James Leg + Porkchop Holder + Motor @ Foro Indie Rocks

August 28, 2017

James Leg

Foto Emilio Revolver

Porkchop Holder

Foto Emilio Revolver

Foto Emilio Revolver

Motor

Foto Emilio Revolver

Por Emilio Revolver

El Foro Indie Rocks probó la resistencia de los oídos de los presentes la noche del sábado, con un lineup que contaba con James Leg, Mark Porkchop Holder y Motor, verdaderos salvajes listos para un festín de rock que tira muros. Pero, ¿quiénes son todos ellos?

Mark Porkchop y James Leg son dos músicos estadounidenses provenientes de la zona que atraviesa el fangoso Mississippi, el cual, como un hechizo, mantiene siempre vivas las aguas del Blues. A esa zona del vecino país del norte podrá pasarle de todo: revoluciones tecnológicas, transformaciones en el pensamiento y nuevas tendencias, pero siempre, siempre, tendrá Blues en el Mississippi.

Dentro de los artistas más talentosos que actualmente muestran dichas influencias, está una generación que ahora lo mezcla con lo explosivo y confrontacional del Punk, y así tenemos a Mark Porkchop: gordo, blanco, calvo y genial, sentado como viejo gurú al estilo B.B. King frente a la audiencia con su slide en la mano izquierda y su rictus inmóvil de tipo concentrado en el feelin’. La banda logra una combinación inesperada y afortunada cuyos límites parecen extenderse hasta el Grunge o Stoner pero siempre bajo la pauta, arriba y encima de todo, de los recursos del Blues. A Porkchop lo acompaña Doug Bales en la batería y al bajo Travis Kilgore, un monstruo que azotaba la cabeza mientras tocaba y prendía su micrófono para confesar lo halagados que se sienten de poder estar en México. Mark Porkchop tiene dos álbumes, Death and the Blues el último, el cual está por aparecer bajo el sello Alive Naturalsound Records.

El acto intermedio fue de los mexicanos Motor, cuatro tipos musculosos con adrenalina a tope y riffs machacones como si en lugar de guitarras trajeran sierras eléctricas. Las remembranzas a Mötorhead están no sólo en el nombre sino en el beat de canciones como “Respeto por tu autoridad”, cuyo galope pareciera hermanar a la armada de Lemmy con la de Homme y los Queens of the Stone Age. Su sonido es efectivo y logra su cometido, te electrifica y activa el headbanging. Muestran un dominio y una confianza en el escenario que da gusto ver en una banda de una nación tan acomplejada y subyugada como es la nuestra, la mexicana. No dudan, por ejemplo, en dividir al público en dos (izquierda y derecha) para que se aprenda distintas partes de sus coros. Y lo logran. Christian, el baterista, me cuenta de sus recorridos en auto por el peligroso norte para tocar en el South By Southwest o sus visitas a Rock al Parque en Colombia. Se escuchan listos para retos más grandes. Ese mismo día liberaron su tercera placa, Motor III.

Al cerrar la velada estaba James Leg, quien tiene en su recorrido musical presencia en bandas altamente recomendables que fusionan Garage, Punk y Blues, como Immortal Lee County Killers. Lo que Leg hace en el escenario es fuera de serie. Sólo basta él y su baterista para hacer un escándalo igual al de cinco músicos. Con una tatuada mano izquierda hasta la muñeca toca sin cesar el bajo en un órgano vintage, que a su vez está sobre otro, un bello aparato de los 70 que recuerda los Hammond con los que Ray Manzarek guiaba a The Doors. Ambos los incendia la distorsión y el mismo Leg, quien para la segunda canción ya está sudando como salido de un sauna: su barba, su cabello y su voz de lobo parecen llenar el Indie Rocks de un ambiente de festín sangriento. Mientras canta y toca partes diferentes con ambas manos, se da el lujo de contorsionarse, levantarse de su asiento, dejarse caer sobre él y levantar las piernas al estilo de patadas de kung fu. Las primeras filas del público todos están tomando video con los celulares, que es la forma que hoy tenemos de hacer reverencia y mostrar respeto. Me hace pensar en el impacto que habrá generado ver a “The Killer” Jerry Lee Lewis en su generación. Este es un nuevo “killer” para quien desee vestirse de negro y salir a la noche a buscarlo. Su voz a la Howlin´ Wolf va cediendo y mientras la gente sale del Indie Rocks la tranquilidad va mostrando la otra cara de este evento, que bien puede emularse con una noche de cacería: el silencio pleno de la calle Zacatecas revela la satisfacción dormir con sangre en los colmillos. Una buena cacería la de este sábado. James Leg, de copiosa discografía, trae este 2017 su trabajo Blood on the Keys. “Jamás había pensado que el Blues podía ser así de ensordecedor”, le comento al radio host “El Patas”, quien hiciera lo propio al inicio de la velada, vapuleando las muros de Sicodelia y Stoner. En esta noche peculiar triunfó el tinnitus y el Blues denso.

Share Button

Post escrito por: Blogger invitado

Post Relacionados