Festival 72810 @ Cholula, Puebla

March 12, 2012

Public Enemy
rcho10

Modest Mouse
rcho9

Peter Murphy
rcho8

Blonde Redhead
rcho7

Austin TV
rcho6

Datarock
rcho5

Kidsister
rcho4

Quiero Club
rcho3

VHS Or Beta
rcho2

Felix Da Hosuecat
rcho1

Fotos: BigIdeas (OzCorp)

Decir que un festival fracasa durante su primera edición es un lugar común. Esperamos en general, pésimo sonido, una logística desaprovechada y confusa; personal sumamente inepto, mientras la ingenuidad de nuestra relación con la disposición de los escenarios nos recuerda en general, rutinas molestas de traslado. Un amigo alguna vez me engañó diciendo: “Los festivales parecen diseñados para poner a prueba nuestra resistencia y nuestra fe en la música”. Le pedí que se callara. Después de todo es imposible efectuar cualquier clase de conjetura sobre lo que va a ocurrir en instancias como estas. La incredulidad es algo que debe suspenderse, y la rentabilidad de la experiencia depende básicamente de nuestras decisiones.

La primera edición del Festival 72810 es la reconstrucción absoluta de aquellos impulsos. Podrían recogerse fragmentos azarosos del festival, y aún así, tendríamos la oportunidad de disfrutar un poco de lo vivido el sábado en Cholula, Puebla, donde, un grupo de artistas e intérpretes acompañados por métodos de logística efectivos y una disposición general al orden y el convivio, convirtieron a la primera edición de 72810 en una placentera sorpresa.

Aquel pueblo estaba bastante poblado de dioses, recuerdos y elegías. Es muy probable que sea un lugar sumamente silencioso todo el año. San Andrés Cholula, no parecía en principio en lugar idóneo para un montaje de tales magnitudes, apenas enrejado, ciertamente alejado de las avenidas principales, y con dos o tres salidas distribuidas alrededor de toda la manzana. Invariablemente, cualquier error relevante hubiera conducido a la emergencia y al elegante caos de la marabunta. El umbral para las equivocaciones era mínimo. Los organizadores debieron tener ese factor en mente, pues montaron los escenarios con sumo cuidado. De manera casi ideal, bastaba con girar, caminar unos metros y detenerse para encontrar de frente ya el escenario Albino.Mx o el escenario 72810. El escenario 8yMedio, aunque estaba colocado en una parcela diferente a estos estaba bastante cerca, pero su sonido no interfería con algunos de los espectáculos realizados en los escenarios principales. Asimismo el sonido de los escenarios principales era sencillamente excelente.

No suelo hablar sobre Bengala, no comenzaré ahora. Antes, las personas aglomeradas en Cholula*, tuvieron la oportunidad de escuchar a una banda que lamentablemente no pudo probar su valía y terminó ahogada en una proyección más bien insensata de sus limitaciones, los californianos de Voxhaul Broadcast; a la par, Mexican Dubwiser confería en el escenario 8yMedio, música bailable sin la mayor pretensión que animar la cálida tarde.

Cuando el polvo comenzaba a asentarse, y la idea de una tarde cómoda era diluida entre ventarrones espontáneos, bandas como Mendetz, y Vicente Gayo entablaron una armonía bastante ingeniosa con el público, los primeros aunque desapercibidos de comienzo, crearon una buena impresión dentro del público que no dudo en apoyarlos durante su presentación en el escenario Albino.Mx; los segundos, viejos conocidos de la escena mexicana, tuvieron una presentación similar a cualquiera que hayan realizado antes, excepto por el magnífico hecho de agregar canciones de su nueva producción discográfica, que posiblemente no pierda un segundo en desperdiciar el impulso musical que la mueve, en vivo, Vicente Gayo, son como es bien sabido por todos; enérgicos, divertidos, y sobre todo comprometidos con el sonido que los caracteriza cada vez que toman el escenario.

El preludio antes de los grandes momentos del festival fue encabezado por VHS or Beta, con una presentación plástica y efectiva, llena de su atractiva mezcla de funk, rock y disco. Quiero Club fue la última banda añadida al cartel, sin embargo, cada minuto de su presentación avanzó desde la aparente inocencia de su Nueva América hasta descubrirnos una banda que ha progresado en la limpieza de su sonido, y con ello mostrado que no son únicamente diversión.

Quien sí podría catalogarse como una mujer divertida, y cargada de espontaneidad y extrañezas agradables, es la muchacha apadrinada por Kanye West, Kid Sister. La chica, aunque poco difundida en nuestro país y más bien extraviada ante un público que rara vez había asistido a una presentación de hip hop mostró una soltura valiente en cada una de sus rimas, además de ello, la compañía de su DJ, quien se encargó de cerrar el espectáculo cuando la chica abandonó el escenario, ayudó a fijar una idea sobre el campo de acción que un género como el rap tiene entre nuestra audiencia; es pobre, cierto; pero con cada artista que defiende profundamente su posición como hacedor de ritmos, rimas y beats pesados, el rap se catapulta cada vez más hacia afuera de círculos cerrados de escuchas.

