RPM: 10 años de Merriweather Post Pavilion de Animal Collective

January 10, 2019

There isn’t much that I feel that I need:
10 años de Merriweather Post Pavilion de Animal Collective

Por Ernesto Acosta Sandoval @erniesandoval_

Si uno observa de pasada, o sin ponerle mucha atención, la portada de Merriweather Post Pavilion, el octavo álbum de Animal Collective, parece intrascendente. Patrones verdes repetidos sobre un fondo púrpura. No comunica mucho, no explica nada. Sobre todo si nunca se ha escuchado dicho LP. No es una portada llamativa, ni atractiva. Es, de hecho, y claro está, un homenaje a esos cuadros que tuvieron su apogeo a finales de los ochenta en los que uno tenía que entrecerrar los ojos, alejarse, y después de un rato, figuras comenzaban a dibujarse. Lo que se escucha cuando se pone el disco en el reproductor y en el formato de su preferencia, es algo similar y refleja el arte de la portada. O viceversa, la portada es un reflejo del interior del álbum. Merriweather Post Pavilion no es una simple colección azarosa de canciones. Para apreciar el contenido hay que prestar atención y dejar pasar cada uno de sus componentes con paciencia, para al final tomar un paso atrás y escuchar cómo se forman los paisajes sonoros que Dave Portner, Noah Lennox y Brian Weitz crearon durante todo el 2008.

Altamente experimental, sorprende diez años después, que Merriweather se haya convertido en el éxito que le significó a la banda: su álbum más vendido, el que los encumbró a nivel de estrellas de eso que llaman indie a finales de la primera década del siglo XXI. Y ya que estamos en eso, ahondemos. Para inicios de 2009, los sonidos que habían saturado las ondas radiales a principios de los 00s casi se habían convertido en un recuerdo. La época del revival del Garage, Punk y del Post Punk comenzaban a pasar a segundo plano y había en el aire una cierta indefinición. No había un estilo imperante y eso significaba que cualquiera podía llegar y tomar la estafeta para imponer su propio sonido. Veo difícil que esa haya sido la intención de Animal Collective, pero Merriweather Post Pavilion, quizá sin darse cuenta, sí le dio un golpe al sonido de la época e hizo que los reflectores se posaran sobre grupos que podrían ser considerados “freaks” o inusuales, como Grizzly Bear o Dirty Projectors. ¿Cómo lo logró? Abrevando de influencias como los Beastie Boys de la época de Paul’s Boutique, el Beck de finales de los noventa, el DJ Shadow de Endtroducing, los Flaming Lips de The Soft Bulletin, o los Avalanches, pero con una característica de la que aquellos adolecían: el sonido que produjeran tenía que sonar por completo orgánico y como si lo estuvieran tocando en vivo. Así, canciones como “Daily Routine” o “Summertime Clothes” se sienten inmediatas y vivas. O grandiosas y épicas como las abridoras “In The Flowers” y “My Girls”. A eso, habría que agregarle la necesidad de sus perpetradores por nunca dejar de hacer melodías pegajosas y dulces como chicle de frambuesa.

Merriweather Post Pavilion (nombrado así por un lugar para conciertos en Maryland) se convirtió en un éxito crítico inmediato. Fue nombrado el mejor álbum de 2009 en más de una publicación, sin buscarle mucho si no porque de plano entre lo que se lanzó en el año, el grupo de Brooklyn fue el más original, el único con un sonido irrepetible y casi imposible de calificar: cuando crees que ya le agarraste la onda a una canción, la siguiente te cambia el juego por completo. Merriweather Post Pavilion es un disco único porque es un disco único para cada persona que lo escucha. Cada persona tiene su versión y su entendimiento del álbum profundamente propio. Como los cuadros esos, que despertaban debates sobre lo que tal o cual persona veía.

Reseña original de Merriweather Post Pavilion (2009)

Post escrito por: Ernesto Acosta

One thought on “RPM: 10 años de Merriweather Post Pavilion de Animal Collective

  1. Pingback: RPM: 10 años de Veckatimest de Grizzly Bear - Me hace ruido

Comments are closed.

Post Relacionados