#SemanaIR: Dead Meadow @ Foro Indie Rocks!

September 1, 2017

Foto cortesía Claudia Ochoa

Foto cortesía Claudia Ochoa

Foto cortesía Claudia Ochoa

Foto cortesía Claudia Ochoa

Foto cortesía Claudia Ochoa

 

Por Diego Álvarez Rex

Cuarta vuelta en la Semana Indie Rocks! con el debut de Dead Meadow en nuestra ciudad, quienes han sido uno de los nombres más representativos de la psicodelia de los 90s y pintaba para ser uno de los puntos álgidos en la serie de conciertos organizados por Indie Rocks! como celebración por su 11º aniversario.

Coincidiendo con un año donde el llamado “Psych” está a todo lo que da, desde un escenario en Festival NRMAL curado por LEVITATION, hasta una cantidad inverosímil de bandas y promotoras girando alrededor del género al grado que hasta OCESA ya tiene su propio Festival Aurora con Spiritualized a la cabeza, sí Dead Meadow tenía que visitar México el momento era ahora.

La sala lastimosamente no se vio precisamente llena a pesar del renombre que tiene esta banda en el resto del mundo, siendo congénere de otros como Warlocks y Mercury Rev, la realidad es que el trío de Washington carece del hype que bandas como Radio Moscow o Kadavar pueden traer detrás, comenzando por el hecho que van para cinco años sin lanzar material nuevo. A pesar de todo, muchos por fin pudieron atestiguar el porqué durante dos décadas Jason Simon y Steve Kille encabezan carteles y llenan grandes teatros valiéndose meramente de su reputación en vivo.

Como acto invitado para la noche tan especial, el dúo capitalino de Post Metal, Terror Cósmico, regresó al escenario del Foro Indie Rocks tras varios años de aquella gran presentación junto a The Men precisamente para otro concierto de aniversario, más los años parecen haber pasado en balde pues álbumes y giras después, la banda parece ser exactamente la misma de tres años. Colosales piezas de distorsión y retroalimentación con golpazos lentos en la batería, el proyecto prevalece oscilando dentro del Stoner y el Post Rock por momentos un tanto monótono pero ciertamente muy potente. Con un invitado al final para el tema “Akelarre” grabado con las voces de Nazareno el Violento, la banda dejó en claro que no por nada su presencia en el concierto era totalmente meritoria.

El momento por fin llegó en ver a Dead Meadow y aunque todo pintaba para ser el gran recital, unas considerables fallas de sonido en la guitarra de Jason a partir del segundo tema aparecieron de manera intermitente durante las dos horas de concierto. Bastaron cinco minutos de concierto para que al menos durante tres temas se frenara el recital para que el ingeniero de sonido del grupo, quien se encontraba hasta el otro lado de la sala fuera y regresara a intentar componer los monitores manualmente llegando al punto de la resignación con la estática del micrófono cuya ecualización fue brutalmente modificada para sonar opaca y saturada evitando ruido y retroalimentación innecesaria en los parlantes del guitarrista, comprometiendo nitidez y claridad.

Con esto dicho, el concierto pasó a un segundo plano donde ahora fue el bajo de Steve Kille y la impecable batería de la más reciente baterista, y posiblemente le mejor que hayan tenido, el colombiano Juan Londono. Haciendo un meticuloso esfuerzo por apachurrar 20 años de carrera en dos horas, una pieza de al menos todos sus lanzamientos hizo eco en el recinto de conciertos destacando clásicos como “Sleepy Silver Door”, “Good Moanin’”, “Indian Bones” y “Heaven”, inclusive regalando una muy buena reversión a “Tomorrow Never Knows” de The Beatles.

Las ovaciones del público jugaron un papel importante para que la banda decidiera extender el recital aún más de lo que habían originalmente anotado en el programa para el evento, tocando “At Her Own Door” y “Green Sky, Green Lake” por la recta final como sí ellos mismos no quisieran retirarse del escenario.

A pesar de las fallas de sonido precisamente en el instrumento estelar de la noche, al final los asistentes optaron por disfrutar del momento y sencillamente estar agradecidos de poder tener por fin a Dead Meadow en México, en especial con este hervor de psicodelia que no solo sucede en nuestro país, y es que para ser este un año donde Brian Jonestown Massacre y Television llegaron por fin a nuestro país, secundados por la promesa de GY!BE y Earthless, esto del “psych” va para rato.

Share Button

Post escrito por: Diego Álvarez Rex

Post Relacionados