Una noche de hits orquestales con Café Tacvba en el Auditorio Nacional

June 3, 2022

Una noche de hits orquestales con Café Tacvba
en el Auditorio Nacional

Por Josuelo

Café Tacvba lleva ya más de 33 años de andar zapateando sobre los escenarios y en 2022 se mantienen como la banda de rock más importante de México y una pequeña prueba de ello son sus cuatro fechas agotadas en el Auditorio Nacional luego de su gira por Estados Unidos y varias ciudades del país. El motivo de este reencuentro es terminar con esa espera que debido a la pandemia su álbum Un segundo MTV Unplugged quedó en el limbo, hasta ahora con este concierto acústico.



La noche arrancó con “María” y sobre el escenario solo se encontraban sus cuatro integrantes originales, poco a poco se integraron sus músicos en batería, percusiones y guitarra, a partir de “Trópico de Cáncer“, cuyo tema de 1994 sigue más vigente que nunca, dieron paso a un bloque de puros hits, esos temas catalogados por Rúben como viejitas pero bonitas, tales como “El Metro“, “El ciclón“, “Bar Tacuba“, “Las flores” y “La chica banda” una tras otra, poniendo a bailar a los presentes y desgarrando gargantas con temas clásicos ya casi de dominio público por parte deCafé Tacvba.

Para cuando llegó el bloque de “La muerte chiquita” y “Olita del altamar” Rúben estuvo acompañado por una banda de Oaxaca en donde los instrumentos de viento por sus arreglos fueron lo que más destacaron. Al fondo de la banda se veía una cortina negra con luces, la cual fue removida para el tema “Locomotora” y dejo ver a la gran y completa orquesta que levantó cada uno de los temas con ese engalamiento de cuerdas y metales, la versión de “Las batallas / Rarotonga” unidas se respetó casi como la versión del disco Unplugged. Para cuando llegó el turno de “Medio día” el tema inició con una apertura a cargo de un cilindrero típico del centro de la Ciudad, una prueba del compromiso de la banda de darle un nuevo sentido a nuestro folclor sonoro.

La euforia llegó con “Volver a comenzar” con un nuevo significado luego de sobrevivir a una pandemia, ya con la energía al tope, todo se desbordó con los ritmos cadenciosos de “El puñal y el corazón” durante el show muchos conectaron con esa fuerza y empatía que irradia Rubén respecto a agradecer a la madre tierra, la naturaleza, el universo y sanar los corazones de cada uno de los 10 mil asistentes. Con un encore de seis canciones y un cambio de ropa del vocalista, el show entró en otro punto álgido debido al cariño que la gente tiene por Meme y más cuando interpreto para deleite de muchos “Aviéntame” de aquel celebrado soundtrack de Amores Perros seguida de otro gran himno de los enamorados “Eres“.

El ánimo subió de intensidad por la siempre esperada “El Baile y el Salón” donde sus fans gustan de gritar la intro, tras un falso final, la banda regresó por segunda ocasión al escenario ahora para mostrar el talento de dos músicos invitados al interpretar “Ojalá que llueva café” cover a Juan Luis Guerra que se ha hecho más famoso por la banda de Satélite que por su propio creador al inyectarle ese sonido nacionalista del sur del país.

Así después de 27 canciones y más de dos horas de concierto, uno siempre quiere más. Café Tacvba se despidió de sus seguidores los cuales quedaron con un un grato sabor de boca y una sonrisa en la cara que no se puede disimular por esa sensación de felicidad que proporciona la música en colectivo.

RPM: Café Tacvba /// Re

Post escrito por: Josuelo

Post Relacionados