The National @ Pepsi Center WTC

January 24, 2018

Foto: César Vicuña (OCESA)

Foto: César Vicuña (OCESA)

Foto: César Vicuña (OCESA)

Foto: César Vicuña (OCESA)

Foto: César Vicuña (OCESA)

Foto: César Vicuña (OCESA)

Por moonman

Para inaugurar la temporada de conciertos 2018, se presentó The National. Lo curioso de esta ocasión es que es la primera vez que no viene en el marco de un festival o como telonero, sino en un show completamente para ellos después de una década de venir a la Ciudad de México, el cual sorprendentemente casi llegó a su sold out.

Uno podría preguntarse por qué pasaría esto, creo que la respuesta está en el fondo de sus canciones. Pocos como Matt Berninger logran crear estas cápsulas de tiempo que reflejan a la perfección la complejidad del siglo 21: la soledad en medio de millones de personas, las traiciones que nos hacemos a nosotros mismos para sobrevivir socialmente, la aceptación y gozo de la melancolía, y así podría seguirme… lo que es un hecho es que líricamente retrata sin ornamentos barrocos ni exageraciones lo que hoy en día significa vivir en un mundo que cae cada vez más en la ficción.

The National es de los pocos artistas que han logrado venir con cada uno de sus álbumes desde 2008, así que para los que los hemos visto en cada cita hemos podido ser testigos de cómo han ido evolucionan musicalmente y en el escenario. Si en The Boxer nos llamó la atención sus colores sónicos particulares, ahora podemos ver más gamas cromáticas que van desde la introspección más profunda, a la liberación de energía contenida.

Matt Berninger, que en esta ocasión no estuvo acompañado de una copa de vino, estuvo como siempre enfocado en darle la intensión correcta a cada una de sus canciones: por momentos permanecía estático, por otros se retorcía, y en otras -guiado por la energía que fluye en el concierto- se baja al escenario para tocar y ser tocado. Sacó a relucir su parte política al decir que Trump es un dickhead y también bromeó al decir que sus canciones no son para bailar o que seguía una canción aún más triste. Sin esforzarse logra ser un gran showman.

Hubo grandes momentos en la noche pero sin duda el final con “Vanderlyle Crybaby Geeks” fue lo más memorable. Decidieron desconectarse por completo para que la gente tomara el control y cantara a capella: “All the very best of us / string ourselves up for love”. Gran momento.

Que manera de arrancar el 2018. Ojalá siga así de bueno.

 

Post escrito por: Staff MHR

Post Relacionados