RPM: 10 años de Kala de MIA

August 24, 2017

Lethal poison for the system:
10 años de Kala de MIA

Por Ernesto Acosta Sandoval @erniesandoval_

¿A qué suena la revolución? Al menos en lo musical, si me lo preguntan a mí, suena a Woody Guthrie, Nina Simone, Bob Dylan, James Brown, Joe Strummer y The Clash, y a cualquier artista, sin importar el género en el que se desarrolle, que decida levantar la voz y usar su medio y sus recursos para gritar y pintarle el dedo de en medio al sistema sin temor a comprometer las ventas de sus discos y grabaciones. A cualquier artista que amplifique el descontento social y haga que quien le escuche se cuestione hasta lo más profundo de su ser. Mathangi Arulpragassam, MIA, en 2005 ya había prendido la mecha con su debut Arular, del que ya se habló en esta sección. Dos años después regresó recargada en Kala y con una explosión de creatividad dispuesta a incendiar conciencias y romper aun más esquemas de la mejor manera que sabe hacerlo: usar su historia de vida y sus experiencias para evidenciar un mundo que no todos quieren ver.

Kala, en palabras de su creadora es el lado femenino de Arular. Nombrado así por su madre, la intención de MIA fue mostrar la cara revolucionaria de la maternidad. Una cualidad que se tiende a pasar por alto en el mejor de los casos y que representa el trabajo, la alimentación, la crianza y el entregarles a los hijos el poder de la información. MIA le rinde respeto a su madre en mayor o menor medida a lo largo de las 12 canciones del álbum al tiempo que crea un festival sónico de proporciones globales en el que cabe la música Tamil y Soca (“Boyz”, “Bird Flu”), los sonidos de Bollywood (“Jimmy” es una re-escritura de un tema de la película Disco Dancer, que MIA solía ver cuando era niña), la música de los pescadores de Kerala (“Hussel”), la fantástica mezcla entre el punk de The Clash y el Hip-Hop de la vieja escuela (“Paper Planes” y su prominente sampleo a “Straight To Hell” del grupo británico), todo con una actitud de la que The Slits y Poly Sterene de X-Ray Spex estarían orgullosas.

Esto es música para incendiar las calles. Casi sientes el calor y casi puedes ver las bocinas sudando mientras suena “$20” o “Mango Pickle Down River”. Esto es música para poner incómodo a cualquier persona que no quiera salir de su burbuja. No por nada a MIA le fue negada la visa de trabajo y no pudo grabar en Estados Unidos como había sido su intención original. Por fortuna, ese incidente le disparó la creatividad aun más y le permitió recorrer el mundo recopilando los sonidos que hoy celebran 10 años. Kala es un álbum que inicia las revoluciones que han soñado Guthrie, Dylan, Strummer, Simone y Brown.

Los mejores discos de los 2000s

Share Button

Post escrito por: Ernesto Acosta

Post Relacionados