RPM: 20 años de Hombre Sintetizador de Zurdok

August 22, 2019

hombre sintetizador

Un principio y final:
20 años de Hombre Sintetizador de Zurdok

Por Ernesto Acosta Sandoval @erniesandoval_

Quizá no tan marcado como en otras latitudes, pero acá en México también tuvimos unos cuantos ejemplos de angustia y tensión pre-milenaria. A lo mejor teníamos otras preocupaciones, otras formas de ver la vida y lo que se nos iba a venir encima, pero hubo intentos por subirse a esa ola. Uno de ellos fue la Avanzada Regia, que empezó como un esfuerzo colectivo para dejar de moverse hacia el Rock chistocito y le otorgó calidad a lo que se producía en el país, desde su trinchera en el norte. Para 1999, el movimiento estaba dando sus últimos estertores luego de cuatro años muy intensos. Dentro de esas últimas patadas estuvo la obra cumbre de todo eso que venía de Monterrey.



La Avanzada Regia había significado una variedad apabullante de géneros, como casi no se había visto por estos lares: Hip-Hop, Experimental, Punk, Hardcore o Folk. Pero todavía faltaba alguien que coronara el movimiento y que no tuviera miedo de moverse entre géneros sin temor a encasillarse. Los entonces Zurdok Movimiento estaba en la parte más gruesa al inicio de su carrera, cuando lanzaron Antena en 1997. Pero para su siguiente esfuerzo abrazaron texturas, experimentaron con el estudio como un instrumento musical más, Chetes Garza descubrió qué podía suceder si modulaba su voz. Hombre Sintetizador, el segundo álbum de Zurdok (que ya se habían despojado de su apellido), es sin duda la muestra de madurez de un colectivo que nunca se anduvo con rodeos. Sí, es el álbum de una sola banda, pero resume perfecto, como si estuviera poniéndole punto final a una era, todo lo que sucedió en aquellos años. Nunca antes, en la historia del Rock en México, una banda había ido con tanta naturalidad de una canción guitarrera como “Abre Los Ojos” a una preciosa balada Folk como “Cuántos Pasos”, y luego moverse hacia el Synth Pop-Stoner de “No Encuentro La Manera…” y “…De Llegar Al Final”, sin temor a meter elementos de progresivo como en “Si Quieres Llegar Muy Lejos”, en cualquiera de las dos partes de “El Tiempo Se Va”, o en los 11 minutos de pura experimentación sonora que es “Hombre Sintetizador II”. Todo para terminar con “Luna” (sin contar el bonus track de “Cuántos Pasos” acústica), el mejor homenaje al Brit-Pop hecho por una banda mexicana.

Como siempre sucede en estos casos, nadie le hizo mucho caso a Hombre Sintetizador. Acaso los fans locales, y algunos avispados foráneos. Zurdok se convirtieron en los héroes no reconocidos del movimiento en el que estaban incluidos por comodidad geográfica. Zurdok, con su segundo álbum, representaban todo lo que la Avanzada había sido. Abrazaban casi todos los géneros, pero nunca sonaban como un mazacote amorfo. Todo en Hombre Sintetizador está ahí en función de algo más, como el mecanismo de un reloj de cuerda bien calibrado. Y eso, en una escena como la nacional a finales del siglo XX, no era poca cosa.

Entrevista /// El regreso de Zurdok

Post escrito por: Ernesto Acosta

Post Relacionados