A Taste of Sónar México @ Ex Fabrica de Harina

November 16, 2018

Foto Óscar Villanueva

Foto Óscar Villanueva

Foto Óscar Villanueva

Foto Óscar Villanueva

Foto Óscar Villanueva

Foto Óscar Villanueva

Foto Óscar Villanueva

Por Diego Álvarez

¿Será que ahora sí sucederá el anhelado aterrizaje de Sónar en México? Todo indica que la semana pasada fue el preámbulo del momento que se ha venido anunciado desde aquel letrero en el Sónar 2013 que prometía la llegada al año siguiente de tan laureado festival ibérico a nuestra ciudad.

A Taste of Sónar es una pequeña probadita del festival que sucede en distintas partes del mundo con la promesa de llevar el arsenal completo en fechas posteriores, pasando por Tokio, Ciudad del Cabo, Reikiavik y si, por fin la Ciudad de México.

La sede para este acontecimiento fue la Ex Fábrica de Harina, ahora bautizada como “Foro Cultural en Extinción”, donde apenas este año hemos tenido la Noche Electrónica Alemana-Mexicana más una serie de selectos eventos en la electrónica recibiendo para esta noche a nadie menos que la leyenda del House galés, Laurent Garnier, acompañado de talentos locales como Bby Jss, Iñigo Vontier y Metrika, a quienes hemos visto ya en la competencia canadiense del festival, MUTEK, que le lleva 15 años a Sónar en nuestro país.

Es de reconocer que los Warm Ups de Vontier y Bby Jss fueron gran preámbulo para el directo de Metrika, quienes sonaron perfecto durante el poco más de una hora de su set, haciendo hincapíe que este festival no se fue a la ligera y quienes lo producirán en nuestro país son las mismas cabezas detrás de Ceremonia: Grupo Sicario y OCESA.

Para el esperado momento de Laurent Garnier debutando por fin en la capital mexicana, ejecutando una fina y concisa mezcla de Dance y Deep House que se extendió hasta cinco horas en todo el complejo industrial; por momentos Choice, como también suele referirse a si mismo el nacido en Boulogne, dejó escapar algunos fragmentos de sus lanzamientos con FNAC y Ed Banger, creando una atmósfera de la que muchos no pudieron escapar, mientras otros lentamente iban evacuando el inmueble.

Aunque no se trajo una gran video-instalación o pero sí un poderoso juego de luces como el célebre festival suele montar, el letrero luminiscente del festival visitante en el escenario durante todo el show fue la luz de la esperanza de por fin estar sucediendo frente a nuestros ojos los primeros pasos de Sónar en México.

Post escrito por: Diego Álvarez Rex

Post Relacionados