siento cada vez que las canto.

Foto cortesía Arts & Crafts México

Los temas son sumamente personales en este último disco, ¿cuál fue el tema que al terminar la grabación hayas descubierto que fue la más intensa?
Creo que canciones como “Mirror” y “Under The Ice” encapsulan perfectamente los puntos que quise mostrar en este disco. Mira, estoy en mis 30s y he decidido que está OK y hasta es sano admitir a mí mismo y a los demás que no tengo las respuestas hacia la vida. Sigo confundido como siempre. Trato de crecer y aprender, pero mi sanación y entendimiento a la vida viene lentamente. Digo, para ser honestos, por algo seguimos vivos. Sigo vivo porque la muerte me aterroriza y no sé por qué estamos aquí. Así que lo mejor para mí es concentrarme y ser una mejor persona cada día. Concentrarme en las necesidades de los demás es una forma de construirte y hacer que la vida valga la pena. El álbum trata sobre ver el interior, no el exterior.

Para este disco grabaste cada uno de los instrumentos, ¿cuál fue el que más se te complicó y con cual descubriste tener una nueva habilidad?
Bueno, el tocar la guitarra siempre ha sido complicado porque nunca aprendí a hacerlo propiamente, así que siempre ha sido una aventura. Encontré una nueva y excitante habilidad al agregar ritmos y beats más complejos. Usé muchos elemento percusivos como bongos, cowbells y cajas de madera. Fue realmente divertido y es algo que quería hacer desde hace mucho.

¿Qué crees que fue lo que te aportó la ciudad de Los Ángeles para este nuevo disco? ¿Qué más disfrutaste en tu estancia por allá?
L.A. es el lugar en donde más vacío me he sentido en mi vida adulta. estaba pasando por un divorcio, estaba tomando mucho e ignoraba mis necesidades. Empecé a escribir en L.A. sobre todo esto y realmente fue el fundamento de este disco. Después de abandonar la ciudad, me fui a una cabaña en la parte alta de Nueva Yprk y finalicé el disco por mi mismo. El disco se benefició de ambas locaciones. La parte de L.A. son canciones en donde stoy más jodido, y las de Nueva York son en donde busco una instrospección y sanación.

Share Button

Post escrito por: Josuelo

Post Relacionados