Jonathan Bree @ Foro Indie Rocks!

March 25, 2019

jonathan bree

Foto Óscar Villanueva

jonathan bree

Foto Óscar Villanueva

jonathan bree

Foto Óscar Villanueva

jonathan bree

Foto Óscar Villanueva

jonathan bree

Foto Óscar Villanueva

jonathan bree

Foto Óscar Villanueva

jonathan bree

Foto Óscar Villanueva

Por moonman

Aún me sigo preguntando por qué el concierto de Jonathan Bree fue sold out. Lo que transmite este artista neozelandés es difícil de describir, pero lo que sí puedo asegurar es que a pesar de que tiene un aire nostálgico, surrealista y de ensoñación, tiene mucha referencia con el presente.

Sleepwalking, su tercer álbum, logró colocar el proyecto de Jonathan Bree en un lugar más expuesto a pesar de que su concepto suele considerársele como oscuro e introspectivo. Lo interesante es que sus orígenes son todo lo contrario, muy felices gracias al proyecto de Twee Pop llamado The Brunettes, en donde aplausos, instrumentos infantiles y la combinación de voz chico-chica lo caracterizaban.

Posteriormente decidió entrar al anonimato al volverse una especie de “maniquí vivo” y crear su carrera solista. Justo de ahí radica su encanto al no tener rasgos, dejando la neutralidad e interpretación para quien se acerque, algo así como los figurines que suelen usar diseñadores en donde sólo es un modelo para que cada uno le agregue su significado.



Jonathan Bree orienta todo esto a un pasado inexistente donde una sociedad perfectamente sincronizada baila coreográficamente y no existe ninguna amenaza o temor, al contrario, todo fluye y es esparcimiento en un eterno fin de semana. Todo esto contrasta con las letras de las canciones como “Valentine” en donde lejos de ver al amor como un complemento del otro, mas bien es el repararse uno al otro en un mundo roto. Por otro lado “Fuck It” habla de forma sutil sobre la infidelidad.

En vivo todas esas sensaciones se materializan con dos bailarinas que ejemplifican con movimientos calculados todo lo idealista detrás de las canciones de Jonathan Bree, quien solamente se movía como un elegante cantante de los 60s.

El público, por otro lado, estaba totalmente volcado en las canciones gritando y washa washeando las canciones. Difícil saber la reacción de Jonathan Bree detrás de esa malla, aunque seguramente había una sonrisa escondida.

Post escrito por: moonman

Post Relacionados