El mundo según Wos

September 29, 2022

Foto Liliana Estrada (OCESA)

Foto Liliana Estrada (OCESA)

wos pepsi center wtc

Foto Liliana Estrada (OCESA)

Foto Liliana Estrada (OCESA)

El mundo según Wos

Wos aterrizó en el Pepsi Center de la Ciudad de México con su multi galardonado Oscuro Éxtasis. Un show en el que demostró su adaptabilidad y crecimiento como un artista más completo.

Por Enrique Cruz

Wos sigue siendo un caso excepcional por donde se le analice, pocos, muy pocos, han podido dar el paso que a él tanto se le ha facilitado. Pasar de las batallas de freestyle a crear canciones y discos completos es una transición que a más de un rapero le ha costado la carrera completa ¿Un ejemplo claro? Aczino, el mejor freestyler de la historia, sigue batallando por poder hacer otra cosa en el escenario que no sea sólo improvisar.



Wos ha sido distinto y por eso no sorprende del todo hasta donde ha llegado fuera de las batallas y esta noche en la CDMX es otra prueba clara de que se encuentra en otra liga. Primero, porque su último disco Oscuro Éxtasis sorprendió por su nueva faceta, mucho más contemplativa, pero al mismo tiempo agresiva; por haber dejado de lado la idea de los beats por instrumentos y por letras mucho más personales y estructuradas, en síntesis, un Wos más sobrio, pero al mismo tiempo honesto. Su show en vivo fue un reflejo de ello: el poder y presencia que tiene su banda sólo hace que su tamaño como artista sea superlativo, el sonido por momentos parece una calca de Rage Against The Machine cuando “Buitres” abre la noche.

Sorprende, en primer lugar, la adecuación y la elección de temas a lo largo del set, fuera de “Andromeda”, “Culpa” y “Convoy Jarana”, tres sencillos que han sido bien aceptados por sus fans, Wos suelta un corte mucho más personal de su primer disco, Okupa, una canción intima que grita mucho de la faceta que hoy el rapero argentino plasma sobre el escenario.

Es curioso como se ha ido desarrollando su presencia en los conciertos, de ser una figura abstracta que no sabía del todo como moverse sobre la tarima, hoy es un monstruo, un frontman que sabe qué es lo que quiere la gente, sabe cuándo parar y hacer las pausas necesarias para dar emoción antes de cada canción. Eso sí, es palpable lo difícil que es rapear a los más de 2 mil metros de altura de la CDMX.

Y, hablando de cortes que muy pocos se imaginaron escuchar en vivo, Wos suelta un tema que no persigue el recurso fácil de hacer a la gente saltar, “Lleno de Zafiros” es una canción nostálgica que, como el mismo define “es una de esas reflexiones de un domingo por la tarde, donde el pasado puede llegar a ser una sombra cruel…”

La gente se entrega tema, tras tema, el público que en su mayoría lo siguen por su etapa en el freestyle, no tiene reparos en aceptar esta etapa mucho más cercana al Rock que al Rap, aquí es donde Wos se convierte en un fenómeno digno de mención, esta estirando las fronteras de dos géneros que se limitaban a convivir en algo que erróneamente se le ha catalogado como Nu Metal, pero que una nueva generación de artistas está reinventando fuera de cualquier etiqueta. Aunque es irónico que a mitad de todo haya una improvisación con “Guerrilla Radio” como base, al final, las referencias del pasado seguirán persistiendo.

El show de Wos se fue alargando, hasta llegar a una canción que en tan sólo un par de meses se convirtió en una infaltable y en un himno para su público, “Arrancármelo” es otra faceta de él como artista, una guitarra acústica y su voz, nada más, un lado B y canción colateral más allá de Oscuro Éxtasis.
Los sencillos siguieron llegando, es difícil dimensionar la carrera de Wos hasta que se ve un concierto suyo, en la menta parece una discografía corta, dos discos con canciones suelta por ahí y por allá, pero que nunca serían capaces de dar un show tan sólido y memorable como el de esta noche.

Tocando casi por completo su último álbum, sigue siendo encomiable que en medio de cada hit toque cosas como “Gato Negro” o “Mugre” canciones que muestran el lado más reflexivo y voraz del rapero argentino. Finalmente, y, con un breve encore, Wos termina con “Púrpura”, un tema que sigue representando la irá de toda una generación que sigue sin olvidar el rencor contra toda una movida que por muchos años segmento e hizo menos una expresión artística como el freesyle y el Rap latinoamericano, pero que lentamente está mutando, robándole el lugar al ahora tan inofensivo Rock n’ Roll.

Wos es un monstruo sobre el escenario, sin duda uno de los artistas argentinos y latinoamericanos que aún tienen un potencial enorme por dar. Será interesante ver cual será su siguiente transformación ¿regresará el Trap? O ¿Su idea de abrazar aún más el Rock seguirá presente? Eso únicamente el tiempo lo dirá, pero lo único seguro es que valdrá mucho la pena escuchar el resultado final.

Los Mejores Discos en Español de 2021

Post escrito por: Enrique Cruz

Post Relacionados