RPM: 15 años de Riot Act de Pearl Jam

November 24, 2017

Love is the tower, and you are the key:
15 años de Riot Act de Pearl Jam

Por Ernesto Acosta Sandoval @erniesandoval_

Pearl Jam, no es un secreto ni algo que no se sepa, siempre han querido emular a Neil Young. Detrás de esa fachada en la que se escudaron durante los noventa como prácticamente el único grupo sobreviviente de la escena de Seattle, siempre habían querido emerger como héroes del Folk Rock más que otra cosa. En VsVitalogy lo habían medio explorado, pero no se habían atrevido a entrarle del todo, quizá por querer jugarle a la segura. Pero la espinita ya estaba ahí. No fue sino hasta el cambio de siglo que se atrevieron a dar el paso sin temor y abrazar a su padre musical de lleno con su séptimo álbum de estudio.

Riot Act los encontró en medio de un momento global por demás confuso. Las ondas radiales estaban ocupadas por sonidos que lo que menos querían era recordar a la década pasada, el ambiente político estaba enrarecido. En el 2000, los titulares los habían volteado a ver por el macabro accidente en el festival de Roskilde en el que nueve fans perdieron la vida. Pero Pearl Jam se aferró a sus raíces, que iban más allá del Rock de estadio en el que parecía se habían convertido para ese momento. Se encerraron en dos ocasiones en un estudio de su ciudad natal y, en medio de un ambiente relajado, mientras el mundo a su alrededor parecía estarse desplomando, grabaron las quince canciones que compondrían su siguiente esfuerzo. Estas canciones suenan crudas y directas, las letras son catárticas y reflexivas, muchas veces rayando en la más profunda oscuridad del alma de sus creadores. El Pearl Jam de este álbum suena más a una banda de amigos tocando en un bar, que a una banda masiva de alcances mundiales. Con todo y la distorsión de canciones como “Cropduster” y “Save You”, esto es lo más cercano que habían estado a emular al Neil Young de la época de Harvest o After The Gold Rush, es decir, al Young más íntimo, desnudo y vulnerable, como en “Thumbling My Way”, “All Or None” o “Can’t Keep”. También hubo espacio para la experimentación sonora que iba más allá del rock en canciones como “Arc”, “Help Help” y el spoken-word de “Bu$hleaguer”.

El de Riot Act es un Pearl Jam arriesgado, pero cálido y humano, como no se había escuchado hasta ese momento. Un Pearl Jam dando sus primeros pasos hacia la adultez sin trastabillar y sin querer retener la gloria pasada, sino buscando las respuestas para preguntas que a otras bandas menos avispadas les daría miedo hacer.

Share Button

Post escrito por: Ernesto Acosta

Post Relacionados