RPM: 40 años de Cut de The Slits

September 5, 2019

the slits cut

Passion that shouts:
40 años de Cut de The Slits

Por Ernesto Acosta Sandoval @erniesandoval_

La presencia femenina en el Punk británico no había sido muy prominente hasta mediados de 1978, cuando apareció The Scream, el debut de Siouxsie & The Banshees. Mientras en Estados Unidos, Patti Smith había estado en la punta de lanza del movimiento en general, en el Reino Unido, hubo un retraso un tanto notorio. Pero una vez que las puertas se abrieron, gracias en gran parte a aquel álbum, ya no hubo quién detuviera a las mujeres como una brutal fuerza creativa. A Siouxsie la siguieron Poly Styrene en X-Ray Spex, The Slits, Gaye Advert en los Adverts, Shanne Bradley en los Nipple Erectors, y The Raincoats, en esa primera oleada del movimiento. Hoy nos toca hablar del debut de una de las bandas más intensas y propositivas de las arriba mencionadas.

Si pudiéramos posicionar físicamente a Cut de The Slits en un lugar, sería en la encrucijada en la que estaba el Punk para 1979. Cuando se empezó a alejar de los guitarrazos y los gritos pidiendo anarquía, o que Londres ardiera, pero antes de que tomara el camino del New Wave y la mezcla que daría origen al gótico. Ari Up, Viv Albertine, Tessa Pollitt, y durante un tiempo, Palmolive, venían de ser el acto abridor para The Clash y los Buzzcocks, muchas veces robándose la atención del público por su sonido salvaje, poco pulido y directo. Una batería seca, un bajo aturdidor y una guitarra que podía sonar fuera de sincronía, más una voz temblorosa que provocaba escalofríos. Joe Strummer y Mick Jones nunca dudaron de ellas, y terminaron grabando una sesión para John Peel, lo que después derivaría en la grabación de Cut. Para ese momento, Palmolive ya se había ido para fundar a The Raincoats, y el sonido del ahora trío, se había empezado a nutrir del Reggae, Dub, y Ska que bandas como The Specials ya estaban explotando.



Cut, precisamente, sorprende por lo avezado de su sonido y su discurso. En la corriente principal del Punk, muchas bandas aun les faltaban un par de años para irse por ese lado. En canciones como “Newtown” o “Ping Pong Affair” parecen adelantar al Bauhaus de Mask. “Love Und Romance” es la hija no reconocida de Siouxsie Sioux y casi cualquier canción del Unknown Pleasures de Joy Division. “Typical Girls” es solidísima en su ritmo y en su letra, que es una constante burla al conformismo que parecían percibir en sus contemporáneas. Kurt Cobain la nombraría una de sus cincuenta canciones favoritas de la historia. Mick Jones de The Clash respondió con “Train In Vain (Stand By Me)” cuando él y Viv Albertine terminaron. Nada más para poner en perspectiva el impacto de la banda.

The Slits no duraron más allá de un par de discos posteriores, uno de ellos una compilación de demos y rarezas. Una lástima, pero podrían ser vistas como una muestra de la intensidad del Punk y de cómo esa misma intensidad hacía a actos brillar intensamente para luego apagarse. La media hora que Cut dura es de un fulgor casi cegador. Pocos contemporáneos se le acercan.

Post escrito por: Ernesto Acosta

Post Relacionados