RPM: 20 años de Music Has The Right To Children de Boards Of Canada.

August 23, 2018

Open the light:
20 años de Music Has The Right To Children de Boards Of Canada

Por Ernesto Acosta Sandoval @erniesandoval_

En un año en el que la movida para hacer música electrónica estaba relacionado con el big beat y el revival del House ochentero, grabar un álbum como Music Has The Right To Children resultaba atrevido y fascinante. El debut del dueto escocés Boards Of Canada no tenía nada qué ver con lo que se estaba produciendo dentro del género en ese momento y estaba más cercano a lo hecho por Aphex Twin o Autechre, pero también se desmarcaba de ellos para lograr tener su propia voz. Y esa voz era el resultado de usar samplers analógicos, manipulación de cintas, sintetizadores antiguos desafinados y cajas de ritmo lo-fi. Grabar y lanzar un álbum así era como lanzarse al vacío sin paracaídas. Pero el mundo es de los valientes. Y los hermanos Marcus Eoin y Michael Sandison lo fueron al entregar esta obra maestra.

Music Has The Right To Children es el resultado de años de práctica y experimentación. El dúo empezó a hacer música desde 1981 cuando grababan los sonidos de su radio de onda corta y de su televisión, y luego los manipulaban con sintetizadores de segunda mano. Durante un tiempo guardaron esos cassettes, sabiendo que en algún momento podrían resultarles útiles. A mediados de los noventa, empezaron a grabar música de forma más profesional en un pequeño estudio cercano a su hogar en un pueblo perdido de Escocia. Llamaron la atención de la Warp Records quienes los invitaron a, primero, lanzar un par de EPs, y después expandir sus fronteras con un álbum completo. Todo lo que habían hecho en el pasado es el fundamento para estos 18 paisajes sonoros. Cuatro años antes, Aphex Twin había entregado el segundo volumen de sus Selected Ambient Works. Boards Of Canada aquí continúa el legado y lo potencia con ritmos de Hip-Hop, voces inescrutables, títulos sinestésicos (aun más que los de Richard D. James), y difusas melodías hipnotizantes. El dueto juega con la memoria, te enreda en sus recuerdos personales para que tú regreses a los tuyos y los musicalices con estos sonidos. Esto es el soundtrack que no sabías que necesitabas para una época de tu vida que ya viviste.

Escuchar Music Has The Right To Children es transportarte a un mundo único en el que todo sucede de forma más lenta para que aprecies cada detalle y cada textura que se te presenta. Es armar un rompecabezas sonoro en el que cada pieza que vas encontrando embona perfecta con la anterior. Así que a ponerse los audífonos y a dejarse llevar de la mano por este par de hermanos a un lugar en el que la música tiene el derecho, no sólo para los niños, sino para todo aquel que esté dispuesto a transportarse.

Post escrito por: Ernesto Acosta

Post Relacionados