Los Blenders: Rumbo a la conquista de Coachella

March 15, 2017

Foto Tania Macedo

Por Raúl Márquez

Los Blenders son una banda Garage con influencias rockanroleras llenas de matices Pop que forman parte de una escena independiente que quiere ser escuchada y valorada. Gracias a su show, que los está poniendo en los ojos y oídos de miles de personas, tocarán en la próxima edición de Coachella y en el siempre sorprendente Festival Marvin.

¿Cómo inicia el proyecto?
La banda inició por el 2008 porque teníamos ganas de tocar, de hacer un grupo. Archundía, el vocalista, nos juntó para hacer la banda, supongo que el Gordo era el único baterista que conocía y yo era el único guitarrista que conocía, teníamos inicialmente otro bajero que era amigo mío.

Entonces comenzamos a juntarnos para tocar. En esa época todos queríamos ser The Strokes, The Libertines o Arctic Monkeys, nos gustaban un chingo los Dynamite porque se me hace una de las mejores bandas mexicanas y pues tocábamos rolas de todos ellos.

¿Cómo comenzaron a plasmar su propio estilo y hacer su propia música?
De repente nos entró la curiosidad de hacer nuestras propias rolas. Inicialmente la intención era que nuestro sonido fuera un tanto rockanrolero, como de los grupos de los 60s de México como los Teen Tops, Los Apson, Los Hooligans y toda esa onda que tenían esas letras melosas, como de amor juvenil, medio menso, pero le metíamos un twist un poco más actual de meterse drogas, entonces ese fue el origen del sonido.

Cuando probamos ácido por primera vez, nos empezaron a gustar otro tipo de sonidos y empezamos a buscar este sonido como que te destantea, siempre tratamos de hacer música que nos gustaría escuchar. En algún momento nuestro sonido se relacionó con los Wavves y esas bandas, pero realmente nunca fue intencional.

Viene un nuevo disco de Los Blenders, cuéntanos sobre el sonido y estilo de este nuevo material.
El sonido cambió un poco. De entrada ya no esta tan Garage porque lo grabamos en un estudio profesional. Anteriormente habíamos grabado en la casa del Gordo, que es un cuarto que está lleno de losetas y no tiene ninguna especie de tratamiento acústico. Fuimos comprando cosas y dijimos: “Vamos a darle”, por eso teníamos ese sonido que definitivamente tiene mucha onda, pero no es un sonido fino.

Tienes que saber por qué le gustas a la gente, pero siempre debe haber un hambre de hacerlo mejor. Definitivamente en este disco la idea es ésa: superarse musicalmente. Si podemos hacer que suene de huevos, por qué no hacerlo, ahora ya tenemos las posibilidades, tampoco es traicionar nuestra esencia, pero si es superarse.

¿Cómo logran plasmar este estilo en sus shows?
Cada show es diferente. Cuando estamos ensayando armamos un setlist y tratamos de aprendérnoslo de memoria, porque está de huevos que cuando estamos tocando una canción, termine y la gente esté bien prendida y siga otra rola. Queremos que se sienta fluido porque si te volteas a preguntar: “¿Cuál sigue?”, está de hueva, por lo menos tratamos de tener tres rolas seguidas.

Foto Tania Macedo

Actualmente es sumamente fácil adquirir o escuchar la música de las bandas gracias a diversas plataformas e incluso la piratería. Realmente es muy difícil que un disco tenga altas ventas y mucho más de una banda independiente ¿Es redituable para una banda independiente hacer música?
Antes el disco era la manera en la que un músico ponía su música al alcance de otra gente, ahora con todas las plataformas de streaming, la verdad es que un disco no es negocio para un grupo. Por ejemplo, en el 66, The Beatles cuando lanzaron el Revolver ya nunca más volvieron a tocar en vivo, solo cuando hicieron el show de la azotea, y los mejores discos que sacaron fueron cuando no tocaban en vivo. Yo creo que se pasaban todo el tiempo sacando rolas. Esos fueron los discos donde empezaron con más psicodelia, ellos se dedicaban a vender discos, esa ya era la chamba.

