Bad Religion @ Pepsi Center WTC

November 5, 2019

bad religion

Foto César Vicuña (OCESA)

bad religion

Foto César Vicuña (OCESA)

bad religion

Foto César Vicuña (OCESA)

bad religion

Foto César Vicuña (OCESA)

Por moonman

La última vez que Bad Religion visitó la ciudad de México, fue en el festival Hell and Heaven, ese día fue memorable para muchos y desastroso para otros porque una terrible lluvia azotó la tarde de ese fin de semana en la CDMX. Esta vez en el Pepsi Center WTC, la banda se cobraba esa deuda con los fans mexicanos, con un setlist más largo y la intimidad de presentarse en solitario.

Bad Religion demuestra que el género aún sigue vigente y que la experiencia sobre la tarima, así como la precisión al tocar, suplen cualquier otra cosa extra en su show, que solo es respaldado por una gran manta con el nombre de la banda. No necesitan más.

Después de la presentación de la banda mexicana De Nalgas, inició el show con “21 Century (Digital Boy)“, siguiendo con “Fuck You” y “Anesthesia”. La furiosa “I Want To Conquer the World” nos remite a ese Bad Religion underground de finales de los ochenta y da paso a “End of the History”, dos canciones en épocas tan dispares pero que suenan tan frescas como si hubieran sido grabadas en el mismo año.

Una gran cantidad de los asistentes rebasan el tercer piso y se notaban los rezagos del Punk Rock en su piel, aunque hay algunos moshpit en la zona, ya es más importante cuidar las articulaciones, esto no evita que sea un gran ambiente, recordando aquel show en el extinto Salón 21.

Los Angeles Burning”, “New Dark Ages”, “Sinister Rouge” y “Generator” fueron otras de las canciones que engrosaron el setlist de los angelinos, que no dejaron fuera melodías que han marcado su carrera que supera las tres décadas de existencia

La rola que hizo popular a Bad Religion en el videojuego de Playstation Tony Hawk,You”, se convierte en el pretexto para levantar la cerveza y corearla, como cuando teníamos un control en las manos jugábamos a realizar los trucos que nos eran imposibles en la realidad; con ese ritmo vertiginoso que apenas rebasa los dos minutos de duración, continúan con “Do The Paranoid Style” y para seguir con la canción que se ha convertido en no solo un himno para el Punk gringo, sino para el todo el género. “Punkrock Song” provoca que los cuerpos choquen unos contra otros para demostrar que el punk aún no muere. Esto sigue con una de las más “recientes” “Sorrow” del disco The Process of Belief, editado a principios de siglo.

Un breve encore para prolongar el toquín y tocar “Infected”, una canción que fue coreada con su letra de amor bizarro para luego cerrar con la clásica “American Jesus” que se ha convertido en su canción insignia para cerrar sus shows.

Un show que no le pide nada a las bandas más jóvenes, pues aun conservan esa energía e ímpetu para seguir dándole al género un respiro, aunque sea de mucha nostalgia.

Post escrito por: Blogger invitado

Post Relacionados