Ghost @ Palacio de los Deportes

March 4, 2020

ghost en mexico

Foto Lulú Urdapilleta (OCESA)

ghost en mexico

Foto Lulú Urdapilleta (OCESA)

ghost en mexico

Foto Lulú Urdapilleta (OCESA)

ghost en mexico

Foto Lulú Urdapilleta (OCESA)

ghost en mexico

Foto Lulú Urdapilleta (OCESA)

Por Diego Álvarez Rex

Cada vez más grandes y cada vez más épicos. El regreso por la puerta grande de Ghost a nuestro país marcó no sólo uno de los momentos cumbres de la banda al presentarse en uno de los recintos más grandes de su carrera, sino inauguró la llegada Papa Emeritus IV al linaje de los suecos satánicos.

Ghost es una cuestión de fe y por ello necesita que sus fieles crean. El proyecto de Tobias Forge no necesita siquiera estar en escena para que comience espectáculo. Toda la alegoría de las sucesiones papales, de la identidad secreta, de los álbumes conceptuales y, aunque la controversia sobre las decisiones legales tras bambalinas que hayan tomado como proyecto desde el 2016 (unos diciendo que inclusive se comprometió su sonido y calidad), sin duda cuando las luces posteriores, con tonos rojos, que iluminaron los vitrales del santuario se encendieron en punto de las 20:30, todas las almas dentro del Palacio de los Deportes estaban dispuestas a entregarse en su plenitud al ritual.



Lejos de tener únicamente un fondo, todo un montaje con plataformas, dos teclados, percusiones, batería, dos guitarristas y un bajista aparecieron de la oscuridad cubiertos con túnicas y máscaras plateadas, quienes, por unos instantes, se mantuvieron firmes en la tarima y a la expectativa. El primer acto de los Nameless Ghouls fue “Ashes”, al tiempo que Cardinal Copia, ataviado con un traje morado que similar al del Guasón de César Romero, aparecía brincando sobre el escenario.

Para quienes tuvimos oportunidad de ve a la banda con los papas anteriores, así como con los Ghouls pasados, el andar del Cardinal Copia hacía perfecto equilibro con los movimientos de sus espectros sin nombre quienes ahora como un potente conjunto de Rock de estadio se mueven de un lado a otro aplaudiendo y luciéndose por todo el escenario. Del otro lado de la barricada, los fieles también interpretaban su rol y coreaban al unísono temas como “Cirice”, “Faith” y la inesperada “Con Clavi con Dio”, tema que fue la celebración de la histórica presentación del Papa Emeritus IV tras un infarto en vivo del Papa Nihil que tocó el saxofón durante “Miasma” siendo el mismo Cardinal Copia desvestido y ataviado en escena por monjas al ritmo de la misteriosa canción “Arrival” de ABBA en los parlantes. La ovación a tal performance fue simplemente ensordecedora.

El setlist para el concierto bautizado para cerrar su tour como “A Final Gig Named Death”, se enfocó principalmente en sus últimas producciones, destacando que la banda no había propiamente pisado suelo mexicano para presentar Prequelle, Popestar y Seven Inches of Satanic Panic, siendo temas como “Dance Macabre“, “Kiss the Go-Goat” y la genial “Square Hammer” recibidos con gritos histéricos y coros unísonos; queda más que claro que público mexicano se rindió ante el ritual de la banda sueca que no dejó de agradecerle inclusive cuando entonaron “Happy Birthday” al Cardinal Copia debido a que anoche igual fue el cumpleaños de Tobias Forge, pero este fingió demencia al no querer revelar su identidad y decir: “Sí, yo le paso el mensaje”.

Ghost hoy por hoy es una de las bandas más grandes del Heavy Metal moderno, dejando atrás el misterioso acto que tenían de Hard Rock setentero que lo caracterizó en sus primeros años, para enfocarse en riffs pesados y épicos, honrosamente representa la sangre nueva del sonido obscuro a nivel masivo. La mezcla de espectáculo teatral con música pesada genera una reacción ante la cual el público no se puede resistir. Para este gran concierto se presentó una audiencia variopinta; había padres de familia (con playeras de bandas consagradas) acompañando a sus hijos (con playeras de Ghost), parejas, metaleros y no-metaleros, y hasta niños disfrazados en la plancha del Palacio (las butacas se encontraron cerradas, exceptuando por un par al costado del escenario).

Ghost es cuestión de fe. Es necesario creer que su espectáculo, tal como está pensado, es posible. Canciones épicas, flamas y truenos, músicos enmascarados sin nombre y hasta muertes y bautizos en el escenario digno de grandes como Alice Cooper y King Diamond. Tobias Forge y su Ghost conlleva dejarse sorprender y ser cómplice de su mensaje supuestamente satánico. Después cada uno puede ir en paz.

Post escrito por: Diego Álvarez Rex

Post Relacionados