Reseña: Fontaines DC /// Skinty Fia

April 26, 2022

skinty fia fontaines

Fontaines DC
Skinty Fia
Partisan
9.6

Por Ernesto Acosta Sandoval

A mitad del encierro 2020-2021, decidí dejar de postergar uno de mis eternos pendientes literarios desde que estaba en la universidad. Me armé de paciencia, me senté y comencé a leer Ulysses de James Joyce, una de esas obras que la mitad de la gente dice que ha leído, pero no es verdad, o bien, la otra mitad dice que es imposible de leer y que es impenetrable. La proeza, porque eso es lo que es, me tomó un año. De agosto a agosto. Leía con calma, sin prisas, regresando a releer cosas que no había entendido o que se me habían escapado. Encontré una guía en internet que explica algunos de los pasajes más oscuros, o diálogos de plano ininteligibles, cosa que me ayudó mucho en lograr terminarla. 753 páginas después, entendí algo. Joyce quiso, entre muchas otras cosas, hacer un retrato altamente humorístico de la sociedad dublinesa que lo rodeaba, burlándose de sus enemigos, diciéndole cosas que nunca se atrevió a decirles a mujeres que le gustaban, incluyendo a su esposa, o a sus amigos. Expandir su universo personal, cosa que había comenzado con su libro de cuentos Dubliners y con su novela A Portrait of the Artist as a Young Man. Explorar el folklor irlandés y contrastándole, burlonamente también, con las rancias tradiciones inglesas que casi destruyen al país verde. Y, por supuesto, llevar al límite las nociones preconcebidas de lo que se podía o no incluir en una novela en los albores del siglo XX.



Exactamente 100 años después de la publicación de Ulysses, otros dublineses, en otro medio, pero de igual forma, parecen querer ir detrás de los pasos de Joyce. Fontaines DC lanza su tercer álbum, Skinty Fia, después de los, uno creería, insuperables Dogrel (2019) y A Hero’s Death (2020). Sin perder el impulso creativo que traen desde hace tres años, entregan un álbum redondito y sin relleno. Sin perder el impulso creativo, pero también sin temor a experimentar y moverse a lados más oscuros, más difíciles de digerir. Si bien, Fontaines DC nunca han temido mostrar sus orígenes, aquí los abrazan casi de lleno. El título del álbum, en irlandés, se traduce a algo así como “La Condena del Venado”, y la portada muestra a la extinta especie de venado gigante irlandés. “In ár gCroíthe go deo” abre el disco con todo. Un título en irlandés (que significa “En Nuestros Corazones Por Siempre”) y un perturbador coro que se repite una y otra vez, anuncia un cambio de dirección en el sonido de la banda, pero el corazón que los catapultó desde el inicio sigue latiendo, la sensibilidad Punk marca de la casa sigue ahí. Con un sonido más cavernoso, “Big Shot” y “How Cold Love Is” líricamente se emparientan un poco con algunas cosas de su álbum anterior, pero el ritmo repetitivo y robótico aunado a la voz ahora más grave de Grian Chatten nos siguen recordando que estamos en nuevos terrenos. El angustiante y claustrofóbico primer sencillo “Jackie Down The Line” comienza a mostrar la polifonía narrativa que va a estar presente en varias de las canciones posteriores del álbum, como “Bloomsday” (que refiere, en parte, al día en el que sucede Ulysses, el 16 de junio de 1904), “The Couple Across The Way”, la homónima “Skinty Fia”, “I Love You” o la rarísima “Nabokov”. Musicalmente, el gran acierto de Fontaines, a lo largo de estos tres álbumes e igual número de años, es no moverle a su fórmula. dos guitarras, un bajo, y una batería. Lo interesante es lo que logran hacer con eso. No hay arreglos de cuerdas, no hay sintetizadores, no hay trompetas, ni vocalistas invitados. Acaso un acordeón perdido por ahí, pero no más. Skinty Fia es lo más cercano a comprar un disco de Punk a finales de los setenta, principios de los ochenta, y a pesar de ya conocer a la banda, estar expectante a ver cómo lo sorprenden a uno.

Así como Joyce construyó su carrera literaria retando al lector con cada libro nuevo que publicaba, Fontaines DC reta al escucha con pasajes intrincados, monólogos internos de voces imposibles de discernir. Es como si Dogrel y A Hero’s Death fueran el equivalente Post-Punk a Dubliners y A Portrait of the Artist as a Young Man, accesibles, pero con capas para clavarse, retratos de ellos mismos como artistas en una sociedad que no los termina de comprender. Skinty Fia es pues, su Ulysses, un trabajo denso, al que hay que regresar una y otra vez para encontrar nuevos detalles, nuevas voces, nuevos niveles de lectura. Esto es Fontaines DC, y esto es su tercer y más complejo álbum.

Post escrito por: Ernesto Acosta

Post Relacionados