RPM: 45 años de África Brasil de Jorge Ben

March 4, 2021

África Brasil Jorge Ben

Eu quero ser jogador de futebol:
45 años de África Brasil de Jorge Ben

Por Ernesto Acosta Sandoval (IG: @erniedoesvinyl)

A finales de los años 60 hubo un boom en la música brasileña. Al movimiento se le llamó Tropicália, y devenía de lo que se conocía como Música Popular Brasileira, o MPB, que a su vez tomaba elementos del Bossa Nova de principios de los 70. Sus principales exponentes eran chavales idealistas que buscaban crear una identidad musical contemporánea al tiempo que le hacían frente al cada vez más enrarecido ambiente político y social del país, producto de la dictadura militar que se había instaurado en 1964. Caetano Veloso, Gilberto Gil, Gal Costa, Tom Zé, Os Mutantes, Chico Buarque, estaban entre sus principales exponentes. Pero entre todos ellos había uno que sobresalía porque había transitado las tres etapas arriba mencionadas, como si cualquier cosa. Jorge Ben estaba activo en la escena local de Río de Janeiro desde los 17 años, en 1963, cuando lanzó su primer álbum en el que se incluía una de las melodías más famosas y reconocibles de cualquier género que hubiera emanado de Brasil. “Mas, Que Nada!” para finales de los 60 ya había sido covereada y reinterpretada por infinidad de artistas, dentro y fuera del país sudamericano. Luego en 1969, sin haber dejado nunca de producir, Ben le volvió a pegar al clavo con su álbum homónimo en el que se incluía otro trancazo, “Pais Tropical”. Solito, para ese momento, Jorge Ben ya tenía varios de los éxitos más reconocibles e influyentes de la MPB. Hasta les había escrito “A Minha Menina” a Os Mutantes, catapultándolos a la fama, al menos nacional. Los siguientes años de la década que empezaba Ben no dejó de producir, pero cada vez se volvía más difícil todo con el exilio y la persecución hacia muchos de sus amigos y compañeros.



África Brasil apareció en 1976 y fue una de las vueltas en U más impresionantes en la historia de la música, sin importar el género o el país de procedencia. Del nivel de Dylan en Highway 61 Revisited o de Miles Davis en Bitches Brew. Para su catorceavo álbum, Ben conectó su guitarra eléctrica, juntó a una banda enorme, y decidió explorar, como su título lo indica, las raíces y conexiones que lo habían llevado a ser lo que era. Aquí pasó del Folk al Funk. De los acordes y las melodías juguetones y suaves, a baterías ponchadas, secciones de metales potentísimas, y bajos con todo el groove del mundo. Si ya antes había tocado de pasada temas políticos, aquí los abordaba al tiempo que los mezclaba con historias sobre fútbol y filosofía (“Ponta de Lança Africano”, “Camisa 10 Da Gavea”). Les cantaba a sus hijos (“Meus Filhos, Meu Tesouro”) y le rendía homenaje a figuras históricas importantísimas para la población negra del país (“Xica da Silva”). De paso, se aventó otra de las melodías más conocidas del pop brasileño, “Taj Mahal”, que aunque ya había aparecido en Ben (1972) nunca había sonado con tanta fuerza, y que Rod Stewart tuvo el descaro de fusilarse en “Da Ya Think I’m Sexy?” dos años después. Por supuesto, Stewart perdió la demanda que Ben le metió. También retrabajó “O Plebeu” de 1964, que aquí suena como otra canción casi por completo.

Como le sucedió a Dylan y a Davis en los sesenta, África Brasil alienó a buena parte de sus fans y a la crítica especializada. El álbum vendió poco en el país, pero con el paso de los años la cosa ha cambiado. A 45 años de distancia, África Brasil es el documento absoluto del genio que habitaba en Jorge Ben, quien, al ya no poder aguantar más la presión política tuvo que salir de Brasil y exiliarse en Londres los siguientes años. Mi recomendación es que si se desconoce la obra de este gigante, éste es el disco con el que hay que empezar, la recompensa es enorme.

Post escrito por: Ernesto Acosta

Post Relacionados