Entrevista /// Dorotheo: 10 años de evolución musical

May 26, 2021

dorotheo

Foto Claudia Ochoa

Dorotheo:
10 años de evolución musical

Por moonman

Pocas bandas tienen la fortuna de ver la evolución que han tenido: desde la creación de un sonido distintivo para su proyecto, incorporar nuevos integrantes que han ido aderezando y perfeccionando sus canciones, hasta crear espacios colectivos de músicos y productores con completa creatividad musical para el bien de las canciones.

Así ha sido la trayectoria de Dorotheo, proyecto de Benjamín Zárate, a quien en MHR le hemos seguido la pista desde que formaba parte de Antoine Reverb así como su proyecto Volumina, y que ahora, al lado de Otto Malgesto y demás aliados nuevos y antiguos, han consolidado a Dorotheo como una de las propuestas de Rock en México más sólidas por notar de inmediato una gran habilidad en sus instrumentos y capacidad melódica. Desde Guadalajara platicamos con él para que nos diga el estatus actual de la banda y el lanzamiento de su próximo EP Cómo es; aparte aprovechamos que una de las fundadoras de MHR fue allá para tomarles fotos, algo ahora poco usual en épocas de pandemia.



dorotheo

Foto Claudia Ochoa

Te hemos visto con varios proyectos en MHR, pero Dorotheo ha sido uno de los más largos que has estado
Sí, desde 2011. Fue un proceso de transición entre Volumina y éste. Aquí me relacioné con más músicos. Empecé componiendo de forma distinta, en un inicio sonaba un poco más infantil pero a la vez serio en cuanto a lo experimental. Cuando le abrí a Laetitia Sadier de Stereolab, tocaba solo con mi guitarra, pero a partir de ahí comencé a tomar más en serio el proyecto.

¿Cómo ha evolucionado Dorotheo en estos 10 años?
Muchísimo. Al principio era explorar las influencias del Rock de los 60s y 70s, luego fue cambiando la alineación y se tornó más duro el sonido, menos Psicodélico y más Rock. Luego nos tomamos una pausa de tres años en donde estuvimos viajando y desarrollando proyectos independientes. Estuve en la Costa Oeste de Estados Unidos donde me la pasé improvisando con la intensión de componer en tiempo real. Nos volvimos a juntar en 2018 con un amigo de San Francisco (que está en Francisco y Madero). Estuvimos de gira con él en Estados Unidos. En 2019, uno de los integrantes se casó y me quedé solo con Otto, el baterista; ahí fue cuando decidimos no perder la esencia del sonido de Dorotheo llenando los espacios con sintetizadores y atmósferas para cubrir la parte melódica. Cambié a una guitarra barítono donde puedo emular sonidos de bajo. Creo que este ha sido la evolución más grande de la banda en cuanto al sonido. Ahora regresó el bajista original y volvimos al estilo de lo que hacíamos antes porque se complementó muy bien con la batería.

dorotheo

Foto Claudia Ochoa

En el tiempo que estuviste en Estados Unidos, ¿qué fue lo que viste que crees que en México hace falta?
La primera vez que fui, me impresionó cómo los músicos se relacionan con la música al tocar los instrumentos y buscar su sonido personal. Por ejemplo, todas las bandas traían su propio equipo y eso es importante porque tú haces tu sonido con tu propio equipo y es importante transmitir ese sonido que creaste en los conciertos. También es difícil hacer giras en varias ciudades porque están muy lejanas sobretodo en México. Hay una gran devoción en la música y también mucha competencia, lo que hace que mejoren al componer y tocar y ver quién es el más original. Por ejemplo con Antoine Reverb, se me hizo raro llegar al Vive Latino porque no se traducía en nuestro número de seguidores, era prácticamente imposible llegar a la CDMX. Ahora, Hugo Quezada ha creado una buena escena en la que Dorotheo puede proponer algo distinto.

Cuando surgió Dorotheo estaba muy en boga en Shoegaze. Lo que me llama la atención es que para esta nueva etapa estás con el gurú de ese sonido: Hugo Quezada, quien es un gran productor y con un oído muy audaz, ¿cómo fue trabajar con él y qué tanto modificó lo que tenían en mente?
Lo conozco desde que estaba en Volumina, venía mucho a Guadalajara a tocar con ROB0TA. Gracias a Javier Audirac lo conocí y de hecho íbamos a trabajar con él con Antoine Reverb. Tanto él como nosotros estamos en una posición distinta y fue fácil trabajar con él. Tiene un tacto refinado y certero, conoce su sonido y equipo y tiene gustos muy buenos. Las canciones no se modificaron en nada, lo más interesante fue grabar batería y guitarra, después fue un proceso creativo y fluido al momento de hacer los arreglos con sintetizadores. Seguiremos trabajando con él con un nuevo disco.

dorotheo

Foto Claudia Ochoa

En este periodo de pandemia he entrevistado a varios músicos que coinciden en que ha sido una época muy productiva, ¿cómo fue en el caso de Dorotheo?
En un principio fue muy difícil porque el disco lo grabamos en 2019 y estábamos listos para la promoción y tuvimos que parar. Tuvimos la oportunidad de grabar para el compilado Call & Response del sello Halfshell Records en Seattle, y otra canción para otro compilado que aún no sale. También grabamos música para una empresa de café, tuvimos sesiones en vivo… sí ha sido un periodo creativo ya que nuestra mentalidad cambió. Creo que por lo mismo empezará a haber música más elaborada y arriesgada porque estamos en un momento donde cuestionamos todo socialmente y políticamente. Es un buen momento para ser músico.

La pandemia nos ha ayudado a planear mejor. Recientemente tuvieron conciertos en vivo, ¿cómo te sentiste?
Fue intenso e impactante. Fue para 50 personas… ¡Creo que en todo este año no había convivido con tantas personas! Me puse nervioso como si fuera la primera vez. Se armó una banda de cinco músicos y las canciones sonaban muy grandes. Fue una energía muy bonita. Tengo rato cuestionando para quién escribo la música, y al ver el impacto en las personas es trascendental. La música es importante socialmente y de forma introspectiva para quitarte el estrés, porque es catártico.

dorotheo

Foto Claudia Ochoa

Cuéntanos sobre las colaboraciones que tendrán
Con Apache O’Raspi es muy bonito trabajar, como el disco no tiene bajo, tocó sintetizadores durante la composición y nos dio muchas ideas. Con Mabe Fratti fue muy espontáneo, me gusta mucho su música y cuando vino a Guadalajara le abrí y quedé muy impresionado de su show. Cuando estábamos terminando “Caetanave” me dijo: “Pásame la letra” y la grabó en unos minutos. Presenciar su flow fue muy bonito. Tanto Hugo como Héctor Malgarejo tocaron algunos instrumentos y sintetizadores y programaron secuencias.En las letras colaboró Diego de Antoine Reverb. Fue un trabajo en equipo.

La música tiene esta parte colaborativa en donde todos los esfuerzos van dirigidos para la canción
En Volumina casi siempre estaba solo, pero trabajar con más personas aprendes por estar como espectador y ver cómo se pueden hacer las cosas más grandes.

dorotheo

Foto Claudia Ochoa

Post escrito por: moonman

Post Relacionados