Reseña: Phoenix /// Ti Amo

June 22, 2017

Phoenix
Ti Amo
Warner Bros.
7.5

Por José Marr‏ @JR_Marr
Crazy Rhythms Music

Phoenix es otra de esas bandas que nos engañó, que amagó con ser la mejor banda de Pop (Indie) del mundo. Sus años de United y Alphabetical dejaron claro que tenían la clase para conjugar elementos electrónicos, ritmos meticulosos, guitarras acústicas y una puntería de Thomas Mars para dibujar melodías Pop sensibles y pegadizas. Una mezcla que se sentía tan retro como contemporánea como sin fecha de caducidad. It’s Never Been Like That fue una reiteración exitosa, el disco que mejor resguarda su clase francesa y esencia de Phoenix en su máximo esplendor con sencillos brillantes al día de hoy. Listos para las grandes ligas era de esperarse que harían algo que alcanzara a millones, y si bien podríamos decir que se obviaron al Pop con Wolfgang Amadeus Phoenix, en nueve cortes demostraron que hasta para hacer canciones de radio eran capaces de mantener intacta su categoría, aquel 2009 fue su climax en muchos sentidos; tanto comerciales como creativos. Es un punto que muchas bandas les cuesta trabajo y Phoenix no ha sido la excepción, intentaron con Bankrupt! mantener esa magia y ganchos únicos pero ahora sí refugiados de lleno en el Synth Pop y tecnología de los 70s; en éxito y tamaño de canciones una versión minimizada de Wolfgang Amadeus Phoenix que parece, ahora con Ti Amo, continuará decreciendo.

Decreciendo pero de una forma conveniente, suena irónico pero así es. Y es que Ti Amo no tiene picos tan altos pero tampoco tan bajos; como lo ha declarado la misma banda, su sexto trabajo de estudio trata de las emociones simples y puras como el amor (que siempre ha sido característico de ellos), lujuria, deseo… y está lleno de referencias a Italia, principalmente declarado desde el título del mismo, haciendo uso a lo largo de, bastante idioma, que con su siempre particular acento de Versalles, es un deleite auditivo. El sonido sigue por la misma línea de Bankrupt!, en gran porcentaje el protagonismo sonoro se lo llevan los sintetizadores y teclados, por lo que también han dicho, es un álbum inspirado y evocador del Italodisco, o en términos más generales (si se me permite la definición), de los veranos mediterráneos de Europa.

Entonces tenemos a un grupo cómodo, asentado en un arquetipo y fórmula segura, sin buscar mucho y sin arriesgar nada. Sin embargo eso no impide que de entrada ofrezcan dos de sus nuevos Greatest Hits. “J-Boy” que con sus loops panorámicos y synths de halógeno ya será una obligada en todos sus directos. El track que le da nombre al disco, “Ti Amo“, no es la excepción y desde su comienzo con batería digital ya marca pauta para un ritmo más dinámico que estalla en un inequívoco hit de discoteca. Debajo vienen otras como “Tuttifrutti“, “Fleur De Lys” o incluso la final “Telefono“, tres muestras tajantes de lo que mencioné al principio, Phoenix ha dejado en segundo plano la tarea de crear versos y estribillos como los de sus mejores años, a cambio se han preocupado por canciones “más redondas”, que en el total en lugar de poseer una memorable linea vocal de Mars, sea un pasaje placentero, bailable, envolvente y efectivo de inicio a fin. Esto permite que aun, en sus momentos lentos tengan el don de encantar con los mismo argumentos, “Lovelife” es una tierna oda a los 80s, con tintineantes embellecedores que marcan el paso y un estribillo que dice más con una caída en espiral de teclas que con palabras, algo de lo que sólo pueden presumir grupos de la época como Orchestral Manoeuvres In The Dark.

La irregularidad está presente, pero no hablamos de baches prolongados, quizá “Via Veneto“, “Role Model” no presuman nada particular, pero mantienen intacto el ambiente general, lo mismo con “Goodbye Soleil” que más bien luce enteramente por lo instrumental y el uso de la guitarra que no es común en el disco, por otra parte, “Fior Di Latte” llega a ser demasiado empalagosa. Es un acierto todo al final, un disco donde Phoenix juega a lo seguro, no se precipita a crear otra “Lisztomania“, y a la vez, no pretender eso les termina beneficiando. Recomponen errores, banalidades y excesos de Bankrupt! no para hacer el mejor disco de su carrera, pero seguro uno del que no se hablará cuando se busque su punto artístico más bajo.

Share Button

Post escrito por: Jose Marr

Post Relacionados