Los noruegos de Datarock tienen como sello principal cada vez que se presentan en vivo, un elaborado margen de música que tiende al error, al desorden y a la completa libertad escénica. Aunque, ante los actos que continuaron la noche Datarock permanece más bien en una especia de limbo para la música bailable y el desastre coordinado, sin lugar a dudas inauguraron la noche con maestría, rebeldía y entusiasmo. El maestro y empresario de la música electrónica Felix Da Housecat tomaba el escenario 8yMedio para mostrar una pequeña gran cátedra de música house. Cada estilo dominado por Stallings, apareció en Cholula permitiendo a la gente despedir la tarde con un arranque sustancial de energía. Si la o el arribo de la noche, concentró la vitalidad de dos magníficos conciertos, nadie podía anticipar el vendaval de calidad musical que estábamos a punto de escuchar.

Austin TV es la clase de banda que puede transmitir su discurso aún si suena demasiado pretencioso, recibidos como una de las grandes bandas es escuchar durante el festival, los mexicanos, mostraron que se necesita, a veces, sólo colaborar con la onda ya diluida de emociones y pensamientos en torno a la comunidad para que el espectáculo funcione. La balanza estaba inclinada, y nadie temía perder la cabeza. Faltaban cuatro bandas. La primera de ellas fue mi presentación favorita. Blonde Redhead, banda rodeada de un magnetismo y una mística sorprendentes, detuvo conscientemente el fluir del festival. Como una pausa en la continuidad del evento, Kazu Makino, Amadeo y Simone Pace son ejecutantes majestuosos de su arte; conciben la idea de la música en vivo como un defensa emocional, y no regalan un segundo para intentar comprometerse con cada una de sus abstracciones, no, Blonde Redhead propone, derriba y hasta sacrifica su relación con el público en la búsqueda de la perfección, posiblemente no la consigan nunca, pero la forma en la que esta búsqueda se lleva a cabo, posiblemente sea más bella que lo perfecto.

Peter Murphy es un maestro de ceremonias, su figura no sólo conjuga al eficaz compositor o al reverendo del goth rock, incluso me parece inútil mirar su turno al escenario como si se tratase de cierta oportunidad de aproximarse a aquello que Bauhaus pudo representar. Murphy da un tratamiento diferente a sus piezas musicales, y a las de otros –realizó dos fantásticos covers, el primero fue “Hurt” de NIN, y el segundo “Ziggy Stardust” de David Bowie–¸ cada que las coloca en el escenario resultando en un ensayo que prolifera en texturas, que se acompaña en esencia de atmósferas poco cotidianas, sin embargo competentes a su estilística. Este fue realmente un espectáculo digno de presenciar.

La noche, tras la avasallante presencia de Peter Murphy necesitaba un paliativo, cierta tranquilidad. Probablemente por ello, Modest Mouse era la banda encargada de cerrar el escenario Albino.Mx. Matemáticos, ridículamente coordinados, eficientes, parecen conocerse en todas las instancias, tocan y ejecutan su música con precisión y sagacidad. El problema con una ejecución tan perfecta, es que puede aburrir a las personas acostumbradas a la manifestación constante de energía. Modest Mouse no son divertidos, juegan poco con la audiencia y suministran su música en módicas dosis. Todo esto con una finalidad sencilla: la apreciación, y si el espectador, es lo suficientemente paciente como para analizar y buscar en los lugares más apartados de la presentación cada sonido de cada instrumento, se verá gratamente recompensado.

La culminación del evento correspondía a una de las bandas más emocionantes que haya visitado nuestro país en los últimos años; Public Enemy era un requisito para fanáticos del rap y una necesidad para fanáticos de otros géneros. La banda pasó por todas las etapas a las que un espectáculo musical puede acostumbrarse. Entre un brindis de ritmos y arriesgados saltos, Chuck D. y Flavor Flav fueron recibidos con un entusiasmo inesperado por el público que atendieron a su presentación inclusive durante momentos extraordinariamente complicados –incluyendo uno donde el escenario principal se quedó sin energía eléctrica y la presentación tuvo que continuar, con el baterista de la banda proporcionando los ritmos necesarios para que la gente coreara y acompañara amablemente al grupo durante, éste, el único fallo grave del festival–; y otros maravillosamente clásicos, como Flavor Flav tomando el bajo para suministrar el beat que Chuck D. requería al rimar, la inclusión de algunos temas “mexicanos”, y sobre todo la cátedra de scratcheo que Dj Lord nos regaló probaron que si una banda tiene un lenguaje claro, una fuerza escénica impresionante y además cuento con sentido del humor no importa las distancia del espectáculo con el público su actuación quedará para la historia. (En un apunte muy personal me gustaría escribir que cuando Chuck D. tomó el micrófono para decir: “..and for those who like the hardcore” y comenzar una interpretación portentosa de una de mis favoritas personales: “She Watch Channel Zero?!” la espera de aproximadamente 12 horas y algunos años, valió completamente la pena).

* Ya que mi llegada al festival fue a partir de la tres de la tarde, debo disculparme públicamente con aquellos actos que no tuve la oportunidad de presenciar.

Post escrito por: Big Ideas

6 thoughts on “Festival 72810 @ Cholula, Puebla

  1. Yosh

    Con eso de Bengala digamos que la diferencia entre el sonido de las bandas gringas a las nacionales fue enoooorme, sonaron muy atascados, desordenados, desafinados y no hablemos de “Quiero Club” a los que mucha gente sigue con fervor pero que horror, debería esta chica cantante meterse a unas clase de canto con lo que le pagan en los shows, parecía Karaoke y es la segunda vez que los veo igual.

  2. Pingback: Video: Mendetz /// Phantotheque | Me hace ruido

  3. Pingback: Las mejores fotografías del 2012 de MHR | Me hace ruido

  4. Pingback: Festival Catrina 2016 en Cholula, Puebla - Me hace ruido

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Post Relacionados