Entrevista /// Trementina: descubriendo la nueva pólvora

April 13, 2017

Foto Óscar Villanueva

Por moonman

Hace unos años, nuestra corresponsal en Chile nos pasó el descubrimiento de Trementina, una nueva banda de Shoegaze que nos voló la cabeza, tanto así que entraron sin problemas a nuestro conteo de lo mejor del año en 2015.

Este año, gracias al Festival Nrmal, visitaron México por primera vez y de hecho estuvieron radicando más de lo esperado ya que las nuevas políticas de migración de Estados Unidos hicieron de las suyas y les negaron las visas. Se quedaron sin SXSW pero ganaron muchos adeptos en nuestro país.

En un puesto callejero de quesadillas y pambazos, decidimos “nutrirnos” junto al nuevo integrante Andrés y la vocalista Vanesa. Esta nueva adquisición estudió académicamente música y puso orden todas las locuras de las bandas, dando como resultado 810, un disco mucho más maduro y accesible.

Foto Óscar Villanueva

¿Por qué titularon su disco 810?
Porque es la distancia en kilómetros que hay entre la Plaza de Armas de Santiago hasta el lugar donde estábamos grabando, que era un lugar recóndito en medio de las montañas. Si buscan en Google Maps se darán cuenta de que estábamos en medio de la nada. Originalmente rentamos una casa en Santiago y nos dimos cuenta de que estábamos demasiado distraídos por la fiesta, por lo que decidimos calmarnos porque la música estaba saliendo igual de estridente que nosotros.

En el primer disco le dieron un tributo al ruido, que era muy esencial, como la célula de sus orígenes. En este nuevo material decidieron dosificarlo
Decidimos hacerlo más versátil. Cuando comenzamos era un desafío ser una banda que si escuchas en una grabación sonara igual, pero ahora decidimos que mejor era ser una banda para todo el público, que la grabación fuera más comercial y audible para cualquier persona para podernos enfocar en los elementos del Dream Pop y el ruido y reubicarlos para que fuera audible para cualquier persona. Sigue siendo ruidoso, solo que es más electrónico y la guitarra está más controlada.

En el primer disco el ruido era como una capa traslúcida que los ocultaba en cierta forma, ahora hay más nitidez y es más directo
Fue para replantear la forma en cómo queremos representar la banda. Cuando comenzamos queríamos que nuestra música, que era de nicho, llegara a ser digerible para personas que escuchen todo tipo de música al incorporarle beats más bailables y latinos. La diferencia con los gringos es que nosotros sabemos bailar y tenemos sabor y debemos de usarlo.

Foto Óscar Villanueva

Chile tiene una tradición muy fuerte con el baile y cuando escuchamos a Trementina nos dimos cuenta de que había otra faceta que ofrecer
En los discos anteriores, Trementina era una banda muy noventera. Cuando me integré a la banda quería que todo fuera muy accesible y rescatar elementos que nos parecieran interesantes que complementaran la música. Ya no queríamos que nos colocara como una banda del pasado.

Cuando terminó el ciclo del primer disco, ¿qué fue lo más satisfactorio que hicieron?
Realmente no teníamos expectativas, mas bien buscábamos aprendizaje y hacer música sin plantearnos volvernos artistas que girarían en varios países. Nos gustó que nuestra música llegara a muchos oídos.

¿Cómo estuvo que fueron firmados por un sello en Japón?
Compartimos la música en Soundcloud y a las dos semanas nos llegó un mail del dueño de Vinyl Junkie diciéndonos que nos querían editar en Japón. Investigamos el sello y vimos que estaba Ringo Deathstarr y nosotros no lo creíamos que un sello de Shoegaze nos haya llamado. Ahí fue cuando dijimos: “A la mierda, nos vamos a volver músicos”.

¿Qué sienten que tiene la sensibilidad japonesa que les haya llamado la atención de ustedes?
Creo que fue todo lo contrario, más bien vieron lo exótico de una banda chilena que hacía Shoegaze en una zona que normalmente no se escucha. Encontraron en nosotros, al igual que Ringo, un revival muy guay del Shoegaze y más alegre que no dejaba de ser sonoro y alegre.

Foto Óscar Villanueva

Históricamente el Rock o el Punk son los géneros más retomados por ser más primitivo y básico, pero en México últimamente el Shoegaze es el género que más se ha rescatado, pero aquí hay una trampa ya que en esta pared de sonido muchas bandas nuevas “ocultan” todos sus defectos
Es que una cosa es cubrir y otra explorar. Eso pasa mucho cuando estás aprendiendo algo y cuando la gente hace música por las razones incorrectas. Una cosa es que hagas música porque te nace ser músico porque no puedes vivir sin estar creando canciones y porque admiras la música. En otros se siente obviamente la falta de técnica porque no tienen disciplina musical. Uno debe de asumir la carrera como algo serio, aunque no lo parezca. Uno debe de ver sus capacidades y a partir de ahí mejorarlo y no ponerte metas demasiado grandes, es como decir quiero ser como Radiohead sin siquiera saber como conectar un pedal.

Estamos en los días previos del lanzamiento del disco, han de ser los más nerviosos para ustedes porque están a punto de dar a luz
Espero que los mejores días vengan después del lanzamiento. Llevamos un año con esas canciones y queremos que la gente lo escuche y diga que les parece. Es comprobar que tan bueno es lo que hicimos desde hace tres años sobretodo porque este disco es muy personal porque tiene menos murallas que muestran los sentimientos y se ve mejor quiénes somos nosotros.

¿Cuál canción de este nuevo disco consideran que lograron llegar a un nuevo lugar?
“Oh Child” representa muy bien lo que queríamos proponer porque es un equilibrio entre un beat electrónico con la batería y la guitarra, que es un ruido porque es un sonido invertido que estaba a destiempo. La voz es muy etérea y muy aguda y el bajo es muy rítmico. También “A Place Up In The Sky” es muy épica por la mezcla de la batería que suena a Stone Roses, la que consideramos como una de las mejores bandas del mundo. Este disco tiene sonidos que no había escuchado, tal vez haya una nueva pólvora que descubrimos (se ríen)… ya tienes titular para la nota.

¿Y qué quieren lograr con 810?
Nunca dejar de girar y que la música se convierta en nuestra propia casa.

¿Qué música nos pueden recomendar?
DJ Rashad, que falleció el año pasado. Era un DJ que toca Footwork y me identifico con él porque tocaba mucho este género cuando comencé a mezclar en fiestas. En específico la canción “I Don’t Give A Fuck”. También algo que merece ser escuchado es la banda The Cleaners From Venus, son grandes y todos saber que existen porque hay mucha gente que no los cacha.

Share Button

Post escrito por: Staff MHR

Post Relacionados