Reseña: Tiny Ruins /// Olympic Girls

February 21, 2019

Tiny Ruins
Olympic Girls
Ba Da Bing!
8.1

Por Andrés Quiroz

Por allá del 2011, la cantautora neozelandesa Hollie Fullbrook sorprendía al mundo con un primer LP titulado Some Were Meant for Sea. Un disco que fue celebrado por los charts y blogs de todo el mundo y que la sacó de la comodidad de su casa en Nueva Zelanda para embarcarla en
una extensa gira por el Reino Unido, Europa y Norteamérica; un pasaje que ha estado repitiendo ya varias veces. Después vino un segundo álbum, Brightly Painted One, fantástico también, y un par de colaboraciones con Hamish Kilgour de The Clean y el mismísimo David Lynch que han marcado el rumbo de Fullbrook hacia Tiny Ruins.

Después de un año de experimentación en el estudio, y basada en el minimalismo de sus discos anteriores, Fullbrook reaparece con Oylmpic Girls asentada en algún lugar entre el Folk y Blues, y sobretodo una fácil escucha. El álbum posee un tono relajado pero práctico con capas de instrumentación que giran alrededor de la delicada y elegante voz de Fullbrook.

Imagina que Joni Mitchell se encuentra con The Cranberries ya que las raíces populares todavía están ahí, pero cada pista, con su diversa, amplia y exquisita instrumentación, te lleva a un Pop de ensueño; mientras que las letras de Fullbrook, aunque místicas, todavía están basadas en imágenes simples. Habitaciones de motel y estanterías polvorientas son idealizadas y elevadas a un clímax embriagador que la neozelandesa ha ido puliendo con el paso de los años.



La canción de apertura (“Olympic Girls“) gira alrededor de un estribillo ciclista, mientras que la percusión va rellenando los espacios a medida que la pista crece. Establece la escena para un álbum que confía en su vulnerabilidad, y que nos deleita con un sonido más grande. Después aparece “School of Design“, donde una ágil y acampanada guitarra acústica, son la herramienta perfecta para enmarcar la narrativa de Fullbrook, quien reflexiona sobre lo cuidadoso de una obra de arte, así como sobre su poder transracional y de transporte. “Me sorprendió un sentimiento, es difícil de describir, la necesidad de estallar en el techo, aturdido, levantó el cristal al cielo“, comenta.

La primer canción que escribió Fullbrook, de acuerdo con algunas entrevistas, fue “One Million Flowers“. La canción que según sus propias palabras, la llevó en esta dirección mas expansiva porque tiene un peso y un drama sumamente placentero. El teclado parpadeante, la percusión más
estridente que de costumbre, y este golpe y retroceso en el ritmo, de tres a cuatro, crean una atmósfera, al mas puro estilo francés: densa, cálida y melodiosa en la que Fullbrook parece estar atrapada. “Holograms” es una canción adornada con diapositivas vocales llamativas y nos habla sobre luchar contra la muerte, salvada al final por un casco de Darth Vader. Cada coro termina con la sílaba final de “Holograms”, levantándose en un vuelo adormecido y encantador.

Un álbum con una diversidad magnifica de sonidos: violonchelos, vibráfonos, órganos, sintetizadores, que le dan al álbum una tactilidad exuberante que encaja perfectamente entre lo acústico y lo eléctrico. Escucha la paleta de platillos y agitadores que impulsan “Sparklers“, o las campanitas soleadas y mellotron de “Kore Waits in the Underworld“. Nunca es demasiado complejo metódicamente, pero tiende a cambiar las canciones en direcciones inesperadas, como las progresiones de acordes en “My Love Leda” o la oscuridad extrañamente transpuesta del coro en “Stars, False, Fading“, que amenaza con tirar y chasquear.

Oylmpic Girls, ya sea con sus letras o con su exquisita instrumentación, te empujarán a un abrasador sueño. Ambas son convincentes.

Post escrito por: Blogger invitado

No existen entradas similares