Chick Corea & Béla Fleck @ Teatro Metropolitan

May 7, 2019

bela fleck chick corea

Foto Salvador Bonilla (OCESA)

bela fleck chick corea

Foto Salvador Bonilla (OCESA)

bela fleck chick corea

Foto Salvador Bonilla (OCESA)

bela fleck chick corea

Foto Salvador Bonilla (OCESA)

Por Diego Álvarez Rex

Es cada vez más raro tener en nuestro país a figuras tan consagradas en el Jazz como las dos imponentes figuras que nos acompañaron el pasado lunes, y lo mejor fue ver que se hizo la oferta y el público respondió. Un recinto casi lleno para el debut como duo del pianista Chick Corea junto al banjista Béla Fleck.

Un recital comprendido en dos partes, donde en cada uno se intercalaron temas de los dos materiales que tienen en conjunto , más una serie de reversiones y arreglos que invitaron al público presente a comerse con aplausos a este duo de piano y banjo.

Destacaron dos increíbles reversiones a Thelonious Monk, “Bemsha Swing” y “Trinkle, Tinkle“, además de dos piezas por el compositor barroco Domenico Scarlatti, que más allá del virtuosismo en escena, la clara muestra de ver a dos músicos haciendo lo que más les gusta fue una alegría más que contagiosa.

La conversación musical entre Béla Fleck y Chick Corea es tan cálida que dibuja paisajes sonoros de todos colores, pero cuando se hunden en escalas tocadas entre polirritmias complejas demanda una atención casi inhumana para no perder nota.

Sencillos y casi simplones al presentar los temas y platicar con el Teatro Metropolitan, los músicos agradecieron continuamente el ser invitados a México después de tanto tiempo, y es que ambos visitaron nuestra capital hace ya varios ayeres como parte del Festival del Centro Histórico, uno con The Flecktones y otro con el igualmente reverenciado Gary Burton, ¿por qué tardaron tanto en regresar?

Escuchamos “Mountain”, “The Enchantment” y un solo de banjo por parte de Béla en honor a su hijo “Juno”, que tras la gran ovación de pie, hizo que los músicos dieran un único encore no planeado, para interpretar una improvisada versión del clásico de Chick Corea, “Spain”, que generó furor en el inmueble. Sin juego de luces, sin escenario complejo, sólo música.

Nos consideramos afortunados de haber presenciado un recital tan cálido que logró transformar una sala para más de 3 mil personas en un pequeño club tan íntimo como abrasador, y esperemos este sea el inicio de un reencuentro del género con nuestra ciudad y nuestro país.

El foro lleno fue muestra que la Ciudad de México quiere devuelta a estos maestros, queremos ver de nueva cuenta en la capital a Herbie Hancock, a John McLaughlin, a Scott Henderson y a todas esas luminarias que solían hacer temblar los teatros de nuestra ciudad con su talento. Sólo nos queda esperar y seguir apoyando a esta música tan fantástica como necesaria.

Post escrito por: Diego Álvarez Rex

Post Relacionados