RPM: 20 años de Sueño Stereo de Soda Stereo

September 3, 2015

soda_stereo-sueno_stereo

Lo que seduce nunca suele estar donde se piensa: 20 años de Sueño Stereo
Por Ernesto Acosta Sandoval @erniesandoval_

Voy a empezar confesando algo: no soy fan de Soda Stereo. Su música no me provoca mucho, sus letras no me dicen nada, la voz de Gustavo Cerati me parece más bien plana y su manera de tocar la guitarra tampoco creo que sea algo de lo más sobresaliente. Soda Stereo no me significa nada, ni me trae recuerdos de ninguna época de mi vida. Nunca los vi en vivo, ni siento que me haya perdido de algo. Pero, y este es un gran pero, siempre he creído que Sueño Stereo se cuece aparte dentro de la discografía de la banda.

Para escribir este texto quise tener todo el contexto posible del álbum para entender por qué la última obra de los argentinos merece un espacio en RPM. No que lo anterior no sea digno, pero sí quise hacer valer la celebración por los 20 años de su aparición. A mí manera de ver, todo comenzó a dibujarse en 1992 con la grabación y el lanzamiento de Dynamo, el álbum que de golpe dio un giro a la carrera de Soda Stereo. En aquel disco, Cerati llevó a la banda a una nueva dirección y se salió de su zona de confort. Experimentaron en pleno y sin temor y hasta se volvieron al Shoegaze y al Noise con marcados tintes electrónicos. Soda Stereo se alineó más hacia My Bloody Valentine y se alejó de The Police.

El resultado fue espectacular y Cerati, en su etapa solista, constantemente regresaría a ese momento creativo. Sueño Stereo es más orgánico, y sin embargo, se siente en la misma vena. Así, a primera oída, no es un disco retacado de éxitos radiales: ¿cuántas bandas de covers tocan “Paseando Por Roma”, “X Playó”, “Ángel Eléctrico” o “Efecto Doppler”? Pero no es tan impenetrable como Dynamo. No tengo muy claro si Soda Stereo estaba consciente de que éste sería su último álbum juntos, pero se nota que han puesto tierra de por medio con lo que fueron en los ochentas. Sueño Stereo es un álbum adulto, a años luz de mucha de la música que sus contemporáneos y coterráneos estaban haciendo en 1995. Y por “adulto” me refiero a no intentar darle protagonismo a nadie en la banda, ni a crear letras fácilmente entendibles o asimilables, ni siquiera en los sencillos “Ella Usó Mi Cabeza Como Un Revólver” o “Zoom”. Cada cosa en Sueño Stereo está ahí por una razón, como se demuestra en el mini-álbum concepto que componen las últimas seis canciones.

Quizá Cerati, Bosio y Alberti estaban plenamente conscientes que nunca volverían a grabar juntos y por eso decidieron volcar todo lo que traían dentro en estas doce hermosas y complejísimas canciones. Quizá por eso, Sueño Stereo son capas de densidad que nada más nunca terminan de mostrarse ante quien lo escucha. A 20 años, uno se pregunta qué dirección hubiera tomado Soda Stereo de haber seguido juntos luego de haber entregado esta obra maestra total.

Soda Stereo tendrá su show de Cirque Du Soleil

Post escrito por: Ernesto Acosta

Post Relacionados