Para nosotros no puede ser el caso, porque no estamos en esa época ni en esas circunstancias. Nosotros tenemos que vivir de las tocadas, entonces obviamente lo que nosotros tenemos que intentar es poner en escena un show poca madre, por que eso es lo que nos va a dar de comer.

La neta es una mamada que nosotros vayamos a Coachella a tocar y que nunca hayamos tocado en un Vive Latino.

Tienen en puerta la presentación en dos festivales: Festival Marvin, que es la apertura a una escena independiente y que da oportunidad a bandas que vienen escalando; y por otro, un Coachella que es un festival de consolidación para las bandas ¿Qué expectativas y sentimientos genera en una banda independiente presentarse en un festival como Coachella?
Coachella, sobre todo para las bandas de México, es un festival en el que pasas al siguiente nivel, lo cual evidentemente para nosotros está de poca madre porque generalmente bandas mexicanas que tocan en el festival, son bandas ya grandotas aquí.

Para nosotros ir a Coachella es un mensaje para la gente, o sea, nosotros grabamos nuestro disco en la casa del Gordo en un cuarto lleno de losetas… puedes hacerlo también, puedes hacerlo si te pones a trabajar, si lo intentas. A nosotros nadie nos ha regalado nada, llegamos a esto sin mánager

La neta es una mamada que nosotros vayamos a Coachella a tocar y que nunca hayamos tocado en un Vive Latino. Para llegar a eso en México necesitas tener un mánager lleno de contactos y cuates.

Estamos muy emocionados. Tengo la expectativa de tratar de empezar a conquistar otros oídos, que no necesariamente hablen español, porque nosotros estamos cantando canciones en inglés y no va a pasar lo mismo allá con nuestras rolas en español.

Foto Tania Macedo

¿Qué representa para ustedes presentarse en un Festival Marvin por segunda vez?
Del Festival Marvin hay mucho que decir. De entrada es un esfuerzo que está de poca madre, donde escuchas bandas nuevas todo el tiempo, los carteles no se repiten, digo nosotros vamos a tocar por segunda vez pero creo que lo merecemos. Tenemos una evolución, tenemos dos discos ya, está chingón regresar pero ya más maduros.

El otro día vi una entrevista con los de DLD donde dicen “estamos muy emocionados por nuestro octavo Vive Latino, es que como de: “¡QUÉ! ¿Ya chambean ahí?” Eso es una jalada, eso está mal, eso habla pésimo del festival.

Nos gusta mucho el Festival Marvin porque está surtido y tiene una diversidad musical bastante grande y da espacios a bandas mexicanas que vienen esforzándose, que vienen picando piedra, que necesitan ser escuchados y a lo mejor en cinco años una de estas bandas tocará en Coachella o en algún festival chingón. Este festival es un excelente esfuerzo en ese sentido.

¿Qué crees que necesita la escena independiente de nuestro país para crecer?
Necesitamos público. Nos hace falta gente que voltee a ver lo mexicano. A nosotros nos voltearon a ver hasta que nos fuimos a tocar a Costa Rica, antes prácticamente pagábamos por tocar, era de que para tocar aquí debes vender tantos boletos. Ahora iremos a Coachella, regresaremos y nos van a volver a ver, porque así es aquí y está jodido eso, pero así es.

Apoyemos a la escena mexicana. En México tenemos muchas bandas muy buenas, también tenemos muchas muy malas, pero si tenemos bandas malas, no tenemos que pagar y traer a una banda de Estados Unidos igualmente mala. Entonces consumamos lo local, no creer que porque están güeros y cantan en inglés son mejores que nosotros. De ninguna manera, nosotros vamos a ir allá y pondremos nuestra bandera, diremos que somos de México y que lo que hacemos también esta de huevos.

Share Button

Post escrito por: Blogger invitado

Post Relacionados