Deep Purple + In Flames @ Arena Ciudad de México

November 19, 2018

Deep Purple

Foto Aída Zelegna @azelegna

Foto Aída Zelegna @azelegna

Foto Aída Zelegna @azelegna

Foto Aída Zelegna @azelegna

Foto Aída Zelegna @azelegna

Foto Aída Zelegna @azelegna

Foto Aída Zelegna @azelegna

In Flames

Foto Aída Zelegna @azelegna

Foto Aída Zelegna @azelegna

Foto Aída Zelegna @azelegna

Ocaso purpura

Por Luis Martínez @dr_codigo

Deep Purple se despidió de los fans de la Ciudad de México con sus mayores éxitos, bueno, los mayores éxitos según su actual cantante Ian Guillan. Abrieron como en sus mejores años: con “Highway Star“, éxito del album Machine Head de 1972. Su siguiente interpretación fue “Pictures of Home” del mismo álbum, luego “Bloodsucker” de 1970, esta última nunca fue un éxito en México en esos años. Posteriormente llegó “Demon’s Eye” de 1971 del álbum Fireball. De allí dieron un brinco hasta 1996 del album Purpendicular con “Sometimes I Feel Like Screaming“… ¿alguien recuerda ésta última?, quizás solo los mega fans.

Después, en homenaje a Jon Lord, antiguo y finado tecladista fundador de Deep Purple, cantaron “Uncommon Man“, pero siendo honestos, el homenaje de Ritchie Blackmore, antiguo guitarrista y también fundador de la banda, fue un mejor homenaje. Después llegó el éxito “Lazy“, hasta aquí el concierto lucía como algo mas o menos perfecto pero aparecieron tres temas: “The Surprising“, “Time For Bedlam“, “Birds Of Prey“, todos del album Infinite de 2017… ¿Qué ocurrió? ¿Dónde quedó la gran calidad interpretativa, musical y en la escritura de las canciones? Ni siquiera los mega fans disfrutaron de esas canciones, sus caras no eran de júbilo como en las primeras siete rolas.

Pasada la pesadilla llegó el solo de órgano del nuevo tecladista Don Airey, que fue buenísimo con “Rainbow” en los ochentas, pero tratando de conquistar a un público con el Himno Nacional, no apareció el canto requerido del público. Éste fue un preámbulo para “Perfect Strangers” del álbum del mismo nombre. Para terminar llegó “Space Truckin’” y el gran hit “Smoke On The Water“. El encore fue un arreglo realmente genial de “Hush“, de su primer álbum Shades de 1968 con “Black Night“, sencillo lado B del álbum In Rock, el lado a era Speed King.

50 años de Deep Purple puede sonar grandioso, superlativo; pero con letras frìas, los éxitos coreados fueron en su mayoría del album Machine Head. Los últimos álbumes, las últimas canciones de Deep Purple, ya no son lo que acostumbraban ser ¿Qué hace falta? Más bien, ¿quién hace falta? Desde abril de 2017 cuando Deep Purple fue inducido al Salón de la Fama del Rock and Roll, se creía que aparecería Ritchie Blackmore, coescritor de los super éxitos y creador de los riffs más famosos de de la banda. Fue entonces como Ian Guillan accedió a que todos los exmiembros del grupo, asistieran a recibir el galardón de la inmortalidad, pero solo los músicos actuales iban a tocar, los mismos que aparecieron en el concierto de la Arena Ciudad de México. En la ceremonia de inducción se acostumbra que todos los exmiembros de las bandas interpreten las canciones clásicas de los inducidos. Y desde 1996, ese grupo con Ian Guillan como front man y con Roger Glover de bajista, de la segunda agrupación; Ian Paice de baterista, único miembro fundador; Don Airey, tecladista y Steve Morse en la guitarra, todos ellos son ahora como un grupo que interpreta con mucha calidad cóvers del súper grupo del pasado Deep Purple, que desapareció hace 25 años, en 1993 con su último album The Battle Rages On, y con la agrupación más grande, más famosa y más talentosa del grupo que corresponde a la segunda generación que corresponde a los años de 1970 a 1973 y de 1984 a 1989 y de 1991 a 1993.

No extrañaremos a Deep Purple, ellos ya se habían ido desde hace mucho, sólo se despide una banda que pretende ser la exitosa Deep Purple y que acompaña al súper egocéntrico Ian Guillan y que no admite compartir el escenario con otros miembros porque podrían opacarlo. Adiós Deep Purple, no te extrañaremos, Ritchie Blackmore está de regreso con Rainbow y tocando las rolas que Guillan nunca quiso interpretar y que reafirmaron el estrellato del verdadero Deep Purple. Tan así que Whitesnake, sigue interpretando sus hits de 1974 a 1976.

Deep Purple marcó varias generaciones, muchos crecimos con sus rolas, grupos van y grupos vienen, solo los más grandes, los inmortales están en el Salón de la Fama del Rock and Roll. Es hora de decir adiós. Todo muere y algún día también nosotros lo haremos. La gira final terminó con la canción más famosa del grupo en todo el mundo para desaparecer, como el nombre de esa misma canción, en lo obscuro de la noche: “Black Night“.

Post escrito por: Blogger invitado

Post Relacionados