Opinión: ¿Vale la pena ver Luzia de Cirque du Soleil?

November 9, 2018

Foto: Lulú Urdapilleta (OCESA)

Foto: Lulú Urdapilleta (OCESA)

Foto: Lulú Urdapilleta (OCESA)

Foto: Lulú Urdapilleta (OCESA)

Foto: Lulú Urdapilleta (OCESA)

Foto: Lulú Urdapilleta (OCESA)

Por moonman

Hace 15 años, cuando trabajaba en un programa de radio dedicado a teatro, me tocó asistir a una de las obras más conmovedoras que he visto con un título evocativo: Te Amo. Era una delicada obra donde dos amigas se encontraban en los confines del mundo. A través de los ojos de una persona con capacidades diferentes, nos mostraba la franqueza con la que deberíamos de ver al mundo. El arte que rodeaba la escenografía eran elementos prestados, no fabricados, ya que según su director, Daniele Finzi, en los objetos permanecía la esencia de su dueño y su energía no debía comprometerse. Imaginen esta frágil visión traducida a un espectáculo al nivel de Cirque Du Soleil.

Cuando me enteré que la marca México estaría involucrado en Luzia me entraron las dudas, creí que se volvería un espectáculo como los que dan en Xcaret con los colores vistosos de una artesanía que venden en la Quinta Avenida de Playa del Carmen. No. Daniele Finzi logró en primera instancia segmentar nuestro país, creando abstracciones de elementos particulares para crear piezas donde pudieran convivir armónicamente los elementos distintivos de Cirque Du Soleil con su visión, siempre honrando lo mexicano: desde los tarahumaras, las leyendas detrás de los colobríes, el surrealismo que ocultan los desiertos, el agua representada por cascadas y cenotes, hasta algo más cotidiano como el fútbol, la lucha libre o la cordialidad que se encuentra en una fiesta en México.



Afortunadamente Cirque Du Soleil ha sabido cómo librarse de su propio lenguaje, adaptándose a nuevas visiones al hacer que lo mágico que sucede en el escenario fluya de manera más natural gracias a su muy ágil forma de cambiar escenarios y presentarnos elementos simples que provocan una gran sorpresa, como el agua manipulada de forma tecnológica.

Hay números sorprendentes como el “alebrije humano” caracterizado por un contorsionista que parece haber salido de una película de X-Men o el malabarista francés que proyecta el gusto por hacer su número, así como un aparentemente sencillo número que involucra dos columpios.

Superficialmente un espectador creería que se escucharía como apertura el Huapango de Moncayo o algo así. Luzia mas bien es una recreación musical de todo el bagaje musical que tiene nuestro país. Una vez que se hizo la composición por parte de Simón Carpentier, artistas como Pepe Mogt y Ramón Amezcua de Nortec, le dieron un toque contemporáneo.



¿Qué esperar de Luzia? Para nada una oda cursi-turística de México, mas bien es un show que reúne un espectáculo circense con elementos muy arraigados en México puestos de una forma muy astuta.

Dejen sacar al niño interno que se quiere sorprender sin restricción.

PD Al parecer para el espectáculo en México omitieron el número que rendía homenaje al cine. Una lástima

Post escrito por: moonman

Post Relacionados