RPM: 20 años de Moon Safari de Air

January 17, 2018

Get behind this sun:
20 años de Moon Safari de Air

Por Ernesto Acosta Sandoval @erniesandoval_

La película debut de Sofia Coppola, The Virgin Suicides, está musicalizada por el duo francés Air. La trama de la misma (basada en la novela del mismo nombre escrita por Jeffrey Eugenides) está ambientada en una época difusa que parecen ser los años setenta. Nicolas Godin y Jean-Benoit Dunckel le dieron al clavo con su score que parece enclavado en aquellos años, pero que bien podría sonar en cualquier radio de música contemporánea del año en el que salió (2000). Me parece que la decisión estilística de Coppola de comisionarles el trabajo no fue gratuita. El álbum, el segundo de Air, es un triunfo absoluto, pero todo comenzó dos años antes.

Moon Safari apareció en un momento en el que la música electrónica era o frenética (The Chemical Brothers, Prodigy) o se prestaba para el alucine y el cachondeo (Massive Attack, Tricky). Estaba difícil encontrar un punto medio. Pero Air lo hizo. Las diez canciones de su primer LP no incitan a la pista de baile, ni a la absoluta introspección. Es la música que pones cuando llegas a tu departamento después de una fiesta o un día larguísimo y aun no estás listo para echarte a dormir. Es el disco que pones mientras te sirves un último trago (¿un martini seco? ¿un gin tonic?), te sientas en el sofá de la sala y reflexionas sobre todo lo que te ha pasado en el día. La aguja cae sobre la tornamesa y comienza un sonido cálido llevado por un órgano Rhodes, cuerdas y un piano acariciante. Las primeras notas de “La Femme d’Argent” invaden el ambiente. Esto es música para aterrizar en otro planeta. Esto es música imposible de situar en un espacio temporal. Bien podría haber sonado en la radio a finales de los setenta, o en 1998, o en 2018. Está catalogada como “música electrónica” por la imposibilidad de definirla, pero hay Funk rico, Jazz, Pop espacial, Ambient, y sobre todo muchísima sofisticación. “All I Need” es una caricia en la que la voz de Beth Hirsch te va llevando de la mano por el espacio, mientras un ritmo que remite al Bossa Nova de los sesenta calma los latidos de tu corazón. “Kelly Watch The Stars” es puro pop al estilo de Electric Light Orchestra, hecho años antes de que se re-valorara a Electric Light Orchestra. “Talisman” es el momento experimental del álbum, lo más clavados que se llegan a poner. Y así me podría seguir con cada uno de los tracks que vienen después, describiendo las sensaciones que provocan, pero lo sabio es dejarse ir en el viaje interestelar que Godin y Dunckel nos llevan a bordo de esta nave llamada Moon Safari.

Share Button

Post escrito por: Ernesto Acosta

Post Relacionados