Reseña: Animal Collective /// Centipede HZ

September 5, 2012

centipedehzAnimal Collective
Centipede HZ
Arts & Crafts México
8.1

Por Luis Arce (@lsfarce)

No era inevitable y mucho menos una consecuencia predecible. No era necesario siquiera que ciertas bandas avanzaran con quietud desde sí mismas, hasta otros aspectos de sí mismas. La confrontación constituye algo inevitable. Por supuesto, Animal Collective es una banda acostumbrada a conversar hasta los golpes. El grupo ideal en términos de sobreproducción, acumulación melódica y tratamiento abstracto de los temas. También la agrupación ideal para cada uno de sus integrantes.

Podríamos afirmar que de no ser por la conformación de este grupo Panda Bear, Avey Tare, Deakin y Geologist serían los perfectos magos de la producción desamparados en esquinas diversas del universo musical. Quizá tendrían discos solistas; pero nada como un Merriweather Post Pavillion, quizá realizarían excelenteDJ sets por todo el mundo; pero nada cercano a su trabajo en conjunto. Siendo una consecuencia directa de esta amistad, Animal Collective ha hecho demasiado por demasiada gente. Son ya uno de los ejes más explosivos del pop-rock contemporáneo, y básicamente todo lo que hagan (musicalmente hablando) atravesará los ojos y oídos de escuchas y críticos.

Primeramente hablemos del impacto que significa crear una álbum tras el cálculo inestimable de consecuencias que puede acarrear el hecho de escribir discos como Strawberry Jam y Merriweather Post Pavillion. Aquellos álbumes, entrelazados por el trabajo de exploración y sofisticación realizado en todas las producciones anteriores a Strawberry, suponen que, en esencia, Animal Collective estaba destinado a desbordarse en todos los sentidos. Demostrando que su frenética semántica (la banda se lo toma muy en serio al crear listas específicas con las canciones que facilitaron la creación de Centipede) y respuestas inconclusas sobre canciones que no pretendían finalizar; no eran meros conglomerados de sonido -cosa que tampoco está mal, sépanlo- sino un verdadero entramado de suposiciones, ideas, disertaciones, ejercicios reflexivos y escritura verdaderamente creativa colocados en el límite de la experiencia receptiva que supone un disco.

La cuestión, complicada, y tal vez un poco agobiante, reside en la importancia de Centipede Hz como el resultado directo de la sobredosis sonora que suponen sus antecesores. Bueno, no lo es. Claro, se trata de una producción mayor de Animal Collective; pero conceptualmente no es similar a nada que hayan hecho antes. Ya no están rodeados semánticamente de sonido, y su clarividencia de las situaciones que envuelven a una canción respeta el uso de las construcciones tecnológicas, pero no permite que dichas construcciones se apoderen del disco.

Este planteamiento está claro desde el momento en el que “Today’s Supernatural” quita el freno el freno de mano con su “C’mon let-let-let-let-let-let-let-let-let-let-let-let go!”. Continúa por momentos de soltura reflexiva tan gratos como “Father Time” o la divertida “Monkey Riches”, que suena como una especie de videojuego para micrófonos y platos de horno de microondas, con dos o tres clases de árboles frutales al fondo. (Y si no me creen revisen la lista de canciones que inspiraron este álbum, no tardarán en hallar los ritmos latinos y la sofisticada tropicalia.)

En muchos aspectos, Centipede podría sonar a un error. Una especie de amalgama ansiosa en formas, colores y melodías, demasiado apresurada, demasiado estorbosa; donde ningún instrumento logra combinarse con precisión, a no ser que estén tocando bajo una estructura muy simple o que hayan cubierto la primera capa de sonido con dos más. Sin embargo, para cualquiera familiarizado con la autoreferencialidad de la banda, Centipede es el mejor ejemplo de la línea que podían seguir.

Arrastra los resultados de exploraciones pasadas y que también trata proponer, no es un nuevo sonido para el grupo; sino cierto equilibrio entre desenfreno y pragmatismo. La misión es complicada, y fracasa rotundamente en varias ocasiones. Sin embargo, no creo que Animal Collective hubiera conseguido promover su sonido de otra manera; tienden a equivocarse rotundamente.

Dicho lo anterior, podemos afirmar que Centipede Hz, es un excelente sucesor del siempre recomendable Merriweather Post Pavillion. Y que Animal Collective es una agrupación cuyo trabajo está destinado a expandirse hasta que les reviente en la cara. Al mismo tiempo que examinan sus propuestas; reconstruyen el significado de escucharlas. Son maníacos de reproducirse, de contemplar los efectos que produce su música y luego amplificarlos o disminuirlos, según lo dicte el frenesí descontrolado de sus imaginativas cabezas.

Video: Animal Collective /// Today’s Supernatural

Share Button

Post escrito por: moonman

2 thoughts on “Reseña: Animal Collective /// Centipede HZ

  1. Pingback: Video: Animal Collective /// Applesauce | Me hace ruido

  2. Pingback: Reseña: Animal Collective /// Painting With - Me hace ruido

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Post Relacionados