H.I.M: Farewell Tour @ Pepsi Center WTC

November 1, 2017

Foto David Barajas @daviddbarajas

Foto David Barajas @daviddbarajas

Foto David Barajas @daviddbarajas

Foto David Barajas @daviddbarajas

Foto David Barajas @daviddbarajas

Foto David Barajas @daviddbarajas

Foto David Barajas @daviddbarajas

Sacramento a H.I.M. con The Farewell Tour

Por Daniela Navarrete

Tenía alrededor de 14 años cuando conocí a H.I.M. gracias a un video que pasó en la televisión. Me compré su disco Dark Light para conocer más de lo que hacían y después me prestaron un compilado de toda la discografía hasta esos años; me hice fan. Nunca se había dado la oportunidad de verlos en vivo hasta hoy, un concierto de su gira de despedida Bang & Whimper Tour 2017. The Farewell Tour.

La cita fue la noche de Halloween en el Pepsi Center WTC. Me sorprendió ver a tanta gente vistiendo playeras con el Heartagram en ellas, el ambiente se sentía tranquilo y la gente era variada en edad. Cuando entré estaba tocando CKY, la banda estadounidense encargada de abrir el show. Habían varias personas que los conocían y coreaban sus canciones, ellos llevaban las caras pintadas en referencia a Halloween y desprendían una energía muy peculiar. Aunque no había tenido oportunidad de escucharlos antes, debo decir que son bastante buenos, me llamó la atención el uso de secuencias que se combinan con instrumentos llenos de distorsión.

Luego de una no muy larga espera, los finlandeses Migé Amour, Mikko Lindström, Jukka Kröger, Janne Puurtinen, y Ville Valo entraron a escena, entre gritos, aplausos y manos arriba, para dar inicio al que fue su último show en la CDMX, en un escenario que tenía solamente una cortina roja en el fondo. La canción que abrió el set fue “Burried Alive By Love” de su álbum Love Metal; continuaron con una dupla intensa compuesta por “Heartache Every Moment” y “Your Sweet 666” que me subió la emoción a la cabeza. Siguieron “The Kiss Of Dawn”, “The Sacrament”, con su belleza en los teclados y “Tears on Tape” que seguramente sacaron varias lágrimas entre los asistentes.

Muchos coreamos “Wings Of A Butterfly” y “Gone With The Sin” acompañando la voz excepcional de Ville Valo. Desde aquellos tiempos en que veía los videos de H.I.M. me daba curiosidad saber cómo se vería y escucharía en vivo éste personaje tan peculiar. Es muy extraño, porque tiene un porte y una elegancia en sus movimientos que lo hacen muy atractivo y al mismo tiempo tiene esa agresividad moderada que se mezcla con la versatilidad de su voz y las letras que canta, realmente es como un vampiro que te envuelve en su ambiente gótico/dulce. Es de admirarse el rango de voz tan amplio que posee éste hombre, con tonos gravísimos tan profundos, agudos que flotan y la capacidad que tiene para moverse entre registros y colores.

Habían estado tocando sin interrupciones entre canciones, hasta que el frontman dio un pequeño agradecimiento a los asistentes diciendo además que la banda pasará a otros capítulos en sus vidas. Continuaron tocando “Soul On Fire”, y “Wicked Game”, su versión de la canción de Chris Isaak, la cual me recordó a aquellos días cuando la tocaba con mi banda de covers. “Killing Loneliness” fue de las canciones que más me emocionó escuchar en vivo, sonó increíble y la interpretación de Ville fue justo lo que debía ser.

Nunca hubo momentos bajos, “Poison Girl”, “Bleed Well” y “Heartkiller” sonaron con fuerza y melancolía, cada elemento de la música se encontraba en su lugar. Tocaron un combo de éxitos compuesto por “Join Me In Death”, “It’s All Tears”, “In Joy And Sorrow” y “Right Here In My Arms”, inundando el foro de virtuosismo despedido por todos los integrantes de la banda. Mikko Lindström se lució con solos brillantes, Migé Amour siempre se notó presente y en comunicación con todos los integrantes, además puso la fuerza del bajo, Janne Puurtinen mantenía esa delicadeza misteriosa en los teclados y Jukka Kröger mantuvo el pulso y marcó los momentos cruciales con la batería. La banda hizo un encore después de tocar “Funeral Of Hearts” que estuvo acompañada de unas luces hermosas proyectadas en bolas de espejos.

Después de unos minutos en que el público se desvivió pidiendo a gritos que los nórdicos tocaran un poco más de su repertorio, la banda retomó el asunto con “Pretending” y “Razorblade Kiss”, seguidas de unas palabras de Ville agradeciendo a los fans y despidiéndose, para después dar lugar a su bastante conocido cover a Billy Idol, “Rebel Yell” que fue la cereza del pastel de un set memorable de dos horas.

No tengo algo con qué comparar éste show porque, como dije, es la primera vez que los veo en vivo, pero seguramente muchos estarán de acuerdo en que fue un setlist increíblemente bien pensado y armado. A pesar de que se nota que ya llevan 26 años juntos, aún se perciben pizcas de esa conexión de banda. La verdad es que no son muy expresivos, pero se podía notar lo contentos que estaban de escuchar a tanta gente corear sus canciones o mover los brazos y cabezas al ritmo de éstas, incluso habían momentos en que Ville dejaba de cantar con una sonrisa en su rostro para que la gente lo acompañara. Son músicos buenísimos, saben ejecutar sus instrumentos y supieron por varios años cómo mantener un concepto musical. Es seguro que cualquiera que sea su camino a futuro, van a estar bien.

Me siento afortunada de haber presenciado éste último concierto/sacramento de una banda que me acompañó en mis años de adolescente intensa. Seguro que extrañaremos la combinación que hacían éstos cinco músicos, pero siempre tendremos el vasto repertorio de canciones de amor melancólico oscuro que nos dejaron como su legado.

Share Button

Post escrito por: Staff MHR

Post Relacionados