Albert Hammond Jr. @ Lunario del Auditorio Nacional

December 8, 2017

Foto Óscar Villanueva

Foto Óscar Villanueva

Foto Óscar Villanueva

Foto Óscar Villanueva

Foto Óscar Villanueva

Foto Óscar Villanueva

Foto Óscar Villanueva

Foto Óscar Villanueva

Foto Óscar Villanueva

Por Diego Álvarez Rex

Sí usted alguna vez creyó que el nombre de The Strokes no podría estar más ya ido al infierno ardiendo entre bandas que prometieron demasiado y se volvieron parte del establishment disfrazado de Indie Rock, usted puede que tenga razón, pero lo que tal vez no esté contando es que Albert Hammond Jr ya es punto y aparte.

El día de ayer en el escenario de Lunario, “Alberto”, como su eternamente joven club de fanáticos gusta de llamarle, dio un concierto muy especial ya que sin estar realmente de gira promocional, nos visitó como único concierto en todo el año a modo de adelanto a lo que verá el resto del mundo el año entrante. Un gran puñado de temas totalmente nuevos, -que suenan como a lo mejor que ha compuesto en toda su carrera solista- fueron elocuentemente intercalados en temas de sus tres LPs anteriores, dando un concierto como el que jamás le hubiéramos visto en nuestro país.

Es de mencionar que el hijo del celebre compositor británico del mismo nombre, fue antecedido por el conjunto granadino, Lori Meyers, quienes se encuentran de gira por nuestro país picando la piedra que nada más no logran afincar después de tantos intentos y años de carrera ya que, como muchos de los presentes no tenían idea, los Lori Meyers en España llenan arenas y son cabezas de cartel, mucho arriba que bandas como Nacho Vegas, Mala Rodríguez o La Habitación Roja, pero acá en México a duras penas pueden con bares o conciertos gratuitos.

De vuelta al tema de Albert Hammond hijo, la vibra que ahora trae en sus directos es mucho más cercana al Jangle Rock y el Power Pop de los 80s, el verdadero origen de lo que seria el sonido del rock independiente de Norteamérica en los 80s dando reminiscencias impresionantes a Lemonheads, Guided By Voices y Pavament, dejando en claro que todos esos requintos, riffs y armonías que permean toda composición que sale de su guitarra nada tiene que ver con un estado eterno de imitar su debut con The Strokes, sino alcanzar su propio estado de confianza con temas de dos minutos y coros imposibles de olvidar.

Entre camisetas que se arrojan hacia la audiencia, ovaciones y gritos totalmente dobladas al español y sobre todo, una energía para brincar, cantar y desgarrar gargantas durante el poco más de hora de recital, es la otra gran parte de todo el suceso. Albert Hammond Jr apenas da un trago de agua y la sala se desvive. Sin duda una grata sorpresa para quienes no esperaban mucho de él, y un concierto digno para aquellos que aún esperan ser deslumbrados por parte de un tío con casi veinte años de darle a las cuerdas.

Share Button

Post escrito por: Diego Álvarez Rex

Post Relacionados