Flow Fest 2022: Letras chiquitas >>> Letras grandes

June 6, 2022

flow fest 2022 cartel

flow fest 2022 guadalajara flow fest 2022 monterrey

UPDATE: Habrá una edición del Flow Fest 2022 en
Monterrey, Parque Fundidora, 2 de diciembre
Guadalajara, Valle VFG, 3 de diciembre

Flow Fest 2022:
Letras chiquitas >>> Letras grandes

Por Samara Vizuet Gaona

El cartel del Flow Fest 2022 ya salió hermanxs del traketeo y si dios lo pelmite, el 26 y 27 de noviembre, el Autódromo Hermanos Rodríguez estará a reventar. Otra vez.

Siendo honesta, las letras grandes del cartel me tienen muy emocionada, pero las chiquitas, me tienen de cabeza.



El primer día tenemos encabezando a Anuel AA, J Balvin, Jhayco y Myke Towers, también encontramos a Eladio Carrión y Lenny Tavárez. Baby Rasta & Gringo, Cazzu, el GuaynaaBishi y Jon Z. En las del segundo día resaltan Don Omar, Nicky Nicky Nicky Jam, Arcángel “La Maravilla”, El Alfa, Rels B, Jowell & Randy y Nicki Nicole.

El día de hoy, de manera muy personal, les diré a quién creo que vale la pena ver y a quien no. Porque sí, hay artistas de renombre y con carreras artísticas que solo fueron en ascenso pero eso ni hoy ni nunca ha significado que puedan ofrecer un show colosal. Es decir, en un festival de este tamaño y ante un panorama tan prometedor, hay que priorizar, pero ojo, yo traigo una escuela de Neoperreo, Malianteo y Sateo y esto me hace inclinarme cínicamente más por unxs que por otrxs casi de manera obligada. En fin, empiezo con:

Anuel AA, que desde los inicios de su carrera, hasta la actualidad ha manejado buenos flows y el género lo recibió con los brazos abiertos. Una vez consolidado, a mi parecer, supo mantener ese estilo característico en sus canciones e independientemente de que es un artista extravagante y que el Chombo lo regañó por egocéntrico y mamón, la verdad le doy un voto de confianza y creo que si va a darnos bellaquera, por otro lado, a J Balvin lo vería porque es J Balvin y para poder decir: “Vi a J Balvin, wey” porque no me gusta el Dembow que tienen sus canciones, es demasiado Pop para mi gusto, pero entiendo porque a la bandita le convence, el morro es muy versátil, su onda es muy música Urbana latina y como lo mencioné en mi reseña del nuevo disco de Bad Bunny, el género Urbano funciona y yo creo que va a funcionar un buen rato más. Jhayco ya estuvo pisando el escenario del Flow Fest del año pasado y es evidente que vuelve por algo al igual que Myke Towers, shows que recomendaría ver, pero no por nada increíblemente impresionante.

Para ir precisando mis intereses y sentimientos de desaprobación, los shows que podría perderme sin sentirme culpable, además de los ya mencionados anteriormente, serían los de Eladio Carrión, Ryan Castro, Maria Becerra, DAAZ, Lyanno, Robi, Boza, Beele y Chicocurlyhead únicamente porque, en lo personal, coquetean con un estilo musical que me parece aburrido y poco perreable, pero que asumo a conciencia que es increíblemente fácil de asimilar como producto y es divertido y cómodo porque utiliza ritmos genéricos, animados y enérgicos o nostálgicos y melancólicos. Aun así no me atrevería a desconocer el talento que hay entre ellxs y la experiencia con la que cuentan, que se necesita para pisar la tarima de un evento como este. El Alfa, aunque me mueve mucho su onda extravagante, creo que tiene un Dembow de música de feria que me prende pero que no atina con mis inclinaciones perreísticas y si me lo perdí en el FF21, pues me lo volvería a perder en el Flow Fest 2022, lo que es.

Tampoco vería a Carmen de León, Samantha Sánchez ni Nicki Nicole y eso que las tres tienen un rango vocal increíble, sin embargo me da la impresión de que desentonan, en algún sentido, con las vibras del festival, o sea porque a un festival de Reggaeton no voy en plan de cantar baladas románticas, la mera neta. Pimp Flaco y Kinder Malo también serían un show que vería de lejos, sin acercarme mucho porque a consecuencia de que soy una bellaquita bellacona, mis deseos más sensatos son los de formar parte del público de las presentaciones con más flow.

