Porter presenta Las Batallas del Tiempo @ Teatro Metropolitan

November 29, 2018

Foto Daniel Galindo

Foto Daniel Galindo

Foto Daniel Galindo

Foto Daniel Galindo

Foto Daniel Galindo

Por José Marr‏ @JR_Marr

Y así como un día cayó Tenochtitlán para dar paso a la colonización y el surgimiento de la nueva España; Porter ha pasado por un periodo de transición similar desde un ya lejano lanzamiento de Moctezuma en 2014, que marcara el resurgimiento de la nueva etapa de la banda con su actual frontman David Velasco. Y ha sido un cierre de ciclo del que alguna vez llamaron ellos mismos “Rock Mexica Experimental” en aquel álbum -digamos- conceptual, proseguido de una canción aislada llamada “Cuxillo” (nuestro mejor sencillo en español de 2017) que injustamente ha quedado como un sencillo solitario, al ser una pieza maestra marca del pico creativo del entonces quinteto, y tornándose a partir del lanzamiento de “Bandera“, en lo que parece ser un estilo más convencional; más vuelto a los sintetizadores, al Dream, a lo Psicodélico y surrealista, que si bien, parece lejos de los alcances excelsos de su temática prehispánica, tampoco se acerca a la media de las muchas bandas actualmente de “moda” en la escena indie-pendiente de México.

Para demarcar la línea cronológica, se dio el lanzamiento de una seguida de Singles que culminó el 28 de noviembre con la liberación del EP, Las Batallas Del Tiempo, en los primeros minutos del día, y en las últimas horas del mismo, con una presentación estelar en el Teatro Metropólitan de la capital de México. Lugar donde también hace unos meses, cerraron con broche de oro la extensa gira de Moctezuma en una noche que fue prácticamente un ritual.



Un concierto de Porter actualmente es una garantía por donde se le vea. Mucho ayuda el catálogo de Atemahawke y Donde Los Ponys Pastan (pero en el top 10 de Spotify sólo figuran dos canciones de esa época), y gracias al cielo, muchos fanáticos han podido superar la pérdida del antiguo vocalista, otros incluso, parece han aceptado que fuera de la nostalgia de los días de pubertad, esta nueva etapa ha develado más tesoros. Pero aprovechando esto, la banda puede lucir sin problema alguno canciones del peso de “Host Of A Ghost” (con la que abrieron el setlist después del intro con “Este Cosmos“), “Daphne” que se roba sin duda álgidas reacciones de emoción, una “Espiral” que ya no es necesaria para cerrar un show, y ponen a prueba a los más fanáticos con sorpresas como “Xoloitzcuintle Chicloso” o “Vaquero Galáctico“. Afortunadamente, todas pueden ser cantadas de maravilla por un siempre amable y alegre Velasco que las ha hecho suyas, que no pierde su personalidad ante estos clásicos del pasado, y así, no hay problema en intercalar con “Murciélago“, “M Bosque“, “Huracancún” o “Palapa“, y de hecho, son todas estas las que se convierten fácilmente en los mejores momentos de la presentación. Lo mismo que la extraordinaria “Cuxillo

Porter abrió la gira de Las Batallas del Tiempo rompiendo también la temática que manejaban en sus shows del anterior tour con naturaleza, aves y esas indumentarias que redondeaban el concepto de su gran disco del 2014. Esta vez, un poco más sobrios vestidos a blanco y negro pero también portando una extraña combinación con algo tan moderno con los pants swag (?) y cobijados con un jorongo en negro. No tan vistoso el acto en ese aspecto, pero sobra y pasa por alto cuando en materia de canciones tienen hasta de sobra. Velasco es un gran cantante, una de las voces más particulares en la actualidad, por suerte, canta mejor de lo que baila, y baila mejor de cómo dirige a los presentes, un aspecto que parece nunca va a solucionar. Interviene durante toda la noche unas cuatro veces, pero lo hace de manera imprecisa, ni siquiera acierta en presentar las canciones (porque lo intenta) o queda a deber en decir algo alegórico sobre qué vendrá o de qué va esta nueva etapa. Claro, estaban ahí sus amigos de otras bandas como si “desfile en alfombra roja”, y quizá a ellos se lo contaron en el backstage, pero poco y nada supieron los que entraron con boleto pagado, a excepción de cuando invitaron a un par de niños para cantar los coros de “Pájaros” y decir al aire que ellos eran exactamente las voces de la grabación de estudio.



No cabe duda que las nuevas cuatro canciones han sido bien recibidas. “Pájaros“, la mejor de todas, esa se cantó al mismo volumen del sonido local. La vuelta del Encore con “¿Qué Es El Amor?” tiene su mística y atrapa. Por su parte “Bandera” es todo un viaje de sintetizadores del que no se puede escapar (cuando tocaron esta bajó del techo una cabeza de globo que se mantuvo ahí la mayor parte del tiempo). El “Himno Eterno” cayó bien, pero aún era un estreno fresco para poder ser entonada en vivo. Sin embargo, y aunque como tal este show no fue una experiencia perdurable por el actuar de la banda como personajes, sí así por las canciones. Y es que Víctor, Fernando y Diego, hacen poco por resaltar, fue hasta el cierre con “Huitzil” que vimos a Diego soltarse el cabello y bailar sobre su instrumento y, a Víctor Valverde, tomar el frente y saltar, pero también hasta el acto final. Por suerte a David sólo le basta con bailar, mirar a la gente a los ojos, y dirigirse en ademanes hacia las primeras filas para llevar todo de la mano.

Fue una noche especial por el hecho de estar presenciando la apertura de esta nueva época de la banda que, sin duda traerá sorpresas y seguramente los llevará a recorrer todo el país en localidades del exterior así como grandes festivales. Presenciar la magia de sus nuevas canciones también se agradece, quizá el concepto de todo esto, todavía es prematuro para explotarlo al máximo, pero esperemos que de aquí en adelante la curva sea ascendente, y cuando probablemente nos veamos de nuevo, en el Teatro Metropólitan, en el futuro, en el cierre de la gira de Las Batallas Del Tiempo, se trate entonces de una fecha inolvidable.

Porter Setlist Teatro Metropólitan, Mexico City, Mexico 2018

Post escrito por: Jose Marr

Post Relacionados