RPM: 20 años de Version 2.0 de Garbage

May 10, 2018

Don’t worry baby, we’ll be alright:
20 años de Version 2.0 de Garbage

Por Ernesto Acosta Sandoval @erniesandoval_

Recuerdo una entrevista con Butch Vig de la época en la que Version 2.0 salió a la venta. Palabras más, palabras menos, el baterista y productor hacía mucho hincapié en “los ganchos de las canciones” y cómo ese había sido el motor principal de la banda para su segundo álbum, crear canciones con ganchos. Hablaba también de su preocupación respecto a que la gente considerara a Garbage una banda cercana a lo gótico y los encasillara ahí así que para el segundo disco decidieron irse a las raíces y buscar inspiración en los Beach Boys, los Beatles, y grupos vocales como las Ronettes, y sí, Version 2.0 es eso, pero procesado y pasado por un baño de anfetaminas, sampleos, y beats Techno, listo para entregárselo a la generación de final de siglo.

Version 2.0 se aleja del debut del súper grupo de dos años antes en lo musical y eso es lo que resultó sorpresivo y refrescante en su momento. Garbage, el álbum, era oscuro y, por momentos, angustiante y opresivo. Para su segundo esfuerzo, mandaron a volar esos sonidos y se liberaron de la desesperación de la época inmediata al Post-Grunge en el que lo lanzaron para entrar a la angustia pre-milenaria de otra forma. Si bien, aquí no hay cosas asfixiantes como “Vow” o “Queer”, sí están “Medication”, “Hammering In My Head” y “The Trick Is To Keep Breathing”, acaso más adultas y con otra perspectiva de la vida, otro tipo de dolor y otras preocupaciones. Las letras de Shirley Manson alcanzan otro registro porque su voz suena más fuerte en canciones como “Special” o “When I Grow Up”, que igual muestran sus problemáticas internas pero desde otro punto de vista. Quizá Garbage sí se desmarcó de esa categorización gótica a la que Vig le tenía miedo, pero sólo en una primera escucha. Si uno le rasca y le pone atención a lo que Manson está cantando, los temas siguen siendo los mismos en esencia, pero disfrazados con melodías más amigables, y por lo mismo no dejarían de hacer sentir orgulloso a Brian Wilson, el maestro en eso de disfrazar la angustia en canciones pop perfectamente labradas.

En lo personal, prefiero este Version 2.0 a cualquier otro álbum de la banda, mucho gracias a esa entrevista con Butch Vig porque me hizo darme cuenta de lo que es un gancho en una canción Pop y aquí hay doce canciones que te tiran uno tras otro como si cualquier cosa. Ahora bien, ¿es objetivamente la obra maestra de Garbage? No lo sé, pero sí me queda claro que es en donde pulieron el oficio y dejaron atrás los complejos y se alistaron para lo que sea que viniera.

Share Button

Post escrito por: Staff MHR

Post Relacionados