Prayers @ Circo Volador

June 19, 2022

Prayers

prayers mexico

Foto Daniel Galindo @danielgalindoe

prayers mexico

Foto Daniel Galindo @danielgalindoe

prayers mexico

Foto Daniel Galindo @danielgalindoe

prayers mexico

Foto Daniel Galindo @danielgalindoe

prayers mexico

Foto Daniel Galindo @danielgalindoe

prayers mexico

Foto Daniel Galindo @danielgalindoe

prayers mexico

Foto Daniel Galindo @danielgalindoe

prayers mexico

Foto Daniel Galindo @danielgalindoe

prayers mexico

Foto Daniel Galindo @danielgalindoe

prayers mexico

Foto Daniel Galindo @danielgalindoe

Scorpio 69

scorpio 69 prayers

Foto Daniel Galindo @danielgalindoe

Vini, vidi,venci:
Prayers en México

Por Diego Álvarez Rex

Prayers vino, vio y venció. Sold out total y la locura por su debut en México y la CDMX. Tuvieron que pasar años desde su viralización en redes por su concepto de pandillero cholo gótico, pero una pandemia después y un integrante menos pero con puesta en escena de cálibre, Rafael Reyes llegó a su país natal por la puerta grande.

Justo en un punto álgido donde bandas como She Past Away, Motorama y TR/ST se han vuelto casos de éxito en nuestro país, la visita de Prayers logró atraer a quienes aman esta nueva ola de música que por un tiempo se llamó Cold Wave, pero hoy día se engloba burdamente como Post Punk, más por otro lado quienes son fans de la cultura del tatuaje, el Hip Hop y el estilo chicano fueron como con actuando como imitadores de Kumbia Kings y Cypress Hill.



No cabía un alma en el escenario principal del Circo Volador; gente en los pasillos de las butacas y las escaleras de la fosa principal recibieron a Prayers con una energía casi intimidante, justo después de un DJ Set por parte del pinchadiscos local Scorpio69 que tuvo que terminar un poco antes por la enorme chifladera de impaciencia. Imágenes de lluvia, simbología, pandillas y truenos en plena oscuridad crearon semejante gritadera que por un momento sonó más fuerte que el sistema de sonido. Genuinamente nervioso por la cantidad de gente, Rafael no pudo decir más que en perfecto español “Todo esto es por ustedes, nada de esto sería posible sin ustedes. Los quiero mucho, de verdad”.

Aunque al ya no contar con Dave Parley en la consola hace que en el show haya poco espacio para la improvisación volviéndose más una pista en la que canta Rafael como karaoke se tratara, el show es bueno. Apenas su set duró una hora pero sonaron todos los temas que la gente ansiaba escuchar “From Dog to God”, “Gothic Summer”, “Tears in the Rain” y “Mexica” con todo y danzantes evocando mucho la puesta en escena que suele tener Hocico y vimos en su presentación del Vive Latino en el 2012 donde hasta a Erick le sacaron el corazón a medio concierto.

El mismo Rafael se veía nervioso, varias veces paró las canciones y las volvió a cantar desde un principio, inclusive se confundió en un momento y cantó un tema mientras la proyección era de otro. Todo el tiempo preguntó si la gente se sentía cómoda, si la calidad de audio era buena, porque él sabía que ganarse el dinero para esas cosas cuesta y más le valía a él que el concierto estuviera bueno. Con proyecciones, dos cholos a modo de guardaespaldas con machetes en las manos en el escenario y una pista fueron suficientes, la entrega del público capitalino fue total y seguro es el inicio de una relación que dará para más.

El final del show fue un tanto anticlimático porque sin despedirse ni hacerle saber a la gente que el evento estaba por terminado, sencillamente se prendieron las luces tras “La vida es un sueño” y Rafael se arrojó al público para convivir y tomarse fotos. Muchos no sabían que el concierto había terminado pero lentamente la gente se fue retirando. Esperemos que el proyecto crezca y no sea solo una pista, estaría bueno verlo con músicos en escena o con un set más largo pero eso sólo el tiempo lo dirá. Lo importante es que la promesa se cumplió y Prayers por fin logró llegar a su país natal, México.

Post escrito por: Diego Álvarez Rex

Post Relacionados