RPM: 10 años de The King Of Limbs de Radiohead

February 17, 2021

king of limbs

And if you think this is over, then you’re wrong:
10 años de The King Of Limbs de Radiohead

Por Óscar Villanueva

The King of Limbs siempre iba a tener las probabilidades en contra. Cualquier disco que saliese después del In Rainbows simplemente iba a tener una montaña muy alta que escalar. Las anteriores obras maestras de Radiohead ya habían quedado muy atrás pero In Rainbows ahí estaba, fresco, inmaculado, con aviso de una semana y novedosa forma de pago, presumiendo esa recién llegada horda de fanáticos que había logrado jalar con sus canciones y subsecuente increíble gira, una perfecta síntesis de su carrera hasta entonces en sus 10 canciones.



Los antecedentes para el sonido que eventualmente adoptaron ahí estaban, si uno se ponía a buscar: en The Eraser, el disco solista de Thom Yorke, en su cada vez más gusto por tener remixes de sus canciones. Pasaron cuatro años entre un disco y otro, pero se sintieron como muchos más. Sin embargo para cuando salió el disco, aun así fue una sorpresa para muchos, se sentía frío y calculado, máquinas intentando comunicarse en diferentes códigos en un mundo cada vez más paranoico, una de sus canciones ni siquiera tenía letras, solo sonidos de la voz de Thom procesados como parte de los ritmos. La única pausa en la carrera frenética que caracteriza el disco es la dupla “Codex” y “Give up the Ghost”, una pequeña calma en la tormenta que aun así con una perceptible sensación de hundimiento e inquietante pavor, no es el respiro que uno pensaría. Inclusive, el video que se mandó hacer, uno de “Lotus Flower”, único sencillo del disco, muestra un Thom bailando, frenético, como si su vida dependiera de eso, una imagen que pocos habían visto o pensarían del cantante de la banda, tanta fue su repercusión, que se volvió un meme. Toda esto contrastaba con el nombre del disco, tomado a partir de un árbol muy, muy viejo en el bosque de Savernake.

Tanto creía la banda en el disco y sus exploraciones sonoras que poco después se lanzó un disco de puros remixes de las canciones, que incluían a artistas y proponentes de la escena electrónica como Caribou, Nathan Fake, Four Tet, Jamie XX entre otros. Pero el verdadero poder de las canciones lo descubriría tanto la banda como el público en sus versiones en vivo. Con Clive Deamer, baterista de Portishead, como un componente extra en las percusiones, las canciones dejaron atrás esa frigidez para volverse en monstruos apenas que en cualquier momento podían perder sus correas y bozales y sembrar pánico por la ciudad. “Bloom” se volvió el abridor de toda la gira, un aviso perfecto del circo desquiciado que se sucederá esa noche, “Morning Mr Magpie” el equivalente a una jauría de perros rabiosos soltando mordidas en un parque infantil, “Lotus Flower”, que con su línea de bajo amplificada por múltiples bocinas semejaba un coro de artillería en plena batalla, “Feral” que muchas veces en la gira se tocaba antes de “Idioteque”, terminó sirviendo como un despegue de coca previó al climax de una locura colectiva.

Creo la única gran falla que tiene el disco es su corta duración, ocho canciones, apenas poco más de 37 min. Esto hizo pensar a muchos que por ahí tenía que existir un segundo disco, no podía ser que después de tanto tiempo solo fuera esto. Una línea de “Separator” era la pista de lo que seguro venía en camino: “And if you think this is over, you are wrong”. Pero el supuesto resto nunca llegó, sólo algunas canciones sueltas -“Supercollider”, ”The Daily Mail”-. Cuando llego la calma después del frenesí, nos tendríamos que conformar con el material que ya teníamos y una aún más larga espera para el siguiente.

Reseña original The King Of Limbs (2011)

Post escrito por: Big Ideas

Post Relacionados