HONNE @ El Plaza Condesa

September 9, 2018

HONNE

Foto Óscar Villanueva (OCESA)

Foto Óscar Villanueva (OCESA)

Foto Óscar Villanueva (OCESA)

Foto Óscar Villanueva (OCESA)

Foto Óscar Villanueva (OCESA)

Tayrell

Foto Óscar Villanueva (OCESA)

La dualidad del amor que HONNE nos mostró en El Plaza

Por Aarón Cortés

La primera vez que HONNE visitó nuestro país fue durante el Corona Capital 2017, donde estuvieron limitados a un set de apenas seis canciones. Así que en esta ocasión los pretextos sobraron al momento de elegir a México como el punto de partida de su tour por Norteamérica, con el lanzamiento de su segundo álbum.

Después de un DJ set lleno de beats relajantes ideales para entrar en el mood, cortesía de Tayrell, Andy Clutterbuck y James Hatcher aparecieron muy contentos de regresar a los escenarios (luego de un pequeño descanso) acompañados de Rebeka Prance (BEKA) en los coros, Duayne Sanford en la batería y Amadu Korama en el bajo. Una alineación que, a pesar de ser backup, toma el protagonismo en puntos clave del show.

Curiosamente, el tema de apertura fue “Forget Me Not”, la última pieza de Love Me / Love Me Not que comienza repitiendo una y otra vez el nombre del álbum para dar inicio a ese ciclo de dualidad amorosa. Aunque sólo bastó con tres canciones del concierto para que HONNE se enamorara del público mexicano y aprovechara su energía para extender el coro de algunas canciones, con tal de que no cayera la fiesta.

Una de las grandes sorpresas fue que pudimos escuchar completo el nuevo álbum, intercalado con las piezas de Warm On A Cold Night. Pero algunas canciones viejas tuvieron que quedar fuera del set y entre las que pagaron los platos rotos estuvo “It Ain’t Wrong Loving You”, que brilló por su ausencia al ser uno de los hits más destacados de la banda. Por otra parte, esto nos dio la oportunidad de disfrutar otras no tan comunes como “Coastal Love”.

Entre luces azules moradas y rojas con saturaciones seductoras, HONNE jugó con nuestros sentimientos contándonos historias de desamor, esperanza por conseguir lo que uno desea al confiar en que todo saldrá bien y también hubo espacio para la magia del enamoramiento. Todo con una vibra muy relajada que hacía casi imposible resistirse a bailar, sin importar qué tan triste estuviera la letra.

Rebeka Prance nos regaló una gran interpretación de “Someone That Loves You” como sustituta de Izzy Bizu (quien recibe los créditos en la pieza original) y en las voces femeninas de “Crying Over You” y “Location Unknown”. Aunque en el resto de las canciones, cuando sólo se limitaba a cantar los coros, su voz se apagaba entre las estruendosas percusiones de Sanford. Un gran error al momento de calibrar los micrófonos.

De hecho, entre tantas historias diferentes de amor en las canciones, HONNE dio espacio para subir a unos fans al escenario después del encore y que éstos crearan la suya, pues delante de un Plaza que fue sold out, vimos a una chica pedirle matrimonio a su novio justo antes de “Day 1”. El toque cursi necesario antes de una de sus canciones más románticas y que además fue la última que interpretaron.

Andy Clutterbuck supo transmitirnos su emoción por el concierto a través de su voz, haciendo aún mejor las versiones en vivo de “Warm On A Cold Night”, “306” donde presentó a su “alter ego” de voz aguda y “Good Together”. Claro que el otro rostro del grupo no podía pasar desapercibido, por lo que James Hatcher se lució con los efectos de pedal en la guitarra en canciones como “Shrink”, donde nos presumió la versatilidad de estilos de la banda y demostró que a pesar de que tocan Pop, la cosa puede ponerse heavy.

HONNE es la solución perfecta para el mal de amores y distraerse de la tristeza mientras bailamos. Un espectáculo ideal para corazones solitarios y parejas, donde todos salen complacidos al identificarse con al menos una de sus canciones que encaja perfecto con su situación sentimental. A diferencia de otros conciertos, parece que la gente se clavó más en el escenario y la diversión, pues no vimos tantos teléfonos levantados y la interacción fluyó de forma natural.

La banda nos demostró que no importa que sean considerados como un “acto chico”, pueden tomar riesgos como explotar al máximo su canción más popular (“Warm On A Cold Night”) con una mayor duración, o hacer cambios importantes en el set. Saben cómo dar un gran show en vivo y el claro ejemplo fue un Plaza a reventar, ¿será este el principio de su ascenso a la cima del éxito?

Post escrito por: Blogger invitado

Post Relacionados