La inolvidable primera vez de Roosevelt en la CDMX

April 29, 2022

Roosevelt

Roosevelt cdmx

Foto Eduardo Lara @lalolarete

Roosevelt cdmx

Foto Eduardo Lara @lalolarete

Roosevelt cdmx

Foto Eduardo Lara @lalolarete

Roosevelt cdmx

Foto Eduardo Lara @lalolarete

GRLS

GRLS banda

Foto Eduardo Lara @lalolarete

GRLS banda

Foto Eduardo Lara @lalolarete

La inolvidable primera vez de Roosevelt en la CDMX

Por Aarón Cortés @acorsaint

Roosevelt fue una de las mayores sorpresas del primer lineup del Festival Echoes en Guadalajara, marcando así el regreso de este proyecto luego de tres años, cuando se presentaron en Bahidora 2019 (su primer y único concierto en nuestro país). Por lo que decidieron aprovechar el viaje al máximo y debutar también en la Ciudad de México con tres fechas sold out en el Foro Frontera, un nuevo espacio que llega como sustituto de aquellos venues que desaparecieron durante los últimos años.



A pesar que este podría parecer pequeño en un inicio, el Foro Frontera nos ofrece ese ambiente íntimo necesario para sentir que estás viendo a tus artistas favoritos en un bar, con el espacio suficiente para presenciar un show de calidad lejos de lo austero. Por lo que es la opción perfecta para salirse de la rutina de vez en cuando.

El calentamiento previo al acto estelar estuvo a cargo de GRLS, un dueto nacional cuyos beats y guitarras hicieron el match perfecto con el estilo de Roosevelt; y que además tuvieron la oportunidad de tocar un set de 50 minutos.

Finalmente, entre un montón de humo proveniente de las máquinas para apreciar mejor las luces (tal vez demasiado para el tamaño y ventilación del recinto), Roosevelt apareció en el escenario con su fiel banda de apoyo y el intro perfecto a cargo de “Easy Way Out” (canción con la que también inicia su último álbum) para darnos una probadita de la progresión instrumental que veríamos el resto de la noche.

Y es que gran parte de la esencia de este proyecto es mezclar la esencia del Indie Rock y el Funk con beats dignos de sonar en cualquier club nocturno (recordando que Marius también tiene experiencia como DJ); por lo que su equipo constó de varios instrumentos como panderos, pads, MIDIs, teclados, consolas, efectos y la estructura tradicional de una banda compuesta por guitarras, bajo y batería.

Lo mejor de todo es que nunca hubo aditamentos de sobra, pues cada elemento fue aprovechado al menos en dos ocasiones, pues nos llevamos la sorpresa de que extendió algunas de sus canciones al estilo de sus “Midnight Version” -versiones alternas de algunos de sus temas con un enfoque más “Dance”- con beats complementarios posteriores al final de la canción y mezclas en vivo de su propia voz, al puro estilo del buen James Blake. Guitarras rítmicas, beats y percusiones suaves con el balance de energía necesario para mantener bailando a todos aquellos que esperaban con ansias piezas “Shadows” y darle satisfacción a sus fans más clavados.

Los visuales se mantuvieron “minimalistas” con las luces, humo (que un par veces escondió a la banda entre la neblina de colores) y la portada del álbum que hizo aparición en la última parte del acto. Aunque esto nos ayudó a concentrarnos más en la increíble labor de escenario de Roosevelt, que se la pasó cambiando de instrumentos como loco durante 15 canciones sin dejar caer los ánimos entre transiciones.

El setlist de hora y media dio preferencia a Polydans (su más reciente material) y su material homónimo de 2016, dejando atrás al Young Romance de 2019 que fue el que tocó cuando se presentó en Bahidorá. Sin dejar de lado las ya clásicas “Montreal” y “Sea”, con las que se dio a conocer bajo este pseudónimo por allá del 2013 tras el lanzamiento del EP Elliot y un cover a “Music Sounds Better With You” de Stardust. Tal vez el único punto en contra de este set, es el hecho de que fue idéntico al de la primera fecha (es importante resaltar que nosotros fuimos a la segunda) y que también ha sido el mismo desde su regreso a los escenarios post COVID, a finales de noviembre. Pues al tratarse de una mini “residencia” en la CDMX, esperábamos que al menos tratar de darle un poco de variedad a cada show con un par de temas diferentes.

Sin embargo esto no fue ningún impedimento para darlo todo en el escenario con un show que nos mantuvo activos de principio a fin, pues esas versiones extendidas duraron lo necesario para evitar fastidiarnos e incluso el tiempo de encore fue un breve descanso para generar hype previo al cierre.

Otro punto que debemos resaltar en este texto es que los shows de Roosevelt forman parte de los primeros eventos desde que el uso de cubrebocas dejó de ser “obligatorio” en la CDMX, por lo tanto fue un poco extraño volver a las andadas como solíamos acostumbrar. Y con su respectiva distancia (aunque cada vez menor), la gente se comportó de la mejor forma y compartieron su emoción y buenas vibras en todo momento. Así que debemos aplaudirles que hicieron que todo funcionara de la mejor forma posible.

Está claro que Roosevelt ya se unió a la lista de actos que fueron flechados por la audiencia de la Ciudad de México, aunque sin abusar de los gritos y amor del público para regodearse un rato. Por lo que estamos seguros de que volverá apenas se presente la oportunidad (tal vez con su cuarto álbum), aunque tal vez será difícil volver a igualar la atmósfera perfecta de su primera vez aquí, lejos de las prisas y complicaciones de festivales y una justa compensación para todos aquellos que no pudimos verlo en 2019.

Esperamos que no tengamos que esperar otros tres años para este regreso y mientras tanto nos quedamos más que satisfechos con la mejor forma de olvidarse del estrés de la semana al ritmo de esta gran mezcla de géneros.

Post escrito por: Aaron Cortes

Post Relacionados