¿Dónde están las gatas? Aquí. Don Omar y Nicky Jam tienen 100% mi voto de confianza, son espectáculos que, verdad de dios, no nos podemos perder. Este combo es la combi completa. No hay muchos comentarios que hacer al respecto, hay un montón de canciones que esperamos de estos dos que podría enlistar en este preciso momento y que seguro van a tocar. Yo sé cuáles, ustedes saben cuáles y todxs sabemos cuáles.

Los dúos Jowell & Randy, por un lado, con un estilo bellaco y clásico, garantizar ponernos a perrear tosco y rasposito, mientras que R.K.M y Ken– Y, con su Reggaetón romántico, entre tanto perreo y Dembow, melancólicamente lograrán que doblemos rodillas con “Down”. Ambos duetos, hitos en la historia del Reggaetón, son algo yo no dejaría pasar.

Mención ultra especial para Charly Gynn: en mis recomendaciones para las Bandas A Seguir 2022 les dije que esta bellakita iba a romperla duro y no me equivoqué, porque su constancia y disciplina le han permitido montarse en escenas musicales importantes en la CDMX y desde el año pasado, muchxs fans pusieron de manifiesto que la intérprete originaria del barrio de Tacubaya, tenía un lugar ganado y obligado en el Flow Fest 2021 y no se dio pero, la deuda está saldada y es uno de los show que más espero y en los que más confío. Recientemente Charly se presentó en el Boiler Room: Traketeo de la CDMX y en el Festival Marvin, como pionera del género en este evento, lo que refleja la chamba y el nivel de compromiso que la morra tiene, no solo para consigo misma, sino con su música, su público y su flow. Y ya que estamos hablando de rucaletas fregonas, Bad Gyal la va a pegar seguro con su “Flow 2000” y también apuesto por ella.

Isabella Lovestory estuvo en el Boiler Room Barcelona del 2021 y la verdad es que yo le vengo siguiendo el paso desde hace un rato y me encanta el rollo dosmilero que se carga. Le escribió una rola a su gato y estuvo en México hace unos meses para el “Techno en tu idioma”. La cantante se está abriendo paso bien recio con su estilo experimental y shoe gaze y y ya hasta tiene una rola en la serie de Netflix, Élite. La hondureña logra transmitir su esencia fogosa de un universo adrenalínico y rebelde muy suyo, por lo que considero que la presentación de esta mariposa enigmática garantiza flow sí o sí.

Y el malianteo toma forma en la figura de Kaydy Cain, al cual, tuve la oportunidad de verle hace unos meses en Goteo, evento híper mal organizado y que sin embargo, Kaydy supo rescatar con su carisma y gran manejo del público. Y lo volverá a hacer, el carnal tiene controlado el escenario y en México ya tiene un grupo de fans bien armado, que seguro, va a abarrotarle la tarima.

Arcángel, entre el sentimiento, la elegancia y la maldad, también garantiza una presentación cargada de nostalgia reggaetonera, por lo que claramente, es un show que no podemos perdernos. Le aprecio como artista pero la verdad se vio como un imbécil hace unos meses hablando de las mujeres que “valían la pena y las que no”. N’ombre, Cazzu, que también va a presentarse, fue una de las muchas mujeres dentro del género, que le contestó, con practicidad y elocuencia, en redes sociales, haciéndolo ver todavía más tonto de lo que él mismo, ya se había hecho ver. El Guaynna y Cauty que funcionan como una excelente dupla perreadora, KEVVO, que ha sido un descubrimiento reciente y me dejó con un gran sabor de boca, Selene, con una mirada fuerte, directa y un flow rico y pegajoso que hipnotiza, Pólima Westcoast, Delfina DIB son otros tantxs, que, sin mucho detalle, también me detendría a escuchar porque siento que –todavía- no entregan su alma al gemelo malvado del Reggaeton (y de casi cualquier género que se ponga de moda): el género Urbano latino. Y dirán: ¿cuál es el problema con el género Urbano? En esencia, ninguno, en práctica, todos. ¿No les da la ligera impresión de que homogeniza a lxs intérpretes y las canciones y que hace que todo suene y se vea igual? Los videos, los beats, las letras se sienten tan familiares que esto no puede significar otra cosa más que la similitud entre ellos. Y es una fórmula que se repite y que se repite porque funciona y la gente la disfruta. Y yo no estoy ni estaré nunca por encima de eso, está más allá de mí, claramente, la industria musical tiene muy bien leídos nuestros códigos como consumidorxs y público. Y si no caigo en esta, caigo con otras.

