Ely Guerra presenta Zion @ El Cantoral

September 23, 2019

ely guerra zion

Cortesía Homey Company

Por moonman

Una década tuvo que pasar para que Ely Guerra nos entregara un nuevo material discográfico, el cual nuevamente sorprende, eriza y muestra una faceta totalmente nueva y renovada de una artista  independiente que se ha guiado por sus instintos para crear algo fresco, fuera de cualquier tendencia, y que realmente reflejara su inquietud por expresar algo derivado de largas sesiones de soledad y de búsqueda.

Menos de 40 minutos encapsulan el trabajo de seis años en los que Ely Guerra fue recolectando sonidos guturales que fue tejiendo uno a uno, en donde un suspiro o murmuro podría complementarse con un largo alarido o una respiración profunda que refleja ansiedad o dolor. Justo esta suma de sonidos libres de interpretación son el poder de Zion, una obra de arte hecha con las vísceras humanas y las que emana la naturaleza que se reflejan justo en varios de sus visuales de esta magnífica presentación en el majestuoso recinto El Cantoral.



ely guerra zion

Cortesía Homey Company

Una gran pantalla curveada e iluminación fueron los únicos elementos que usó Ely Guerra para elevarnos y llevarnos a un viaje sónico que pocas veces es posible presenciar, ya que ella sabe que un concierto no sólo es un artista mostrando sus canciones, sino que es una oportunidad única para tocar almas y compartir ese intercambio de energía.

Bajo la muy astuta dirección del productor Camilo Froideval, las múltiples voces y fragmentos vocales fueron recorriendo todos los rincones del recinto, con un excepcional sonido envolvente que simulaba ver almas volando alrededor independizándose de su intérprete, ya que su voz presente era tan solo uno de los tantos integrantes de este coro unipersonal.

ely guerra zion

Cortesía Homey Company

Sus movimientos de manos y cuerpo eran consecuencia de la subordinación del hechizo de su música, que se complementaba con bellos visuales que enmarcaban a una modelo bailando en frente de un amanecer frente al Iztaccihuatl o morenos bailarines también embriagados por la música y moviéndose a sus órdenes.

Si hay una palabra que usaría para describir la experiencia de Zion, sería la simultaneidad, ya que podías escuchar a una Ely del pasado dando pauta al ritmo de un murmuro que complementaría en el futuro, como su partieras una rebanada de diferentes tiempos hilados en una canción.

ely guerra zion

Cortesía Homey Company

Luego de esta intensa presentación, hubo un breve intermedio para que la misma Ely Guerra platicara con su público para que compartieran sus puntos de vista, con sus merecidos halagos. Salió a relucir la inevitable comparación con Medúlla de Björk, a lo que ella simplemente comentó que su instinto las llevó a un mismo lugar pero que la gran diferencia entre ellas era que la islandesa ganaba mucho más que ella, en tono de broma, claro.

Se agradece la humildad de una artista que decide escuchar lo que le provocó a su público para que, a su vez, entendiera el efecto de la música que ha hecho en los demás.

Después de esa noche, me quedó mas que claro que Ely Guerra ha creado un nuevo límite de lo que la música, en especial en México, puede hacer. En serio, Zion es algo que pocas veces sucede por la libertad con el que fue hecho y que hay que valorar.

ely guerra zion

Cortesía Homey Company

Post escrito por: moonman

Post Relacionados