RPM: 45 años de Band On The Run de Wings

December 13, 2018

If I ever get out of here:
45 años de Band On The Run de Wings

Por Ernesto Acosta Sandoval @erniesandoval_

¿Cuál es el mejor disco solista de cualquier ex Beatle? Es una pregunta difícil, sobre todo si se miran las primeras producciones de cada uno post ruptura. Como que cada miembro tenía la urgencia de demostrar que era mejor que el otro, en especial John, Paul y George. El primer esfuerzo de Lennon, Plastic Ono Band, está allá arriba entre las grandes obras de la historia del Rock, no sólo de entre sus ex compañeros. Lo mismo All Things Must Pass, de Harrison, que desafió los estándares de qué se podía hacer en un álbum y de paso dejó de manifiesto que la tiranía Lennon-McCartney lo había tenido silenciado por años. Paul se tardó un poco más en arrancar de lleno. Su debut homónimo es un buen disco, pero no lo muestra en plenitud de facultades. No sería hasta que formara su segunda banda, Wings, que las cosas comenzaron, ahora sí, a despegar. Y ni tan pronto, los primeros dos discos de su nuevo grupo (Wings’ Wild Life y Red Rose Speedway) tampoco están entre lo mejor de su producción. Pero en su tercer LP con esta encarnación, todo cambio y McCartney recuperó buena parte de sus dotes como compositor de fantásticas canciones Pop.



Band On The Run encontró a Paul y Linda en búsqueda de algo distinto, algo que los alejara de su zona de confort. Para lograrlo, la pareja y Denny Laine (el único otro miembro constante de Wings) revisaron una lista de locaciones exóticas para grabar el que sería su siguiente álbum. La elección final fue Lagos, Nigeria, en donde las cosas no salieron del todo bien: el estudio no contaba con la tecnología necesaria, asaltaron al matrimonio McCartney a punta de cuchillo, y el estado de la ciudad después de una cruenta guerra civil, los desanimaron y pronto empacaron y regresaron a la seguridad de Londres con algunas de las canciones grabadas en la capital nigeriana. Una vez en casa, las cosas fluyeron más suavemente y el álbum estuvo listo en cuestión de un par de semanas. Con todo y lo accidentado de la grabación, lo que aquí se escucha son varias de las mejores composiciones de toda la carrera del ex Beatle: “Band On The Run”, “Jet”, “Let Me Roll It”, “Nineteen Hundred And Eighty Five” lo muestran desenvuelto en el momento más rocanrolero de aquellos años. “Mrs Vandebilt”, “Mamunia”, “Picasso’s Last Words (Drink To Me)” es el Macca juguetón y sin temor a sonar pop que todos los fans amaban en los Beatles. También es cierto que hay un par de canciones que, a la distancia, no han envejecido bien. “Bluebird” y “No Words” ya suenan anquilosadas y como algo que te encontrarías en alguna estación de Rock para tu papá. Pero en general, el sonido del álbum sigue siendo fresco y vigoroso, en gran parte gracias a la mano de Tony Visconti en los arreglos y una pequeña ayudada por ahí de George Martin.

No es arriesgado decir que Band On The Run fue el último esfuerzo de McCartney (con Wings o sin ellos) en sonar joven, el último antes de dar el paso hacia una adultez que lo consumiría durante buena parte de lo que quedaba de los setenta y de la que sólo se recuperaría brevemente en 1980 al cerrar el círculo con el altamente experimental y arriesgado McCartney II. No sé si Band On The Run sea el mejor disco solista de cualquier ex Beatle, pero sí se acerca mucho a ese puesto.

Post escrito por: Ernesto Acosta

Post Relacionados