Sir Speedy y Don Chezina por otro lado y por ejemplo, tuvieron una receta difícil de copiar y que realmente, a la escena Urbana latina, no le interesa replicar: Dembow esencialmente de “perreo ñero”, y de facto, la industria si coquetea con esos estilos pero aún es prudente y mesurada, poco explícita y sin narrativa más que la comercial: exotiza y explota para vender, competir y ganar, no para ser apreciada, respetada o valorada. En una escena reggaetonera más underground y de malianteo, si bien, se trabaja por alcanzar el éxito, también se trabaja por articular discursos propios, con una identidad menos artificial y más representativa para ciertos grupos que no se encuentran a sí mismos en los discursos masificados y populares.

Speedy y Chezina llevan años en la escena y creo que no tienen el lugar en el cartel, que se merecen. “Como mi nena no hay” y “Chezidon” retumbarán en las bocinas del Flow Fest 2022 porque son dos que todxs nos sabemos y que con el paso de los años, no hemos dejado de perrear. Y no se trata de que la escena old school sea “mejor” que la actual, decir eso me parece increíblemente acotado y delimitante. Además, ¿cómo para qué hacer esa comparativa? ¿A dónde nos lleva? Creo que hay un montón de matices que podrían ser más sensatos al respecto porque honestamente el Reggaeton, y que me perdone el Chombo, para mí, se mantiene vivo, precisamente en las letras chiquitas de festivales como este y decir que está muerta es invisibilizar todos los esfuerzos de disidencia musical bellaca que se hace en estudios de grabación pequeños o con sellos independientes.

Pink Pablo y Las Villa también me mantendrían expectante. Por un lado, Pablo tiene una única canción subida a YouTube, “Candela” que si me gustó mucho y tiene un Dembow fresa pero sabrosón, la rola se estrenó hace un año y actualmente sube un montón de “shorts”, el similar a los Reels de Instagram pero en la red de la flechita roja, en donde ya deja ver un estilo más experimental y menos reggaetonesco. Por otro lado, Las Villa me parecieron un gran dueto latino Urbano porque le están entrando a un bachateo rico y su reggaetón romántico suena a un Pop fresco y nada mecánico. Tienen colaboraciones con Wisin y Kevvo y yo creo que su show si promete ratitos bellaquera y tra tra trá. Edén Múñoz será el encargado de regalarnos guitarrazos tumbados y de meterle lo Neonorteño al festival, y como el Junior H acaparó el año pasado, le voy a caer con Edén para ver si también puede tirar flow tumbado o nel.

A Ñengo Flow, no me lo pierdo, no cabe duda que es un intérprete que lleva años dominando el género, conoce la escena y se ha ganado el respeto del público y de sus colegas. Ñengo tiene hits que la han pegado muy duro y ya ha demostrado anteriormente que sabe dar un espectáculo que supera las expectativas de lxs fans. El cantante tiene una voz y una risa que lo han caracterizado no solo como un representante del perreo sino como un ícono relevante para la industria reggaetonera y confío en que su presentación no nos va a decepcionar.

Básicamente estoy dando un voto de confianza a aquellxs quienes considero se han mostrado con un flow más genuino y más apegado a la escena reggeatonera “bellaca”. Bellaca onda Martin Carrera, no Insurgentes Sur pues, ¿si me explico?

Pero si es cuestión de gustos y hasta generacional porque aunque considero que, por ejemplo, Sir Speedy y Don Chezina deberían de aparecer en letras más grandes en el cartel, muchxs me dirán y con justa razón, que su momento “ya pasó”, o bien, preferiría decir “ya no se está consumiendo” y eso, es verdad a medias porque ya no se está consumiendo de manera masiva y popular, ya no deja como antes, ya no impacta como lo hizo en sus inicios, pero concibe aún en un panorama musical mucho más clandestino.

No cabe duda de que todxs y cada unx de lxs que se presentarán cuentan con la cantidad de flow necesaria para pisar la tarima. Pero hay de flows a flows y cada quien sabrá a quien dejará ir y a quien no.

Es por eso que el Flow Fest 2022 valdrá por completo la pena ya que este tipo de matices y contraposiciones es lo que lleva a una organización de este tamaño, a incorporarnos, amalgamar nuestras diferencias y hacer que nos la pasemos poca madre. Nos vemos en noviembre.

Post escrito por: Blogger invitado

One thought on “Flow Fest 2022: Letras chiquitas >>> Letras grandes

  1. Pingback: Boletos para Reyno en el Auditorio BB - Me hace ruido

Comments are closed.

Post Relacionados