RPM: 10 años de Sound Of Silver de LCD Soundsystem

March 23, 2017

I wouldn’t trade one stupid decision for another five years of life:
10 años de Sound Of Silver de LCD Soundsystem

Por Ernesto Acosta Sandoval @erniesandoval_

Dejo caer la aguja en el primer surco del LP y, de entrada, suena igual al disco anterior. Pero van pasando los segundos y algo no cuadra. Hay más ¿profundidad? Sí, quizá esa es la palabra que estoy buscando. La repetición sigue ahí. El ritmo te sigue hipnotizando hasta que cuando menos lo notas ya estás moviendo los pies. Siete minutos después, “Get Innocuous!” termina y ya quedó claro que James Murphy hizo algo diferente en el segundo disco de LCD Soundsystem, aunque aun no termino de entender qué. “Time To Get Away” comienza y la familiaridad con el primer disco sigue presente, más que en el track anterior. El hombre que unos años antes ya adelantaba que estaba perdiendo el filo, parecía haberle jugado a la segura en el segundo track de su segundo disco. No es que esté mal, si sabes hacer algo bien, ¿para qué moverle a la fórmula? Pero luego viene “North American Scum” con los gritos de Nancy Whang y aquí sí ya se empieza a sentir como otra banda. La canción tiene una letra más elaborada, y más instrumentación. Parece como si Murphy hubiera descubierto el concepto de melodía y se hubiera pasado todo un año encerrado escuchando a los Talking Heads.

Sound Of Silver fue un desmarque necesario para James Murphy y tambíén es el disco que la segunda mitad de la década pasada necesitaba. Es el punto final al revival del Punk y del Post Punk comenzado en 2001 por los Strokes y las demás bandas. También es el punto y a parte para la manera en la que Murphy componía y escribía. Se dejó envolver más por la música y menos por el beat y logró que lo primero se mezclara con lo segundo sin perder un ápice de coolness ni sacrificar nada del estilo que hizo a LCD Soundsystem La Banda neoyorquina de los 00s. Murphy se puso en contacto con su lado más sensible y entregó en Sound Of Silver tres de sus canciones más conmovedoras: “Someone Great”, “All My Friends” y “New York, I Love You But You’re Bringing Me Down”. Las tres están escritas desde distintas maneras de lidiar con la pérdida: la primera es una pérdida física (está dedicada a su psiquiatra que falleció poco antes de que Murphy entrara a grabar el LP); la segunda es la pérdida del encanto de ser famoso, en lo lírico. En lo musical, también es la canción más sobresaliente del disco y de la discografía de la banda, la que nada tiene que ver con lo hecho antes o después por Murphy. La tercera, con su textura cabaretera y de dramatismo de musical de Broadway, es aun más significativa que “Losing My Edge”, que si bien habla de envejecer con gracia, no deja de tener sentido del humor. “New York, I Love You…” resume en poco menos de seis minutos lo que es madurar de golpe. Enfrentarse a espacios que de un momento a otro te dejan de parecer familiares. Desconocer el movimiento y el ajetreo de la ciudad que te vio crecer y dar lo mejor de ti. En estas tres canciones está compactado lo que, creo yo, quería proyectar James Murphy con Sound Of Silver: dar un paso hacia adelante y comenzar a enfrentar lo que viene. Y no hablo de la banda, sino de la música en general después de 2007.

Share Button

Post escrito por: Ernesto Acosta

Post Relacionados