Reseña: IDLES /// Ultra Mono

October 8, 2020

Ultra mono

IDLES
Ultra Mono
Partisan
9.2

La brutalidad y el caos con una cabal ironía

El tercer álbum de la banda de Bristol no baja el ritmo, no da concesiones, sigue golpeando directo a la cara sin ninguna clase de respiro. El renacimiento del Punk en tiempos de incertidumbre ¿Una ironía del destino?

Por Enrique Cruz

Fuerte, ruidoso, agresivo, todas son definiciones adecuadas para Ultra Mono. El tercer disco de IDLES, no es más que una continuación de sus dos primeros pilares – Brutalism (2017), Joy as an act of resistance (2018)-. La vorágine de quien tiene mucho que decir y muy poco tiempo para hacerlo.

Sin embargo, fuera de que el sonido no esté tan desapegado al de sus antecesores, Ultra Mono, brilla con luz propia. La voz de Joe Talbot, líder cuasi espiritual de la banda, sigue golpeando a cada oportunidad, escupe y grita líneas ya sea sobre problemas emocionales, las consecuencias de vivir en una sociedad machista, la violencia de género o incomodar en la llaga más cruda del clasismo moderno. Al fondo, la banda se mata a cada segundo, no hay un espacio de respiro, todas son secuencias de explosiones a la cabeza en cada oportunidad.



El disco abre con “War” que pone a modo y arroja los primeros rasgos que predominaran en el resto del álbum: una mezcla a priori mucho más cruda con la sección rítmica en un rol más protagónico y una voz mucho más comprimida que en sus trabajos anteriores. IDLES, carga con el estigma de lo que fue su trabajo predecesor (Joy as an act of resistance) los encumbró como la banda de Punk moderna más trascendente de esta era y como la voz más fuerte de una generación entera. Sin embargo, lejos de rechazar cualquier tipo de etiqueta, los cinco de Bristol abrazan su propia ironía.

El mantra detrás de este disco era ser lo más concisos posible, refinar lo que es IDLES al punto donde podamos ser lo más IDLES posible. Venimos de un periodo donde hicimos mucho ruido: éxito con reseñas positivas y el rechazo con las negativas, lugares mucho más grandes en los que tocar y más gente escuchando tu mensaje. Era importante consolidarnos y estar en el ahora, algo que es sumamente difícil cuando tienes tanto ruido viniendo a ti desde el exterior

Palabras de Joe Talbot en entrevista para NME en septiembre pasado.

Ultra Mono discurre rápido con canciones que siguen denunciado la hipocresía política: desde el BREXIT, hasta Donald Trump en “Mr. Motivator“, la crítica a la acomodada clase media en “Model Village” o la pasivo agresividad de “Kill Them With Kindness“. Mientras, el sonido sigue vertiginoso, quizá, una de las criticas más directas al disco es la monotonía de su ritmo y dinámica.

IDLES ha logrado trascender más allá de su sonido, a pesar de ser un Punk que se renueva y no se guarda nada a discreción. El contenido de su mensaje social sigue teniendo un peso enorme en la lectura final de Ultra Mono. Si bien esto se presta a la polémica que puede traer consigo; por ejemplo, el tocar temas como el acoso hacía las mujeres en “Ne Touches Pas MoI“, concebida desde una perspectiva e interpretación masculina, podría ser un lugar para un debate encarnizado. Sin embargo, la banda se atreve a hacer canciones que atraen el spotlight a problemáticas que son aún una constante, lamentablemente, en pleno Siglo XXI ¿Quizá una celebración a la empatía?

Ultra Mono es un reflejo de su tiempo. IDLES se ha ganado un lugar y una reputación a base de golpes. La persistencia de desafiar lo políticamente correcto y reivindicar al Punk en la era de lo efímero no es tarea fácil, los cinco de Bristol lo hicieron de nuevo.

Post escrito por: Blogger invitado

Post Relacionados